La biblioteca fantasma

Vida y muerte de Valentín González

 

Pónganse cómodos. La entrada la componen cinco vídeos de unos diez minutos de duración cada uno. Se trata de un documento creado hace veinticinco años. Su protagonista: Valentín González, “El Campesino”.

Estos días de atrás terminé la lectura de Vida y muerte en la URSS, la cuarta edición de la editorial Bell (Buenos Aires, 1951). Se trata de uno de los libros autobiográficos de este renegado recalcitrante y empeñado. Sobre las biografías de Valentín González ya nos había alertado Carlos García-Alix en Madrid-Moscú, al avisarnos de que muchos las suponían escritas por Julián Gorkin, con todo lo que ello conlleva de posibilidades de exageración y propaganda. De hecho, hasta El país dio la noticia de que detrás de estas memorias andaba la Cía (28/12/1977). La verdad es que, por lo que decía el periódico, los servicios estadounidenses tenían algún tipo de relación con la editorial que había publicado la traducción del libro al inglés. Lo cierto es que se tradujo a varios idiomas más, incluidos el alemán y el francés. Sobre estas traducciones también hay sospechas de interferencia de servicios secretos, pero hasta el momento no se ha demostrado nada.

Vida y muerte en la URSS es un libro apasionante, y basta que sólo la mitad sea cierta, como dice Jiménez Losantos en un artículo del que luego daré parte, para que el Campesino se convierta en una de las figuras más representativas de esta Biblioteca. Pocos como él pueden encarnar de forma más fehaciente las contradicciones del alma humana, resueltas todas ellas si el hombre se atiene sólo a un fin: sobrevivir.

Les copio la introducción somera y preventiva del personaje que hace García-Alix:

Valentín González (“El Campesino”) [Malcocinado], 1909-Madrid, 198[3]

Uno de los jefes de orientación comunista más importantes de la guerra civil española. Nacido en Extremadura se incorporó a la lucha social muy joven desde posiciones anarquistas, sufriendo sus primeras detenciones y procesos. Su verdadera profesión era la de contratista de obras. Con el inicio de la guerra civil ingresó en el 5º Regimiento ganando fama rápidamente de hombre duro y resuelto. Parece ser que en Madrid formó parte de los grupos especiales del PCE que luchaban en la retaguardia contra la quinta columna. Sus primeros combates tuvieron lugar en la sierra de Madrid donde se destacó por su valor, ganando un prestigio innegable entre los milicianos, que en el curso de la guerra le convertiría en una leyenda. Ramón Salas dice de él en su Historia del Ejército Popular (Ed. Nacional, 1973): “Fabuloso guerrillero, de innegable audacia y dotes de mando, tenía un gran sentido teatral y era fanfarrón, ampuloso y embustero hasta lo inconcebible (…) Su aspecto y su temperamento están claramente enraizados en toda una tradición española en la que brillan conquistadores, guerrilleros y aventureros que hicieron mucha parte, y no siempre mala, en la historia de España”.

Protegido del PCE, que encontró en él una fabulosa arma propagandística, fue ganando ascenso tras ascenso hasta adquirir el grado de teniente coronel de milicias participando en las batallas del Jarama, Guadalajara, Brunete, etc. En la batalla de Teruel conocerá el desastre en sus filas y perderá gran parte del prestigio logrado a lo largo de la guerra.

Volvió a la primera línea de fuego en el frente de Lérida sin ningún éxito y según Antonio Cordón, jefe de la sección de operaciones del Estado Mayor Central, dando síntomas claros de cobardía y dejación de su responsabilidad.

Al finalizar la guerra se trasladó a Orán y luego a Francia, desde donde en unión de otros dirigentes comunistas se exilió definitivamente en Moscú. Ingresó en la Academia Frunze junto a otros compañeros militares comunistas, como Líster, Modesto, Tagüeña, Cordón, etc. Fue expulsado más por su incapacidad de cursar estudios superiores que por indisciplina. Practicó el bandidaje en Moscú y el contrabando.

Tras ser detenido e internado en un campo de concentración de los Urales, consiguió huir y llegó a la frontera de Irán, país en que fue detenido y devuelto a la URSS. Vuelto a internar nuevamente en un campo de concentración cerca del Ártico, consiguió nuevamente huir. Tras muchas penalidades y tormentos se presentó en Moscú, donde al parecer fue recibido por Kalinin, presidente de la URSS y antiguo admirador suyo que le facilitó la fuga definitiva hasta Teherán.

Gracias a Julián Gorkin que acudió en su ayuda, abandonó Teherán y se instaló en París con el firme propósito de organizar una fuerza guerrillera dirigida por él para luchar contra Franco en suelo español. En realidad lo que hizo fue dar numerosas conferencias acompañado de Gorkin para denunciar el régimen estalinista.

Escribió, o según las malas lenguas le escribieron, los libros Vida y muerte en la URSS, con prólogo de Julián Gorkin (Edit. Bell, Buenos Aires, 1951), Comunista en España y antiestalinista en la URSS, transcripción de Julián Gorkin (Ed. Guarania, Méjico, 1952) y Yo escogí la esclavitud, prólogo de Mauricio Carlavilla (“Mauricio Karl”, Venezuela, Ed. Maracay).

Con la llegada de la democracia a España abandonó su exilio en Metz (Francia) y se trasladó a Madrid. Publicó algunas cartas a diferentes medios de comunicación y murió en el olvido en Madrid en 198[3].

Para completar la información que hay que tener sobre Valentín González antes de visionar los vídeos que siguen, considero imprescindible el prólogo que Federico Jiménez Losantos ha escrito a la última reedición de Yo escogí la esclavitud. José Antonio Martínez Abarca también ofrece algunos datos en otro artículo. Y en la página de la Fundación Nin está recogido el texto de Gorkin Cómo contribuir a salvar a Valentín González.

El Campesino hizo apariciones fugaces en la prensa de finales de los setenta y principios de los ochenta. Casi siempre de forma anecdótica y en la sección de Gente, como en esta noticia del País, que transcribo entera:

Valentín González, el Campesino, ha hecho unas declaraciones a la Actualidad Española desde el asilo de Mezt (Francia) donde se encuentra internado. Sobre el eurocomunismo dice: «eso es un nuevo cuento ideado por la unión soviética para cambiar de nombre, de táctica y de sistema, que sigue sometido al mismo predicamento.» (16/02/1977)

Y a continuación, las dos noticias referidas a su entierro:

Valentín González, El Campesino, será hoy enterrado en Madrid.
Valentín González, El Campesino, general del Ejército de la República durante la guerra civil, fallecido en la noche del jueves en su domicilio de Madrid, será enterrado hoy en el cementerio de Carabanchel. La comitiva fúnebre partirá de su domicilio de la calle de San Graciano, junto al Puente de Praga. Han anunciado su asistencia a la misma numerosos compañeros de armas del fallecido, que tenía 78 años de edad.Una hija de El Campesino manifestó ayer a Efe que había recibido numerosos testimonios de condolencia, especialmente de supervivientes de la división que mandó durante la guerra civil. (22/10/1983)

El Campesino, enterrado en Madrid.
Los restos mortales de Valentín González El Campesino fueron inhumados ayer en el cementerio de Carabanchel, en Madrid. La viuda, familiares y un centenar de amigos del fallecido, en su mayoría compañeros de la división que mandó durante la guerra civil, formaron la comitiva fúnebre.Tras el sepelio, sus compañeros de armas, entre los que se encontraban La Dinamitera, y Emilio Alvarez Canohas El Pinocho, entonaron el himno de su división, entre vivas al fallecido y a la “lucha proletaria”. El Campesino falleció el pasado jueves, a los 78 años, víctima de un tumor originado por una herida de guerra. (23/10/1983)

La lectura de Vida y muerte en la URSS me impresionó, evidentemente. Recordé un vídeo que había visto en internet. Al no encontrarlo, di en buscar alguna otra información y hallé este programa de televisión de 1982, un año antes de que El Campesino muriera. Se trata del programa Rasgos, muy trabajado y cuyo resultado no deja de ser esclavo de la estética y de los intereses de la época. He dividido el vídeo en cinco partes de unos diez minutos cada una (*).

Una vez leídos los artículos reseñados, juzguen ustedes mismos al personaje, la época y hasta a la entrevistadora. Estén atentos a las respuestas del Campesino, a la conmiseración de Mónica Randall, a las mentiras, las exageraciones, la inteligencia y la fuerza de un hombre cuyas heroicidades y villanías no estuvieron nunca al alcance de cualquiera.

(*) Si la entrada carga lentamente por culpa de los vídeos háganmelo saber para sustituirlos por unos enlaces que hagan de la Biblioteca algo más ligero.

  1. Bremaneur

    Siento estos cambios tan repentinos, queridos amigos, pero a la hora de editar esta entrada he tenido unos problemas técnicos que me impedían saber si la había guardado o no como borrador, así que he decidido no esperar a mañana y la he publicado ahora.Este asunto no va en mengua ni de nuestros queridos textos sobre Drieu ni de las disquisiciones que podamos hacer sobre los falangistas. Del primero seguiremos teniendo noticia de la mano del amigo Gongren, a quien vuelvo a agradecerle públicamente su trabajo desinteresado. De los segundos volveremos a hablar largo y tendido. Tengo pensada una entrada que incluirá alguna cosa inédita y desconocida.Espero que disfruten de esta entrada. Me ha llevado algo de trabajo preparar los vídeos, pero creo que el resultado es excelente, tanto en la calidad de la imagen (supera, creo, a la media de los youtubes habituales) y del sonido como, sobre todo, del contenido. Estas joyas que aparecían en televisión, con todos sus defectos, merecen ser recordadas.

  2. Reinhard

    Excelente trabajo el suyo, Brema, que iremos comentando.El Campesino, ¿ un personaje creado por él mismo? ¿un mito?

  3. Bremaneur

    Un renegado, un individualista feroz. Un superviviente. FJL sabe de qué pie cojea, pero aun así le da cierta credibilidad. Quiero repasar lo que dice Castro de él.Se enfrentó a Líster, a quien acusa de haberle dejado solo en Teruel para que lo mataran los nacionales. Un hombre impresionante.

  4. Bremaneur

    Y por supuesto, el mundo en vilo ante los comentarios del Rufián, que me temo que al Campesino le tiene calado.

  5. Bremaneur

    De nada, Brazil. Siempre a su servicio. Espero que nos comente lo que le parece esta persona, usted que tiene ojo para avizorar el alma de la gente.

  6. Reinhard

    P: ¿ Qué es el comunismo, Valentín?R: El comunismo no es nada.Magistral definición.

  7. el rufián melancólico

    Bremaneur esta deriva de monstruos adquiere ya tintes lisérgicos. Desde luego el personaje es de abrigo y tiene en su peripecia algo de aquel Alonso de Contreras matarife y pendenciero. No he visto todavía los vídeos pero le diré que a mi me parece ante todo un hombre débil, un juguete en las manos del comunismo hispano primero y luego, tras su deserción del Partido Comunista y su nunca aclarada fuga de la URSS, juguete también en las manos de Julián Gorkín. Mucho me temo que gran parte de su leyenda no deja de ser un cúmulo de imposturas, empezando por su apelativo de “Campesino” y terminando por su pregonada valentía. En realidad nos encontramos con un fanfarrón de tomo y lomo y muy escasa inteligencia que no dudó en mandar al otro mundo a muchos de sus hombres, sus fusilamientos se hicieron famosos, por una idea de disciplina que el mismo se saltó a la torera cuantas veces quiso. Su temperamento, su gusto por el gesto y la pose, que duda cabe, estaba más acorde con los carácteres libertarios que con la ideología y la practica estalinista. Por cierto, Stalín tuvo mucho interés en conocerle pensando que era de su cuerda, un hombre duro, cruel e implacable, pero cuando lo tuvo delante y lo caló se rió hasta hartarse y en su cara. Les trascribiré la escena, una maravilla, que si no recuerdo mal cuenta Hidalgo de Cisneros.En cualquier caso y a estas alturas debo decir que el Campesino me resulta entrañable. Ya le iremos desnudando.

  8. Gongren

    Gracias, Rufián. Por cierto, hablando de Hidalgo de Cisneros, me he encontrado con unos párrafos sobre Malraux y sus aviadores.Tiempo habrá de colgarlos.

  9. el rufián melancólico

    De la reunión con Stalin El Campesino tiene su propia versión. Oigámosle.“Con el rostro como iluminado, sonriendo exageradamente y un poco inclinado hacia adelante en actitud servil, el general Gregorovitch me condujo hasta Stalin. Yo nada más tenía ya ojos para él pero contrariamente a lo que había imaginado, sentíame perfectamente tranquilo. Recuerdo que para mantener ese continente tranquilo, me iba repitiendo a mi mismo: “Es un hombre de carne y hueso”. Después mi primera reflexión fue que las fotografías y los retratos al óleo lo favorecían enormemente; retocados sin duda, lo presentaban menos feo, de lo que realmente era y es. Su cabeza casi cuadrada, carnosa, de frente baja, ojos más bien pequeños y medio entornados, con su cabello espeso y fuerte mostacho, me parecio vulgar y hasta de rasgos bastantes groseros. Y vulgar era todo su cuerpo, así como su actitud física. pero de todo él se desprendías un tranquilo dominio, una seguridad obstinada y testaruda. ¿Era su costumbre de dominar y de mandar, de ser no sólo el primero sino el único la que le daba esa tranquila seguridad? Pare4cía también, a primera vista, un hombre bonachón.En medio de un silencio. Gregorovitch le dijo en ruso (el mismo tenía que traducirme el breve dialogo después): “aquí le traigo a “El Campesino”, esta vez no en efigie, sino en persona.” Y se retiró a un lado sin dejar de sonreír y de contemplar el rostro de Stalin. Me midió este durante breves instantes de arriba a abajo; pareció sorprendido viéndome de talla regular. ¿Quizá no respondía a la imagen que se había hecho de mí? Bajo su poblado mostacho se dibujó por fin una sonrisa, dio un paso hacia mí y me tendió la mano, una mano más bien blanda y sin brío. Y se limitó a decir con un fondo malicioso: “Parece buen chico” Todos se rieron cortésmente en torno suyo; a mí se me cayó el alma a los pies, cual si se tratara de una burla, y mi desilusión pareció no tener limites.”<>Comunista en España y anticomunista en la URSS <>Valentín González “El Campesino”

  10. masai

    Yo quedarle muy agradecido, Bremaneur UHF, por esta jugosa entrega de ¨Rasgos¨ (tipo de programa que ahora estar muy en boga en televisión masai, te lo juro de Ladislao Azkona) y por todo lo demás. Lo suyo ser glorioso y merecer mayor ponderación. Viendo mirada perdida de Hombre blanco campesino a según que preguntas, acordarse uno del Borges conmovido ante épica de batalla,autor del que a menudo reseñarme Gran Hechicero de Tribu(¡la épica, Utolombe, la épica!) y acordarme también de ¨España a vista de pájaro¨, espacio del que hablar padre mío, guerrero masai, que trabajar unas cuantas lunas en El Molino participando en esqueches, ahí en península europea. Padre ya no volver, te lo juro de gonorrea. Se conoce (o conocerse) que hembras blancas de ¨primer mundo¨ atormentarlo sobremanera.Pedirle disculpas por si notar algún desdén sobre su blog, error que mi intentar enmendar, te lo juro de infinitivo.El tiempo acabará con resaca. Y con todos. Desearle lo mejor, usted ya saber.Bien. Masai haber extraído tres momentos al azar con magnetoscopio de bambú para analizar frame a frame, te lo juro de moviola. Voilà:—–3er bloque vídeo. 1 minuto 53 segundos:MR.- ¿Cómo llegó a Teniente General usted?VG.- ¿Que cómo llegué? … ¡Peleando!MR.- A base de hacer la guerra… VG.- ¿a base de hacer la guerra? Yo no he hecho guerra ninguna, yo he tirao tiros como… ¡como el diablo!—–3 er bloque. 3 minutos 56 segundos:MR.- Valentín, ¿por qué cree usted que la república perdió la guerra de España?VG.- La república no ha perdido la guerra.MR.- … Sí…VG.- No.MR.- …ganó el ejército que luchaba en contra de la república VG.- Nosotros no hemos perdido nada en absoluto. Hemos perdido la vida…los mejores hombres que había… han perdido la vida. Entre ellos me encontraba yo. MR.- Bueno, usted está vivo todavía…VG.- Pues entre ellos me encontraba yo.—–3 er bloque. 8 minutos 51 segundos:MR- Valentín, ¿usted cree que los libros de historia sobre la Guerra Española han contado muchas mentiras?VG.- Todas son mentiras. No hay ninguna que sea verdad.MR.- Pero ¿algo habrá de verdad, no?VG.- Nada. —-4º bloque. 1 minuto 45 segundos: MR.- ¿Qué es el comunismo, Valentín?VG.- El comunismo no es nada.

  11. Reinhard

    De El Campesino extraería dos conclusiones, negativa y positiva, por este orden:1ª.- Es el típico producto de la historiografía izquierdista: mucho glamour inventado,como Líster, Pasionaria, Modesto, et altri, pero en el fondo, eso, un bluff.2ª.- Sus peripecias en el paraíso soviético demuestran lo que aquello fue: otro bluff, la gran estafa, el mayor estercolero de la Historia.Eso sí, el personaje tiene un punto de cinismo (” el comunismo no es nada”)que, acompañado de su vejez, lo convierte en alguien que parece hasta simpático.Quizá por ello Losantos, tan acertadamente cruel con otros, no lo destroza.Buen trabajo, Brema; excelente, diría.

  12. Network

    Buenos días.A mi me ha parecido un patán caníbal de los que patrullan la carretera, que ha vivido lo suficiente como para conseguir el papel de Miss Daisy.

  13. el rufián melancólico

    Para Brema:“Sólo es contemporáneo el profesional de la herejía, el expulsado por vocación, a la vez vomitado y pánico de las ortodoxias”<>Adiós a la filosofía<>M.Cioran

  14. Bremaneur

    Masai, las carcajadas me impiden decirle todo lo que le echamos de menos.***Rufián, ese aforismo de Cioran serviría para esculpirlo en las obras completas de los renegados del mundo entero. Bien traída.***Del vídeo me llamaron la atención, además de las frases que alguno ha traído por aquí, el hecho de que el Campesino traficara con armas para Abd-El-Krim y el reconocimiento de que los soldados que tenían enfrente durante la guerra no eran ni más ni menos que ellos mismos.

  15. Gongren

    Señores, acaban de reeditar la <>Causa General<> en un formato que tiene muy buena pinta y a un precio más que recomendable. La información, < HREF="http://editorialakron.es/cms/index.php?page=causa-general" REL="nofollow">aquí<>. No se pierdan el < HREF="http://editorialakron.es/cms/index.php?page=indice-de-la-causa-general" REL="nofollow">índice<>.

  16. GOTIGOTI

    ¿Se puede descalificar al comunísmo de un plumazo llamándolo bluff y estercolero?Jamás han estado las gentes más sometidas al totalitarísmo y la manipulación que en el occidente liberal.

  17. Reinhard

    Al comunismo también se le puede definir como un cementerio, inmenso: unos cincuenta millones de personas.

  18. el rufián melancólico

    Gracias Gongren. No conocía la reedición. El libro para quien no lo conozca es altamente recomendable. Algún día deberíamos hacerle la reseña sin olvidar que su contenido es un pálido reflejo del archivo Causa General del que se nutre. ¿Para cuando la Causa General del otro bando? Está sin hacer y sería igual de demoledora: sangre y mierda hasta las cejas. En las guerras no hay justicia que valga, son términos antagónicos.—-El comunismo como un gran cementerio dice Reinhard y no le falta razón. Su maldad no puede ser justificada por el nazismo y viceversa. Es esta una dialéctica perversa. No sirve de nada enumerar quien mató mas y recurrir a la estadística. Es un juego inútil. Tampoco sirve argumentar sobre las diferentes ideologías que sustentaban sus crímenes. No hay asesinatos mejores que otros o simplemente más justificados. Gotigoti, a pesar de los pesares, la democracia burguesa y liberal, con toda su mierda a cuestas, es lo único que nos queda y nada mejor se vislumbra en el horizonte.

  19. Reinhard

    La gran diferencia, Rufián, es que los crímenes del comunismo han sido tapados,o mitigados, hasta hace bien poco, por una intelectualidad compuesta por estómagos agradecidos.

  20. el rufián melancólico

    Cierto Reinhard. Algunos, sobran los nombres, siguen todavía con la cantinela y defienden sin rubor a Castro como en su día defendieron a Polpot. Y no creo que sea por una razón de estómago, o no solo. Aunque se reclamen “dialécticos y científicos” sus presupuestos mentales están alimentados por un mito o leyenda, que jamás existió. Los que se cayeron del guindo camino de su Damasco particular, Moscú, y pregonaron su apostasía, nuestros queridos renegados, fueron la bestia negra de su delirio. Lo siguen siendo.

  21. Brazil

    “Si queréis ser españoles de verdad id a por la verdad, que está por el mundo”.———–Hay momentos en los que parace que “El Campesino” se va a ir al traste: cuando el “eco femenino” que tiene al lado gesticula y enfatiza.

  22. Mercutio

    Excelente trabajo de documentación, compresión de vídeo y edición, Brema.Me quedo ahí, en la forma; ni siquiera viendo el entusiasmo que concita entre gentes tan principales y de buen juicio consigo interesarme por el olor de la autólisis.

  23. Anonymous

    Autolisis Desintegración de las células debida a encimas en un organismo muerto.

  24. Bremaneur

    Les leo con atención. Describir a este hombre es tarea titánica. El Rufián ha sido implacable con él, pero a mí me sigue atrayendo enormemente. Quizás por, como dije antes, su capacidad de supervivencia. Pese a que exagere todas sus peripecias, no hay que olvidar que sobrevivió a varios campos de concentración y que logró huir de la URSS de una forma inaudita. Que contara con esta u otra ayuda es lo de menos. Ante todo, sobrevivir. No creo que fuera un cobarde integral, aunque no dudó en utilizar sus momentos de cobardía -espero que se entienda esta aparente contradicción- en beneficio propio. Traicionó a su país vendiéndole armas a Abd-El-Krim, luchó por una República a la que luego, probablemente, querría ver destruida, arremetió contra su antiguo partido. Mandó a la muerte a miles de hombres y mataría con sus propias manos a varias docenas. Se vio elevado por quienes luego le humillaron -¡es tan clarividente esa escena con Stalin! Toda una fuerza bruta y egoísta pugnando por su propia supervivencia. Lo logró. No todos pueden decir lo mismo.

  25. Reinhard

    Usted, Brema, cae siempre hacia el mismo lado: el oscuro.No siento ninguna simpatía por el personaje, pero es un hijo de su tiempo( Drieu, Céline, Brasillach…); comparado con lo que tenemos hoy…..

  26. Gongren

    Reinhard, quizás para comprender el momento actual tan sólo tengamos que invertir la máxima de Von Clausewitz:<>la política es la continuación de la guerra por otros medios.<>Por otra parte, no creo que el Campesino sea tan oscuro como parece. A lo sumo, un superviviente, más en la línea del bandolerismo que prosperó tras la guerra de la independencia que en la de un pícaro, pero desde luego no tiene ni punto de comparación con otros personajes como Orlov, Heinrich o, por acercarnos a nuestros días, Kissinger. El Campesino se mueve en el inmediatismo más absoluto; los personajes “oscuros” sienten una fascinación metafísica, casi religiosa, por el poder.

  27. FHS

    Buen personaje para la galería, Bremaneur. Herbert Soutworth ya habló, en su momento, sobre las conexiones CIA-Congreso para la Libertad de Cultura de Gorkin. Respecto a las maledicencias acerca de su capacidad para escribir por sí mismo sus memorias o ser un personaje reinventado por Gorkin, he de decir que son ciertas: Tengo en mi poder copia de una carta autógrafa dirigida por El Campesino a Gorkin, pidiéndole ayuda para no ser expulsado de Francia, en la que Valentín escribe como un niño pre-lector: En mayúsculas y separando las sílabas con guiones… ¿Cuánto hay de verdad y cuánto de ficción en las andanzas de este ex-legionario, alzado a los cielos por las circunstancias, paradigma de la brutalidad del siglo -la suya y la de quienes ahorcaron en la plaza de su pueblo, Malcocinado, a su padre y a su hermana por serlo, dejandolos balancearse durante varos días- y del desengaño, expulsado de la Academia Frunze -no menos aplicado que Lister o Modesto-, cazador de perros para carne en el Caúcaso y contrabandista en Samarkanda..? No hubiera desentonado en el universo violento y marginal de la Guerra de los Treinta Años.

  28. Gongren

    Fhs, su anotación me inquieta. ¿Hasta qué punto la República perdió la guerra por dar pábulo a aventureros e impostores?Las memorias del general Hidalgo de Cisneros son bastante esclarecedoras, si bien no hay una documentación fehaciente que las respalde. El retrato que hace de Malraux y sus aviadores es lo suficientemente descarnado como para pensar lo peor.

  29. Reinhard

    Gongren:La República, aunque más correcto sería decir la alianza de fuerzas de extrema izquierda, perdió a guerra por muchas razones; una de ellas, sin duda, lo pintoresco de sus miembros y la ausencia de la disciplina como valor.

  30. Bremaneur

    FHS, gracias por su comentario. Soberbio. Esa carta demuestra muchas cosas.Gongren, no creo que elevar a gente como el Campesino a héroes tuviera alguna implicación decisiva a la hora de ganar o perder la guerra. Recuerde que tanto Líster como el Campesino obtuvieron victorias importantes.

  31. FHS

    Cierto, las guerras no las ganan necesariamente los mejores, sino los que disponen de más medios materiales. También en el otro bando había pintorescos, como Peter Kemp; vesánicos, como Mola o Yagüe; gansters, como el conde Rossi; y dipsómanos,como Queipo. Tener a Tagüeña ,Rojo o Kleber- ortodoxia y disciplina- no podía competir con la HISMA y el suministro a crédito de Texaco.

  32. Gongren

    Queridos amigos: tómense un respiro y aprovechen para < HREF="http://www.fmronline.es/locator.cfm?PageID=3621" REL="nofollow">dar una vuelta,<> que es fin de semana. Por desgracia, se mira pero no se toca.

  33. GOTIGOTI

    Gongren,estuve suscrito a FMR durante tres años,bellisima revista, hasta que la ruina me preservó de una ruina mayor.

  34. Gongren

    Estimado Gotigoti: Y dígame, ¿valió la pena? Aunque estoy arruinado, siempre puedo dar un paso más hacia el abismo…

  35. GOTIGOTI

    FMR me pareció una revísta con excelentes colaboradores y fotógrafos. Tuve que malvender toda la colección,junto con cientos de libros,cuadros y muebles cuando los carroñeros acudieron a mi entierro económico. Retrato de Arconobaldo Bonacorssi,conde Rossi:“Alto,recio,ardiente la mirada,revuelta la melena,ancha y aplastada la nariz,como de negro africano;gruesoos y sensuales los labios,rubia la barba,cortada a la manera que hizo famosa Italo Balbo; aún sorprendía más con su aparatoso atuendo,que deslumbraba tanto como atemorizaba y dejaba trás de sí sonoridades de hierro y acero;pues sobre el fondo fúnebre del traje fascísta ,completado con charoladas botas altas ,exhibia un verdadero arsenal,muestrario completo y escaparate vistoso de todas las armas de mano imaginablespistolas de varios calibres ,cuchillos de monte ,puñales,dagas,cartucheras de tamaños distintos,muñequera de cuero repleta de balas,cinturon cargado de granadas de trincheratodo ello bien distribuido pòr su uniforme,de suerte que podía servirse de una u otra cosa según las necesidades. Abogado,viajante,galeno,orador inflamado.agitador y amicioso de grandes proezas.” Historia de la Cruzada,citado en la obra La Guerra de los Mil Días de Guillermo Cabanellas. Esta obra me gusta mucho por la ira y el odio que vierte contra todos.

  36. Elektra

    Un trabajo <>extraordinario<>(De rodillas, cumpliendo penitencia, por llegar tarde. Muy tarde)

  37. SPQR

    Autolisis
    Desintegración de las células debida a encimas en un organismo muerto.
    ———–

    Suicidio en jerga psí. Me da que Mercutio va por ahí.

  38. Pingback: Las últimas aventuras de Piotr Antonovitch (I) | La biblioteca fantasma

Los comentarios están cerrados.