La biblioteca fantasma

Desmemoria de Atadell, Paracuellos y Amor Nuño (III)

Vísperas de sangre

por El Rufián Melancólico

Al César lo que es del César. El siguiente fragmento de las memorias del comisario Lino lo publicó Julio de Antón en su libro Policía y Guardia Civil en la España republicana.

La importancia que tiene el libro para conocer los entresijos de algunos sucesos de primera magnitud no le ha servido para recibir la atención que merece. Otra historia más de la pereza y desidia y, cómo no, de las desconfianzas profesionales hacía el Policía-Historiador que ha realizado una labor de investigación sobresaliente.

En primera línea y sentados: Lino, jefe de la Criminal, Pedro Aparicio en el centro,
jefe superior de la policía. A continuación Martín Báguenas, jefe de la social,
el que le rompió los huevos a Castro en aquel interrogatorio inolvidable y que como el anterior,
el jefe Pedro aparicio murió en el asalto a la cárcel Modelo por los milicianos del Europa.
Los inspectores que rodean a cada comisario son sus hombres de confianza. De pie, el
primero por la izquierda, Rafael Rodríguez Ruis. No están ni Gándara ni Quevedo.

La peripecia de Atadell es inseparable de la peripecia de Lino. La revolución y la guerra les obligó a mantenerse contra su voluntad espalda contra espalda. Juntos naufragaron, aunque Lino, más afortunado, vivió para contarlo. Sirva este hecho para justificar la inclusión de este fragmento de sus memorias, un rodeo que, aunque nos aleje momentáneamente de Atadell, nos lleva de bruces a algo que si bien no provocó la guerra civil, sí posicionó definitivamente a muchos. El asesinato del jefe de la oposición, José Calvo Sotelo.

“Pasaron bastantes días hasta que llegó el 12 de julio en que ocurrió la muerte del teniente Castillo que fue trasladado al Equipo Quirúrgico a donde fue a verlo entre otras personas varios Jefes de Seguridad y el propio Director, estando todos excitadísimos hasta el punto de que a unas amenazas en voz alta uno de los tenientes de Asalto le contestó el Director General de seguridad y a los jefes y oficiales de Asalto del cuartel de Pontejos, donde después me enteré que había habido una reunión, de donde salieron para entrevistarse con el ministro de la Gobernación, los dos comandantes de Asalto, Torres y Burillo, el capitán Ramírez del Congreso, el teniente Moreno y algunos más cuyos nombres ignoro.

Después de la entrevista con el ministro se trasladaron a la Dirección de Seguridad donde después de una larga entrevista con el Director salieron del despacho preguntando por los domicilios de varios políticos, principalmente por el del señor Calvo Sotelo, Gil Robles, Goicoechea y otros varios. Serían las tres de la madrugada cuando estando yo todavía en mi despacho de la Brigada, puesto que sin adivinar los acontecimientos tenía un mal presentimiento aquella noche, sonó el teléfono oficial y poniéndome a el me pregunto el Director si sabía yo algo de la detención del señor Calvo Sotelo por unos desconocidos y al contestarle que era la primera noticia que tenía del asunto, me ordenó fuera a su despacho, lo que hice rápidamente, encontrando en el, además del Director, al teniente coronel de Asalto Sr. Sánchez Plaza, los que me explicaron que el señor Calvo Sotelo había sido detenido y trasladado a un camión y que seguramente era obra de los comunistas, diciendo el Director que tanto el Teniente Coronel como yo debíamos trasladarnos juntos al domicilio del señor Calvo Sotelo y hablar con los Guardias de servicio en la puerta del referido señor.

En el trayecto noté la gran preocupación del teniente Coronel y hasta le oí decir ¡Qué disparate!

Llegamos a la puerta del referido domicilio y al ver los Guardias de seguridad al Teniente Coronel se le acercaron diciéndole no hay más novedad que la detención del señor Calvo Sotelo por unos desconocidos y después de hacerle varias preguntas a los guardias sin importancia y sin que se refiriera al objeto de nuestra visita se volvió a mi diciendome -si le parece podemos regresar, pues esto esta visto. Yo entonces comprendí que de lo que se trataba era de desvirtuar los hechos, por lo que dirigiéndome a los guardias les pregunte por las características de la camioneta en que se habían llevado al señor Calvo Sotelo, contestándome espontáneamente que eran de las nuestras, y la marca con el número 17, que iba ocupada por un cabo y varios paisanos. Ya en posesión de la verdad hice ver al Teniente Coronel lo necesario que era interrogar a la familia y servidumbre, subiendo ambos al domicilio del señor Calvo Sotelo donde nos enteramos de todo lo sucedido.

Vuelto al despacho del director le pusimos en antecedentes de lo que habíamos averiguado haciéndole yo ver que los comunistas, como se creía, enesta ocasión no tenían la menor intervención, ordenándome entonces que con el personal de al Brigada hiciera lo necesario para averiguar a donde había sido conducido el Sr.Calvo Sotelo, dando así las ordenes y además mandé un agente que viera si en Pontejos estaba la camioneta nº 17 y si presentaba algunas señsles, advirtiendole que lo hiciera con discreción, marchando yo por mi cuenta alñ domicilio del señor Calvo Sotelo, pues quería tener una declaración fresca del portero y de los dos Guardias de la puerta que me parecieron muy sinceros. Después de obtenida esta volví a Pontejos, el que me confirmó que la camioneta estaba en Pontejos y que se observaba manchas sospechosas que recientemente habían sido borradas con tierra.

Cuando de nuevo subí al despacho del Director para darle cuenta de que todavía no había aparecido el Sr. Calvo Sotelo (hora 8 de la mañana) y de lo de la camioneta, se presentó en el despacho el comandante Torres que dirigiendose al Director le dijo –lo que tenía que suceder con Cavo Sotelo ya ha sucedido-. Contestando entonces el Director –Y no habrá reacción- replicando el comandante –Se les ametralla-

Estas palabras me produjeron tal impresión que al ser notado por el Director me dijo –Si quiere puede ir usted a Pontejos y detener al conductor de la camioneta y a los que la ocupaban- contestando yo que los Guardias de Asalto tenían sus jefes naturales que debían practicar la detención y no yo, saliendo inmediatamente del despacho trastornado, pues me había dado perfecta cuenta de aquel crimen tan canallesco, que hasta entonces había resistido a creer y que se había fraguado entre todos aquella misma noche, queriendo al principio achacárselo a los comunistas.

A la hora de estar en mi despacho se me presentó el conductor de la camioneta y dos de los Guardias qque iban en ella manifestándome que venían por orden de su jefe para prestar declaración, llamándome al mismo tiempo el Director diciéndome que en media hora tenía que estar el atestado en el juzgado; así es que prestaron la declaración que quisieron y así fueron al juzgado, aprovechando el que mientras se hacía el sobre para mandarlo, hablara con uno de los Guardias, el que parecía más ingenuo y más asustado, que en palabras netas me dijo que aquella noche había visto entrar y salir del cuartel de Pontejos a un teniente de la Guardia Civil que en la revolución de octubre le habían cogido unos uniformes. Esta fue para mí la clave de los que intervinieron en el crimen, aunque recibí varios avisos amenazándome con perder la vida yo continué mis pesquisas averiguando que el recientemente ascendido a capitán, Condés fue el director del asesinato y que por haberle enseñado el carne al señor Calvo Sotelo fue poir lo que más se confío y que los Guardias de asalto que iban en la camioneta no sabían a lo que iban, hasta los cien metros de la puerta del Sr. Calvo Sotelo, que al volver este la cabeza para ver si su señora estaba en el balcón, recibió un tiro en la nuca disparado por el individuo de la UGT que iba sentado en la camioneta a la izquierda de este señor y que el maletín de aseo que llevaba el Sr. Calvo Sotelo estuvo varios días en el despacho del comandante Burillo. Todos los nombres de los que intervinieron los escondí en la brigada en sitios difíciles de encontrar.

A pesar de las amenazas, mandé hacer las únicas fotografías que hay del capitán Condés y con una de ellas me fui a ver al comandante Naranjo, ayudante del entonces Director de la Guardia Civil, General Pozas, al que le expliqué el caso para que fueran los jefes de la Guardia Civil los que practicaran la detención, pues a mí no me ha gustado nunca que un policía sea detenido más que por otro policía, y cual sería mi sorpresa cuando me dijo que él no se quería meter en nada y que obrara yo como quisiera. Después me he enterado que Naranjo es masón.

En vista de esto aquella tarde fui personalmente a detener al capitán Condés, el que hacía unas horas que había marchado de su casa advirtiendo que no volvería más; esto me hizo pensar si fue avisado; enterándome alos cuatro o cinco días qque el capitán Condés, en las primeras escaramuzas de la Sierra había recibido un tiro en la garganta del que murió a los tres días con horribles sufrimientos.”

  1. sarónico

    Vean el cabreo que ha cogido Eguaraz Hernandorena por el comentario de Ripollet i Bohigas que se publicó en el blog de Moa:“Parece que la carta de Jaume Ripollet i Bohigas (ver blog, 7 de diciembre) sobre su excursión por la Hélade ha levantado ronchas, según indica la réplica de Eguaraz Hernandorena que me envía mi atenta corresponsal de Reus:“Hace tiempo que dejé de contestar a estos maketos porque, está claro, un maketo es un maketo, ya lo aclaró nuestro gran Maestro Sabin, y ¿qué se puede esperar de un maketo? Lo digo sobre todo por los catalufos esos tan engreídos, como el tal Jaume Nosekehostias i Nosékerrollos, que ya ha hecho ke se me inflen los cojones y me obligue a darle la respuesta que se merece.Pues en su carta al tal Bofarull carolingio ese de la Pompeu Fabra (¡qué risa!) dice el tal Jaume que en Grecia les dijo a unos baskos que pedirían al guía explicaciones en euskera, y que los baskos se le rieron en la jeta, y termina el tío: “Me di cuenta de que hay todavía mucho vasco absurdo y atrasado, desde luego están más atrasados que nosotros, lamentablemente: mucho tiro y mucha bomba, pero luego, nada”. Mire usted, tontolaba, claro que, si nosotros querríamos, el euskera se convertía en la lengua internacional, porque es la lengua más perfecta, lo cual es bien sabido y aceptado por todos los especialistas hoy día. Pero resulta, entérese usted bien, ke el euskera no es un idioma para que lo hable cualquiera así como así, es el idioma más antiguo del mundo, probablemente ya lo hablaba Noé, eso lo han demostrado varios científicos del PNV, y, como comprenderéis, no vamos a andar divulgándolo de cualquier manera como un idioma más. Hablar euskera no lo habla el que kiere, sino el ke puede, y sin haber nacido en Euskadi… pues difícil va a ser. Incluso mutxos de nosotros mismos lo hablamos poco y en okasiones especiales, precisamente para no desgastarlo, porque es como una joya, que no hay por ké andar exhibiéndola por ahí a trotxe y motxe. “Si los maketos aprendieran el Euzkera, tendríamos que abandonar éste” ya lo dijo el Gran Sabino. Se entiende, ¿verdad? No es como el catalán, que aparte de que no lo habla casi nadie, es que se ve enseguida que es como un dialecto del español, de tanto como se parecen, con un toque de franchute. Y le voy a decir una cosa a esos karolingios: traten de aprender euskera y ya verán como no lo consiguen ¿Y por qué? ¡Ah…! Contéstense ustedes mismos.Y lo de los tiros y las bombas, se lo van a meter ustedes por donde les kepa, que los baskos como debe ser, los baskos nazionalistas, a esos me refiero, ya sé que hay algunos malos baskos que no merecen el título y que, lo decía muy bien nuestro Maestro “merecen ser arrastrados desde la cumbre del Gorbea hasta las peñas del Matxitxako”, pues los baskos de verdad somos de natural pacífico, y si se quiere, humanista y científico, por lo menos como ustedes y más, excepto que nos toquen mutxo los kojones, porque entonces nos defendemos, claro está. Ustedes los katalufos saben bastante de eso, porque ¿no se dicen ustedes carolingios? Pues los karolingios, tengo entendido, eran francos, y bien para el pelo les dimos en Roncesvalles, así que espero que no les queden ganas a ustedes de volver a las andadas, ya saben lo que les espera si se pasan y se ponen demasiado tontos.Pero ké hostias, ahora que lo pienso, ¡qué coño van a tener ustedes nada ke ver con los francos, los carolingios y toda esa gente! Los francos se parecían más a los baskos, kiero decir, eran altos, rubios y guapos, y ustedes, bueno, yo es que me partía de risa cada vez que veía al Jordi Pujol ese, o al Carod, el Maragall y toda esa banda, con pinta de cacereños, tíos setas alimentados con tocino y bellotas. ¿Pues anda que no viven ustedes de ilusiones, como los tontos de los kojones! Si ya lo decía nuestro Maestro, ya retrataba a los maketos, y recuerden que ustedes es lo que son, les guste o no les guste: “más que hombres parecen simios poco menos bestias que el gorila; no busquéis en sus rostros la expresión de la inteligencia humana ni de virtud alguna: su mirada sólo revela idiotismo y brutalidad”. Me doy kuenta de que es lamentable, pero es la realidad, y la realidad hay que conocerla y afrontarla, qué se le va a hacer. Fíjense en cambio en nuestro Sabino, calificado con justicia en la prensa baska de “Bello Apolo euzkeldún con la hermosura corporal del crinado numen lírico, prototipo de la belleza viril”. Pues hay estas diferencias, señores carolingios de pega, ¿Que les fastidian? Pues les repito, ¡qué le vamos a hacer! Y no traten de impresionarnos con sus sapiencias de Julio César y su bastón de mando, y el Sócrates y el Homero, porque no lo konsegirán. ¡A nosotros con esas murgas!Y vuelvo a citarles al Maestro: “No es razonable la alianza de los catalanes y los bizkaínos; pues no son semejantes los sujetos Bizkaya y Cataluña, ni se parecen en su desgracia; ni tienen un enemigo común; ni son las mismas sus aspiraciones. Equiparar nuestro derecho a constituir nación aparte con el derecho que le sirviera de base al nacionalismo catalán, sería rebajar el nuestro. Nunca discutiremos si las regiones españolas como Cataluña tienen o no derecho al regionalismo que defienden, porque nos preocupan muy poco, nada por mejor decir, los asuntos internos de España”. No quiero parecer descortés, pero más vale que se vayan enterando de unas cuantas verdades y dejen de vivir de ilusiones, señores “karolingios”.Keda de ustedes afectísimo y seguro servidor,Iñaki Eguaraz Hernandorena, sin otro título que el de Buen Basko.

  2. sarónico

    Otro gran universitario, no sé si de la Pompeu Fabra, es este Soria, el ministro del ramo (blog de Moa, también):****“La mitad de los asistentes a cenas de empresa en Navidad consume drogas”, dice el Ministerio de Drogas, digo de Sanidad. Y es que España es hoy una gran nación. La modernidad ha consistido en cambiar el tinto por la cocaína, o en añadirla: ahí somos líderes mundiales.Atiendan a la explicación del Ministerio de Promoción de la Droga, digo de Sanidad: se trata de un consumo “recreativo”, ya que las drogas se utilizan como “vía de rejuvenecimiento o por la búsqueda de sensaciones, especialmente la de euforia y desinhibición”. ¡Qué chachi! ¿Alguien puede dudar de que ese ministerio es un aparato de propaganda al servicio del narcotráfico?**** Y el ministro de los Drogatas, digo de Sanidad, el tal Soria, nos informa de que él “flota pronto con condón” y “no corona rollos con bombo”. Eso asegura el elemento, pero, chicas, no le creáis: os hará un bombo, y en estos casos se justifica el aborto, porque el crío solo podría salir tan cretino como el padre. A ver si lo vemos en acción con los demás ministros y ministras, como agudamente proponía el insigne intelectual izquierdista Matías Crevillente. Lo aludía yo en este blog, el 20 de septiembre pasado:“Creen algunos que la propuesta de Matías Crevillente, en la que abundo, es una broma. De ningún modo. Imaginen, pongamos por caso, a los tiorrillos del gobierno, más algunos hedonistas del PP, vestidos a lo Tarzán y persiguiendo a un rebaño de cabras para tirárselas sobre un mullido prado cubierto de margaritas: ¿a que sería un espectáculo extraordinariamente, lúdico, progresista y transgresor [cabría añadir: recreativo, rejuvenecedor, eufórico y desinhibido]? ¿A cuánta gente no emanciparía de tabúes ancestrales y oscurantistas? ¿Y qué decir de las tiorrillas mandamasas en plan sensual, ataviadas con las desvestimentas de la fashion week, incluso con algún bozal, mostrando sus dotes eróticas?”Porque, señores, ¿qué diríamos de un obispo que predica la oración y nadie le ve nunca rezar? Pues que no cumple con su obligación ni predica con el ejemplo. Los del gobierno y demás promueven todo el puterío (progresista) posible desde la escuela, pero ellos aparecen siempre embutidos en trajes burgueses, por no decir reaccionarios, enemigos del cuerpo y la sensualidad, y ellas con telas variopintas pero no lo bastante sugerentes ni mucho menos. Y eso ni es dar ejemplo ni cumplir con el deber; más aún, es una completa falta de responsabilidad ante la ciudadanía.”Por no hablar, permítaseme la insistencia, de los previsibles beneficios económicos, tan convenientes en plena época de crisis”.

  3. sarónico

    Más del blog supradicho:El mal y la ignorancia10 de Diciembre de 2008 – 08:52:53 – Pío MoaEl mal es la ignorancia, han sentenciado Bakunin y muchos otros (digo Bakunin porque lo he leído hace poco, pero es una idea muy común). No se entiende bien el sentido de la frase. ¿Quizá que el mal es inevitable y abrumador, porque hasta ahora, y previsiblemente por mucho tiempo, siempre ignoraremos mucho más de lo que sabemos? Cabe añadir incluso que cuanto más sabe la humanidad en su conjunto más lejos queda esa sapiencia de las posibilidades del individuo, es decir, más ignorante, proporcionalmente, se vuelve el individuo ¿Y por consiguiente más malvado o al menos más expuesto al mal?O quizá la frase viene a expresar la noción de que quien la dice no es ignorante, por lo que puede distinguir la ignorancia en los demás, sabe lo bastante para librarse él mismo del mal y librar a otros, transmitiéndoles sus saberes. Me parece que Bakunin y demás así lo creían, y en ese sentido iba su mensaje. Muchos han seguido a Bakunin, y no se puede decir que se volvieran especialmente bondadosos, como no lo era su inspirador, supuesto sabio.Podrían apoyarse en el dicho evangélico “perdónales porque no saben lo que hacen”. Pero el dicho es muy ambiguo. El mal cometido produce sentimiento de culpa, un sufrimiento moral que permite rectificar. Pero la ignorancia no produce tal sentimiento. Al contrario, es la mejor excusa (o motivo real) para eliminar la culpa y por tanto el sufrimiento (mejor, padecimiento) correspondiente. De ahí que cabría decir: a más ignorancia, menos padecimiento; y por tanto menos mal.

  4. sarónico

    Y, en fin, basta por el momento:**** Enhorabuena a Peones negros por su trabajo. La gota terminará horadando la piedra.****¿Por qué no iba a decir Tardá “Muera el Borbón”, si así lo siente? ¿O por qué la afusilaora Grandes no iba a bromear sobre la violación de monjas por milicianos mmmmmm, sudorosos, si eso le hace verdadera gracia? ¿O Cristina Almeida hablar de quemar libros, si se lo pide el cuerpo? Lo malo es que estas explosiones de sinceridad son raras. Por lo común esta gente oculta su pensamiento y así logra confundir a los ingenuos y a los tontos de los cojones, que tanto abundan. Mientras preparaban al magno atraco a Rumasa, madre de todas las corrupciones, hablaban de los “cien años de honradez”. ¡Y cuántos se lo creyeron!****Otros tontos de los cojones: los obreros que votan a la izquierda. La izquierda nunca ha dado a los obreros más que palabrería, mala leche, desempleo y privación de derechos. Pero aseguran que el tonto es el obrero que vota a las derechas. Nuestros izquierdistas sí son listillos: han aprendido bien el timo de la estampita, y nunca deja de funcionar.****“Bono cree que las amenazas de Joan Tardá “refuerzan la imagen del Rey”. Y tanto. Como que el propio Bono va a imponer que las sesiones de las Cortes empiecen y terminen siempre con un “¡Muera el Borbón!”, para reforzar dicha imagen hasta lo indecible. Políticos finos.****“Arenas anuncia que los alcaldes del PP no acudirán a ninguna reunión de la FEMP”¿Por qué? ¿Porque la FEMP no es una “realidad nacional”? ¿Porque no tiene a Blas Infante como patrono?**** Tiene bastante razón el tonto de Getafe: los votantes que confunden al PP de Aznar con el PP del Futurista y sus chicas y chicos, son tontos de los cojones. Por cojones.****“Álvarez: “Soy objeto del deseo de algunos para que me vaya desde hace mucho tiempo”. ¿Es Maleni objeto del deseo? Pues, ¡quién sabe! Dicen que el poder erotiza… Pero muchos deseamos que no se vaya, por lo menos no antes que Zapo.

  5. Antonio

    ¡Que interesante la foto donde aparece la plana mayor de la Policía del año 31! Esas caras le dirian muchas cosas a Cesare Lombroso.Casualmente yo tengo una separata que aparecia en la Revista “Policía” en los años 80 donde un comisario jubilado, Viqueira Hinojosa (que entre sus intervenciones se cuenta la resolución del crimen del Jarabo)cuenta la historia de la Policia entre 1931 y 1936, y en ella aparece una foto con los Comisarios Lino Pérez y Pedro Aparicio junto con los agentes Gandara, Quevedo y Rodriguez Ruiz.En la foto que amablemente comparte con todos nosotros, no están ni Quevedo ni Gandara y sí Rafael Rodríguez Ruíz, que es el primero de la izquierda, que tiene un cigarrillo en la mano (curiosamente en mi foto también aparece con un cigarrillo… ¡que tentador para un ex-fumador como yo!)Un saludo

  6. Bremaneur

    Antonio, infinitas gracias por haber traído esa fotografía. Al Rufián se le hará la boca agua con esa información. Luego cambiaré el pie de foto para incluir los nuevos nombres.

  7. Bremaneur

    La < HREF="http://subefotos.com/ver/?c1a9c4a58567b5d37b7f30ef63b02350o.jpg" REL="nofollow">foto<> que amablemente nos incluye Antonio.

  8. el rufián melancólico

    ¡Gracias Antonio!La fotografía, que no conocía, es un tesoro. Por fin podemos poner cara a la mayoría de los inspectores de Lino. En días así beso el suelo de esta Biblioteca. Voy a prepararme un carajillo de ron para celebrarlo.Hagan sitio en el Divan.

  9. Astrónomo

    Rufián, parece evidente que el escrito de Lino está redactado a modo de descargo ante los franquistas.En cualquier caso Lino era un magnífico policía: en la misma noche del asesinato de Calvo Sotelo detectó los hilos principales del caso y lo resolvió. ¡Con qué terror compartiría en los siguientes meses despacho y trabajo con los nuevos policías procedentes de las milicias!

  10. el rufián melancólico

    Astrónomo, acierta en su valoración sobre Lino. Muchas veces he pensado que su biografía debería ser rescatada, y que no merece el olvido absoluto en que se haya. Hay un fragmento de sus memorias que quiero colgar en unos minutos. Trata de como y donde le sorprendió el estallido de la guerra, a él y a su brigada. Le gustará.

  11. Fedeguico

    ¿Cansado de la cultura “progre”?Estas Navidades regala literatura de la buena1) <>Yo viví en un harén…¡y ni por esas!<> de Cristina López Chichi2) <>¿Por qué -en cuanto gané algo de pasta- dejé de ser de izquierdas?<> de Javier “so malo”3) <>Tontina Roja<>, el libro autobiográfico de Cristina Losada.

  12. el rufián melancólico

    Habla Lino:El día del asalto al cuartel de la Montaña, que no recuerdo si fue el 18 o 19 de julio nos produjo a todos una consternación y desaliento sin límites, teniendo únicamente la esperanza en los rumores que circulaban de que se acercaba a Madrid una fuerte columna mandada por el general Mola que sería la que metería en cintura a aquella horda de salvajes que había sido armada por Casares Quiroga; como quiera que yo tenía en Galapagar mi mujer e hijos, por la tarde decidí el ir a verlos para tranquilizarles de que no me había ocurrido nada, acompañándome en el coche los agentes Gándara, Quevedo y Rodríguez Ruiz, conduciendo el coche el vigilante conductor Rafael Ramos.Después de la breve estancia en mi casa y de haber tranquilizado a mi familia decidí regresar a Madrid y cuando habíamos andado medio Kilometro de regreso mandé parar el coche y bien por inspiración de Dios o porque borrosamente me diera cuenta de la catástrofe, les propuse a los que me acompañaban dirigirnos a Segovia o Avila de donde nos separaba una hora de camino y desde uno de estos puntos dirigirnos en busca del General Mola, explicarle la situación de Madrid y regresar con él y su ejercito, pero esta proposición fue rechazada por desgracia, diciéndome Gándara que la la llegada del General Mola era cosa de muy pocos días o de horas y por más razones que les expuse me fue imposible convencerles, causándome un verdadero disgusto, lo que seguramente ellos habrán lamentado después con todas las veras de su alma.

  13. Antonio

    Hola a todos,Me alegro que mi pequeña aportación haya sido de ayuda.Dos cosas nada mas. El Inspector de Primera Clase, Don Marcelino de la Gándara Fraile se jubiló felizmente al alcanzar la edad reglamentaria el 2 de Junio de 1947.Y la segunda. Yo soy uno de esos afortunados mortales que compró en su momento los libros del Comisario Julio de Anton, “Historia de la Policía Española” año 2000 y “Policia y Guardía Civil en la España Republicana”, año 2001.Es este segundo libro en donde aparece parte de las memorias del Comisario Lino (que efectivamente, estuvo metido en las investigaciones de todos lo “fregaos”, y fueron muchos, que sucedieron en Madrid en esos años)y me sorprende una cosa. Las numerosas faltas de ortográfia que aparecen en ese texto, cosa anormal para una persona de esa categoria y que ha debido escribir docenas de atestados dirigidos al juez en una época donde no se era tan permisiva con las faltas ortográficas. Personalmente siempre he pensado, por ese motivo, que fueran tomadas al dictado. ¿Qué opinan ustedes? ¿Pudiera ser o tal vez me dejo llevar por mi natural benevolencia hacía el que hace un escrito de descargo?.Un saludo

  14. Astrónomo

    Rufián, convendrá conmigo en que lo que cuenta Lino para hacerse presentable a los franquistas puede ser cierto. Pero también lo es que Lino era un hombre muy institucional y un alto y prestigioso funcionario de la República.Y a fin de cuentas, de aquel viaje a Galapagar volvieron los 5 que iban en el coche al mando de su jefe. Los lamentos de Lino por no haberse pasado entonces a los nacionales, que él atribuye a sus subordinados, son sus propios lamentos; inútiles, por cierto, pues el pobre Lino, como nos contaba usted, nunca sería admitido en la nueva España. Era un poli, y además el poli estrella de la República. No sería raro que algún falangista quisiera ajustar cuentas con él.Siga contando. Y sepa excusar estas notas de un lector.

  15. Astrónomo

    Supongo, Antonio, que el editor de estos fragmentos de los recuerdos de Lino los reprodujo sin corregirlos o editarlos. No es difícil imaginar a Lino fuera de la España vencedora, instalado en una pensión y escribiendo cartas y memorandos a sus contactos de Madrid, loco por voler. En esas condiciones prepararía un borrador de sus experiencias de 1936, dictándolo. Y como sabemos por el Rufián que tenía una hija (que llegaría a ser policía en la España de Franco), nada nos impide ver la escena de mesa camilla, con la hija de Lino niña o adolescente (o escolarizada en francés) tomando al dictado los recuerdos de su desventurado padre. Voilà.

  16. Antonio

    ¡Que escena mas intima!. Incluso me lo imagino tomando sopas de leche. Gracias por describirla, Astronomo, ahora estoy “casi” seguro que fue así.Un saludo

  17. Usoz

    Una pregunta de lego total, pero curioso: las distintas brigadas y grupos chequistas de Madrid en julio-agosto del 36 ¿buscaban a sus víctimas siguiendo algún criterio preestablecido, con listas de nombres ya previamente preparadas, o iban un poco al tun-tun y al qué hacemos hoy, y buscando básicamente provocar el terror?

  18. el rufián melancólico

    Antonio. Sí, sorprende la cantidad de faltas de ortografía y la pésima redacción en algunos momentos de su texto. Yo también lo he pensado y más cuando en algunas confesiones manuscritas de esos milicianos que el describe como ladrones, criminales, asesinos… puedo apreciar que tratan el castellano mejor que él y no cometen tantas faltas de ortografía.Como habrá comprobado, algunas, por sangrantes, no me he resistido a corregir. Astrónomo: quien sabe, tal vez pudo ser como usted cuenta. en cualquier caso, que trágica y amarga la situación de Lino. No fue el único que por no decidir a tiempo, otros no tuvieron ni esa oportunidad, tuvo que aparentar estar con los que no eran los suyos y pagar el precio correspondiente. Debió ser terrible para él asistir sin apenas poder hacer nada a la salvaje depuración de la policía madrileña y aceptar los agasajos de los que ordenaban la muerte de sus compañeros y amigos. Usoz. Pone usted el dedo en la llaga. En la calle Alcala 82 de Madrid se encontraba entonces la Secretaría General Técnica de la Dirección General de Seguridad. Hablando en plata, los archivos. Allí acudían todas las organizaciones a rastrear las direcciones de sus futuras víctimas y otros, a limpiar de un plumazo todos sus antecedentes. La propia Secretaría Técnica tenía su propia Brigada: La brigada del Amanecer , tan confundida con la brigada Atadell. El responsable principal de la Secretaría General Técnica era José Raul Bellido. Otra figura que convendría ir sacando a la luz.

  19. Astrónomo

    Usoz, si se refiere sólo a julio-agosto de 1936, tengo la impresión de que los mandamases de esas checas recién nacidas recibían la información y decidían. Abundaron los ficheros de organizaciones derechistas incautados, las acusaciones y las delaciones. Las órdenes (de registro, detención…) eran cumplidas por grupos de milicianos encargados del trabajo de calle y por lo general dotados de un responsable. Aunque a veces, claro, se cazara al vuelo, en servicios de vigilancia, o se satisficieran rencores.

  20. el rufián melancólico

    En las memorias de Santiago Carrillo, las primeras, pues creo que acaba de sacar otras, narra su actuación en los sucesos de octubre del 34 en Madrid, su bautismo en la praxis revolucionaria. Junto a otros militantes del PSOE y sus juventudes, intentaron asaltar o penetrar por la fuerza, no recuerdo bien, en el cuartel del Conde Duque. Sí recuerdo que contaba que el grupo lo dirigía pistola en mano ¡García Atadell!Si alguien tiene a mano estas memorias, editadas por Planeta y puede colgar el episodio le estaría muy agradecido.

  21. el rufián melancólico

    Del pasado de Atadell.Hace ya muchos años compré los dos tomos de la Historia del PCE de Comín Colomer. Tiempo después se los presté a un amigo y nuca más volví a verlos. Hoy son inencontrables. Tengo un recuerdo nítido de una afirmación de C. Colomer que me sorprendió. García Atadell desempeñaba, mediados los años 20 del siglo pasado, la Secretaria General de las Juventudes Comunistas. Por entonces vivía en Bilbao.No estaría nada mal confirmar esta noticia.

  22. el rufián melancólico

    Una de las últimas argucias de Atadell fue la de inventarse su propia muerte, su propia ejecución.Tramó la “contrainformación” en París, mientras mercaba joyas y brillantes para disponer de efectivo suficiente para su viaje a Cuba. Que la noticia la filtró con maestría es prueba de que fueron muchos los periódicos que la publicaron. Tengo delante de mi el ejemplar de FIJL (Federación Ibérica de Juventudes Libertarias) del 18 de enero de 1937. La noticia en un pequeño recuadro de la primera página dice así:GARCÍA ATADELL HA SIDO MUERTO EN PARISEl cronista en París de Solidaridad Obrera da la noticia de que hace unos días fue muerto en París el Ex-militante socialista madrileño García Atadell que como se recordará era agente de una brigada de Investigación y que se fugó con los fondos recogidos en los registros.

  23. Bremaneur

    Rufián, he encontrado esto en internet:También aparece en el informe Jesús Hernández Tomás, “Alexandrovich”, formando parte en la Federación de las Juventudes Comunistas, como secretario administrativo y cuyo secretario general era Agapito García Atadell “Juan López” en Archivo de la Guerra Civil de Salamanca, Expediente Personal de Gabriel León Trilla del Archivo del Tribunal de la Masonería y del Comunismo, Agosto de 1949.http://www.carlosfr.com/publicaciones/gabrielleontrilla.swf¿Le han llegado mis correos con las noticias de Atadell de 1934 y 1935? ¿Y el texto de Aub?

  24. el rufián melancólico

    Más contrainformación en el periódico “Política”¡NO HAY PERDÓN PARA LOS TRAIDORES!GARCÍA ATADELL Y SUS COMPLICES SERÁN TRAIDOS A ESPAÑA.El subsecretario de Justicia ha manifestado que había tenido una conferencia con el Teniente Fiscal del Tribunal Supremo sobre la rápida tramitación del expediente de extradición de Agapito García Atadell y sus cómplices Penabad y Ortuño, detenidos en Francia en virtud de un servicio extraordinario montado por la Policía española.

  25. el rufián melancólico

    Excelente noticia Bremaneur: Ahí quería llegar yo. A la relación entre Jesús Hernández, al que esta B.F tanta atención, merecida sin duda, ha prestado y Atadell.Confirmar por fin que estaban juntos en aquellos fregaos bilbaínos es de toma pan y moja. Ahora mismo leo sus correos y le respondo.

  26. Bremaneur

    Habrá que echarle un vistazo a la biografía de Jesús Hernández.***Como hemos visto, la policía tenía las manos atadas durante esos meses de terror. Otra prueba más nos la da Regina García, en <>Yo he sido marxista<>:“Llegó a tales extremos esa orgía de sangre, que, aterrada, me decidí a visitar a Wenceslao Carrillo, a la sazón subsecretario de Gobernación […]Carrillo me dejó hablar y luego me dijo:– ¿Los “paseados”? ¡Bah, no seas sentimental! ¿Sabes lo que le dije ayer al jefe superior de Policía? Que mientras no aparezca el doble, no hay nada que hacer. Es preciso acabar con los facciosos, sea como sea.

  27. Bremaneur

    Por cierto, las páginas que le dedica Regina García a Ángel Pedrero, lugarteniente de Atadell, son la leche. É bon peixe, este Pedrero.

  28. Astrónomo

    En 1940 la inquina contra los policías y los que habían trabajado en la información militar (como su jefe, Pedrero) debía de ser feroz. Sólo eso hace comprensible que se publicara, sobre su juicio y condena, un reportaje fotográfico (que me mostró el Rufián).

  29. Reinhard

    Se tiende a equiparar, dentro de una determinada historiografía, el asesinato de Calvo Sotelo con el del teniente Castillo, haciéndolos detonantes dela contienda: un absurdo malintencionado, pues lo de Calvo Sotelo se hace desde los aparatos de un estado que ya no tenía, si alguna vez lo tuvo, nada de derecho, mientras que el de Castillo es una venganza de falangistas.Les sigo felicitando, Rufián et altri,por la increíble aportación documental.

  30. el rufián melancólico

    ¿Porqué huyó Atadell de Madrid?En primer lugar, por miedo. A finales de octubre Madrid era una ciudad prácticamente cercada por las columnas del general Varela. Solo la carretera de Valencia unía Madrid con el resto de la España republicana. La ejecutoria de Atadell, le hacía candidato a ser de los primeros en ser fusilados en el caso de que los franquistas tomaran Madrid. Y esta posibilidad en aquellos momentos, no lo olvidemos, era casi una certeza. Sólo los comunistas y sus asesores soviéticos, Gorev y Berzin, tenían la convicción de que Madrid se podía defender.Otro motivo no baladí era su enfrentamiento con los comunistas que llegaron a acusarle públicamente en Mundo Obrero de contrarevolucionario. Sus “enjuagues” con Lino, salvando en embajadas a hombres tan buscados por Méndez como Rafael Matilla, secretario de José Antonio Primo de Rivera y miembro del Consejo Nacional de Falange Española o a García Heredia, exdiputado de la CEDA al que llevó personalmente a la embajada de Rumanía, le ponían peligrosamente en el punto de mira de un Partido Comunista cada vez más poderoso.Finalmente su pésima opinión de Largo Caballero y el desasosiego que le causaba ver en manos de éste la dirección de la guerra, le terminaría de convencer. Había llegado el momento de contar el botín y desaparecer de la escena.

  31. Bremaneur

    Sobre Atadell y Largo Caballero. En las elecciones que el 8 de marzo de 1936 hizo la Agrupación Socialista Madrileña para elegir presidente, García Atadell formaba parte de la candidatura de Ramón González Peña, que fue derrotado por Largo Caballero (1554 votos contra 474). Atadell ocupaba el cargo de vice-secretario.

  32. Bremaneur

    Atadell en 1934El alcance de la huelga de Artes Gráficas La Vanguardia, 13 de marzo de 1934El presidente del Comité de huelga de Artes Gráficas, señor García Atadell, hablando con los periodistas esta noche, dijo que como resumen de la huelga de Artes Gráficas en el día de hoy, podía afirmar que han parado todas las imprentas de los periódicos, menos en «El Debate», que tiene personal del Sindicato católico. También ha parado el personal de las imprentas y editoriales de Madrid, la municipal y la de la Diputación. También se declararon en huelga los operarios civiles de las Imprentas de los ministerios. Igualmente secundaron el paro las industrias relacionadas con las Artes Gráficas, como litógrafos, fundidores de tipos, fábricas de sobres, fotografías, encuadernadores, etc.

  33. Bremaneur

    Atadell y Largo Caballero, armados. Los prolegómenos del golpe de estado de 1934DETENCIONES DE ELEMENTOS DIRECTIVOS DE LA «CASA DEL PUEBLO»DEL HALLAZGO DE ARMASEN LA CASA DEL PUEBLO Nuevos registros. Más armas y municiones La Vanguardia, 18 de septiembre de 1934A las dos y media de la madrugada de ayer,terminó el tercero de los registros que fueron practicados en la Casa del Pueblo durante el día, tarde y noche, del sábado por la policía. Por orden del Juzgado de Instrucción, número 2, agentes de la brigada social se persona ron en aquellas secretarias, cuyas llaves fueron encontradas. Al personarse la autoridad en la Casa del Pueblo practicó un minucioso registro que, como decimos, terminó de madrugada. Según nota facilitada en la Dirección general de Seguridad, el resultado de estas nuevas pesquisas policiacas fue el hallazgo de las siguientes armas: Cuatro pistolas calibre 6’35 y 7’65, sin marca ni número; 17 pistolas de diferentes marcas, números y calibres, entre ellas, una magnífica de precisión para la enseñanza de tiro; once cargadores con las dotaciones completas; 37 cajas de municiones; 20 cápsulas sueltas; un revólver sin número y 19 porras de hierro. La diligencia de registro no pudo terminarse, porque quedaron sin ser registradas 16 secretarias, cuyas llaves no se encontraban, habién-dose dictado por la autoridad judicial correspondiente las órdenes para que se realicen losregistros de estas secretarlas antes de 48 horas. La Casa del Pueblo quedó vigiladisima porfuerzas de Asalto y Seguridad, hasta tanto que la policía pueda llevar a cabo estos registros. Detenciones Como resultado de la labor policíaca, ayer,a las diez de la mañana, el Juzgado correspondiente dio órdenes urgentes a la Dirección general de Seguridad para que se procediera a la detención de todos los miembros que componen la Junta administrativa de la Casa del Pueblo. Diversos agentes de la brigada social salieron a cumplir las órdenes del Juzgado y detuvieron al presidente de la Junta administrativade la Casa del Pueblo, don Wenceslao Carrillo y al vocal don Pascual Tomás, que ingresaron poco después en la Cárcel Modelo. La policía continuó durante el dia practicando pesquisas para lograr detener a los restantes miembros de la Junta administrativa de dicho Centro. Por la tarde fue detenido por la policía el secretario de la Federación de trabajadores de la tierra, Agapito Garda Atadell, que pasó a la Cárcel Modelo a disposición del Juzgado número 2. A las dos de la tarde no habían sido detenidos más miembros de la Junta administrativa de la Casa del Pueblo que los señores Carrillo, Tomás y García Atadell. Las personas que integran dicha Junta administrativa son siete; pero por la condición de diputado del señor Hernández Zancajo, se procederá a la detención de los restantes. Petición de suplicatorios A pesar da las anteriores manifestaciones del Jefe del Gobierno, parece que el Juez especial señor Alarcón ha pedido o piensa pediren breve los suplicatorios para procesar a los diputados socialistas don Indalecio Prieto y don Amador Fernández. También el juez que entiende en los registros efectuados en la Casa del Pueblo piensa pedir el suplicatorio para procesar al señor Largo Caballero. Siguen los registros Hoy por la mañana continuaron los registrosen las distintas dependencias. Las diligencias se suspendieron después demedio día, sin que se hubieran hallado más que dos pistolas en las secretarías hasta entonces examinadas. El examen de las armas El Juez especial ha examinado todas las armas de que en días anteriores se incautaron los agentes y ha ordenado que dos peritos armeros las reconozcan para emitir el oportuno informe.

  34. el rufián melancólico

    Excelente, Bremaneur. Al hilo de las noticias que nos trae, recordar que los primeros en ser buscados y más tarde asesinados por la checa de Atadell fueron los esquiroles, la mayoría del diario ABC, que no siguieron aquella huelga de Artes Gráficas que él encabezaba.Lo de su derrota y la de González Peña, frente a la candidatura de Largo Caballero es un dato que desconocía y que revela los orígenes de la inquina mutua que se profesaban.

  35. Astrónomo

    Ejercicio para un lector inquisitivo: el militante socialista esforzado y destacado de los años 30; el chequista sin escrúpulos que se emborracha de su poder “sobre vidas y haciendas” y pasa enseguida a pensar sólo en su interés; la piltrafa de hombre que antes de su ejecución escribe una carta algo así como encomendándose al Niño Jesús. Los tres personajes son uno solo, Agapito García Atadell. El intento de comprender estas transformaciones sucesivas es lo que hace apasionante le lectura de las averiguaciones que van desgranándose aquí.

  36. Lázaro de Villaobispo

    Aquí les dejo una reflexión a tener en cuenta.“No hay relatos sin mitos, de manera que dedicarse a arremeter contra los que atraviesan en particular algunos relatos es una operación que, además de extenuante -la literatura es ya muy abundante- no aporta nada a nuestro conocimiento sobre el como, el porqué y el para qué sobre los mitos de la guerra de 1936 y su relación con el conocimiento de aquel acontecimiento. No tiene mucho sentido establecer esa dicotomía tajante entre unos relatos -supuestamente libres de mitos- y otros, y declarar unos como verdaderos -normalmente los propios, por cierto- y los otros como falsos por contener mitos. Lo que sí puede tener sentido es analizar específicamente con que mitos se ha construido y se sigue construyendo el conocimiento que tenemos de la guerra de 1936. Claro que esto implica reconocer que también los relatos que se reclaman de la ciencia contienen mitos.¿Están los relatos sobre la guerra de 1936 producidos al amparo de la idea de “guerra fratricida” realmente elaborados sin mitos porque se basen en el método de las ciencias naturales? puede que, al abandonar la interpretación de la guerra como “Cruzada”, hayamos acabado con algunos mitos sobre la misma, pero también es posible que en ese mismo proceso hayamos instituidos otros, sólo que estos tal vez no hayan pasado a ocupar el lugar de los anteriores y por eso nos resultan menos visibles. para reflexionar sobre este asunto no necesitamos ir uno por uno por todos los relatos escritos desde que se adoptó la idea de la guerra como “Guerra Civil” , pues los mitos de los que hablamos están presentes en todos ellos.El primero es que sus autores consideran que las narraciones que ofrecen están escritas desde la imparcialidad. Pero ¿que quiere decir exactamente ese término y por qué ha de ser esta una condición obligada para investigar sobre el pasado reciente? ¿No es más bien un mito que el historiador reconstruye el pasado desde la imparcialidad? El segundo rasgo compartido es que el empleo de documentos permite un conocimiento objetivo del pasado en general y en particular de la década de 1930. Se asume así que, pese a las legítimas diferencias entre interpretaciones, cada vez sabemos más sobre el conflicto gracias a la aportación de nuevas fuentes y documentos. ¿No es un mito -una convención- que nuestro conocimiento de la guerra depende de la información disponible? ¿Como se emplean, por otro lado, los documentos en las narraciones del conflicto? ¿Hasta que punto las interpretaciones de que disponemos sobre la guerra son producto de la aportación de evidencias documentales incontestables y hasta que punto tienen otros orígenes?La guerra que nos han contado.Jesús Izquierdo Martín y Pablo Sánchez LeónAlianza Editorial2006

  37. Bremaneur

    Astrónomo, pronto hablaremos de la repentina conversión de Atadell. Comprender… quizás se deba todo a una cuestión genética: era gallego.***Los mitos y la guerra civil. El primer mito, El Ausente. El gran derrotado. Él, y su grupo de poetas nirvánicos alejados de la realidad. Un tema interesante, sin duda.***Sobre los historiadores y la guerra civil. Un gran tema, el de la neopropaganda. Uno lee a Moa y dice: esto sí, esto no. Pero uno lee a Reig Tapia, disculpando los crímenes republicanos y dice, “¿comorrrrrrrrrrrrrrrrrr?” ¿Por qué la diferencia entre ambas reacciones? Porque el así llamado establixmen nos ha metido en la cabeza que el segundo es el que vale. Personalmente, me quedo con la BF.

  38. Reinhard

    Querido Bremaneur:Creo haber dicho ya en alguna ocasión que el gran pecado de Moa es ser un outsider. En cambio, Reig Tapia es de la casa, o de la cosa, nostra, o suya, tanto como que es hijo del señor del NODO.

  39. el rufián melancólico

    Buenas noches. Veo que esto anda muy animado. Moa y Reig Tapia. ¡Ahí es nada! Veamos… el primero, y lo he leído, mendaz, el segundo, un falsario. ¿Que quieren que les diga? Cada vez me interesan menos los libros de “interpretación de la Guerra Civil”, y mucho menos, los que llevan la moralina pegada a los lomos y pretenden pasar gato por liebre o simplemente llevar el agua al molino de su presente, de su militancia. Estoy de acuerdo en algo que plantea la reflexión que ha colgado Lázaro: Ayer la Cruzada, luego la “guerra fratricida”, también “la guerra antifascista” y hoy…”la guerra a mi medida”. mañana sabe Dios.Hablemos de Atadell. Yo creo que su conversión final es sincera, al menos tanto como la de Koestler, aunque la de éste parezca moverse en otro plano metafísico distinto, pero tiempo habrá en una próxima entrega de hablar de esto más a fondo. Estoy seguro que será revelador.

  40. el rufián melancólico

    Apostilla.- Dos verdaderos “outsiders” de la historiografía de la Guerra Civil:Herbert R. Southworth y Burnett Bolloten.

  41. Lázaro de Villaobispo

    Más madera. Thomas Jefferson durante el terror jacobino:Esas muertes las deploro tanto como cualquiera y algunas las deploraré hasta el día de mi muerte. Pero las deploraría como debiera si hubiesen ocurrido en combate. Fue necesario usar el brazo del pueblo, una maquina no tan ciega como las balas y las bombas, pero también hasta un cierto punto ciega.

  42. Reinhard

    Rufián:Tengo pendiente desde hace tiempo, y con excelentes referencias, el libro “España traicionda”. ¿ Qué nos puede decir? Es curioso que al buscar en google dicha obra, los dos primeros resultados que aparecen sean de la Fundación Nin.

  43. el rufián melancólico

    Amigo Reinhard: Muy bueno. Desató mucha polémica, pero es un libro imprescindible para comprender la naturaleza de la actividad de alto nivel de los rusos en España. Contiene por ejemplo los memorandums a Stalin que Ian Berzin, máximo jefe militar destacado en España, también jefe del GRU (servicio de inteligencia militar soviético) enviaba desde Madrid atacando los métodos neocoloniales de Orlov y su aparato NKVD con los españoles. También están los memorandums de este último, que fueron los que Stalin finalmente avaló. Los escritos y comunicados del embajador Rosemberg son también uno de sus platos fuertes. Hágase con el libro , que merece mucho la pena.

  44. Astrónomo

    Southworth, injuriado sin mesura por R. de la Cierva, era un bibliógrafo sin parangón en su especialidad, la guerra civil. Y como muchos bibliógrafos, tenía sus puntos neuróticos y obsesivos. La furia de R. de la Cierva se debe a que Southworth “plantó minas” en una bibliografía y el historiador franquista picó, atreviéndose a citar como consultados libros inexistentes. Como outsider que fue, Southworth no tuvo inconveniente en hacer tratos editoriales, Ruedo Ibérico mediante, con el falangista García Venero. Todo un raro, el yanqui Southworth.El gelés Bolloten, que tuvo sus enfrentamientos con el anterior, planteó a principios de los 60 tesis históricas entonces poco usuales sobre las disensiones en el campo republicano. En España publicaron su obra “El gran camuflaje”, en una traducción manipulada, los propagandistas del régimen. El prólogo lo firmaba su capitoste, un tal Fraga.

  45. el rufián melancólico

    Así es Astrónomo. De Bolloten más que el gran Camuflaje yo recomendaría su gran obra: Guerra y Revolución en España. Una vez leída es muy fácil apreciar la enorme deuda que con él tiene, aunque lo reconozca con la boca pequeña, Pio Moa. De Southworth, su Anti-Falange, me sigue pareciendo excepcional. Se de buena tinta, imagino que usted también, que parte de su legendaria biblioteca se dispersó en condiciones poco honrosas. He llegado a ver ejemplares con su encuadernación característica en azul y su correspondiente ex-libris en Madrid. Que le voy a contar que usted no sepa.

  46. el rufián melancólico

    Otra declaración, la del también agarrotado Penabad, ilumina los últimos momentos de Atadell y Lino en Madrid.“Acto seguido comparece el que dice ser y llamarse Pedro Penabad Rodríguez, de 29 años, casado, abogado, hijo de Eugenio y Filomena, natural de Lugo, domiciliado en Madrid, calle de Hortaleza número 22, el cual manifiesta: Al estallar el Movimiento Nacional, fue llamado por el diputado Suarez Picallo, Juan José Pla y el general Bedia para que confeccionase un reglamento de las Milicias Gallegas, las cuales se estaban constituyendo y tenían sus oficinas en la calle del Conde Peñalver número 15, permaneciendo trabajando en estas oficinas durante diez días aproximadamente. El comité directivo de estas milicias estaba constituido por Juan José Pla, Suarez Picallo, Castelao, Viana, el general Bedia y un tal Risco, todos ellos excepto Pla y el general Bedia diputados, siendo presidente efectivo de este comité Suarez Picallo y honorario Casares Quiroga, y secretario general Pla, pero efectivo Atadell y actuaba de jefe de milicias el capitán López Iglesias, siendo nombrado posteriormente, jefe de la sección de ametralladoras el hijo del general Bedia y continuando el declarante al servicio de la oficina hasta terminar la confección del reglamento por lo que percibió cuatrocientas pesetas, ingresando después por mediación de Atadell en la policía y siendo destinado a la Brigada de investigación Criminal a las ordenes del Comisario general Sr. Lino y llevaría un mes prestando servicio con éste cuando fue reclamado por Atadell para que pasase a prestar servicios en su oficina, donde permaneció escasamente un mes, volviendo nuevamente con el señor Lino y transcurridos cinco o seis días fue mandado por éste a Alicante en unión de Amadeo Estevez y Fernández Mato. El objeto de este viaje era vigilar la actuación de ciertos Agentes del Cuerpo de Investigación de aquella capital e informar acerca de su conducta a la Dirección General de Seguridad. En esta población no pudieron actuar absolutamente porque a los pocos días de haber llegado les visitó una comisión de la CNT para decirles que allí había una Comisión de Orden Público que era la única que entendía en todos los asuntos policiacos y que por lo tanto allí no significaba nada la policía oficial. En vista de esto permanecieron en el hotel y dejaron transcurrir el tiempo sin intervenir en nada, consiguiendo únicamente que Fernández Mato pudiese embarcar, puesto que había llegado una comisión de la FAI de Málaga con objeto de atentar contra él y fueron a buscarle al hotel a la una de la mañana en ocasión de que aquel se hallaba ausente, embarcando a los pocos días de ocurrir esto en el barco de guerra argentino de nombre “25 de mayo” por mediación del consulado cubano y argentino. Requerido por el Comisario General señor Lino volvió a Madrid para explicar el motivo de la huida del señor Fernández Matos y obedeciendo a este requerimiento el declarante se presentó en Madrid y explicó la causa a Lino, el cual dio su conformidad y al día siguiente visitó a Atadell, al que rogó le mandase a la colonia infantil de Santa Pola para poder alejarse de Madrid por temor a que elementos de la FAI le buscasen, puesto que ya le habían hecho dos registros en su domicilio con motivo de ser acusado de facilitar la huida a Fernández Matos. Se trasladó al citado pueblo y a los pocos días recibió telegrama y un telefonema de Atadell diciendo que se presentase en Madrid inmediatamente y obedeciendo esta orden se presentó en la capital y se entrevistó con Atadell que le dijo que en vista de las actuales circunstancias, dándose la participación en el gobierno de la CNT y el hecho de ser nombrado jefe de la Brigada Criminal Méndez por haber perdido el Gobierno la confianza en Lino, y Subdirector de Seguridad Girauta y, creyendo Atadell que ya tampoco contaba con el debido apoyo por parte del Gobierno por haber sido atacado antes en el periódico “Mundo Obrero” por su actuación, señalándole como elemento contra-revolucionario, decidieron ausentarse de Madrid y buscar la salida de España, no sin antes gestionar en la embajada de Méjico refugio para Lino y su familia que quedaron instalados en ella. A últimos de octubre o primeros de noviembre salió el declarante en compañía de Atadell y Ortuño con dirección a Alicante , después de haber pasado por Santa Pola para recoger a sus respectivas familias y por mediación del cónsul de Cuba que les facilitó pasaportes de súbditos cubanos, con cuya documentación y de acuerdo este consulado con el argentino consiguieron embarcar en el buque de guerra de esta nacionalidad llamado “25 de mayo” en el cual se trasladaron a Marsella…”

  47. Astrónomo

    Admirable su escrutinio de los archivos judiciales, Rufián. Los lectores no avisados han de tener en cuenta cómo “se extraían” en la inmediata posguerra las declaraciones de los presos. Por no hablar de la tendencia policial a redondear y cerrar los casos a su gusto. En resumen, que este tipo de documentos hay que leerlos siempre con la mosca detrás de la oreja. Southworth: vendió su biblioteca sobre la guerra civil a la Universidad de California (San Diego), tras lo cual… siguió reuniendo libros.

  48. Antonio

    Miren ustedes lo que dice Angel Pedrero, del que vimos su cara gracias a esta biblioteca fantasma, en su declaración en la Causa General:“Atadell era un hombre ególatra, muy suyo; se creia que sabia mas que nadie. Unas veces tenia las reacciones de un hombre muy impulsivo y otras era excesivamente bondadoso”.En otra parte de su declaración dice:“Que recuerda el declarante que en los primeros dias de ingresar en la Brigada Criminal, fue llevado a la misma el Padre GAFO, cuyo señor fue entregado por orden de Atarell, previa consulta con el Comisario Lino, a unos milicianos de la checa de Bellas Artes, quienes lo trasladaron a ella, suponiendo naturalmente que fuera asesinado.”Y también Antonio Albiach Chiralt uno de los “nuevos” agentes de la Brigada Criminal, antes linotipista (¿quien le “enchufaria” para el puesto) en su declaración, también en la causa general, dice:“Que no puede precisar con exactitud, el número de personas de ideologia derechista a las que condenaron a la última pena, pero si puede afirmar que pasarian de cincuenta, que fueron “paseadas” a las pocas horas de dictar sentencia. Que Atarell, al objeto de ver la templanza y decisión del personal que tenia a sus ordenes, dispuso que todos, o casi todos los que pertenecian a la misma, particularmente los que ejercian mando, tomaran parte en alguna de esas ejecuciones, por los menos. Que recuerda el declarante haber tomado personalmente parte en el asesinato de un señor de mediana edad, vestido de chaqueta, cuyo nombre y apellios ignora, efectuado en la Ciudad Universitaria y en el cual intervinieron también Sousa y un tal Rodríguez, alias “el maño”. Habiendo efectuado el dicente dos o tres disparos sobre la victima: que todos estos crimenes eran ordenados directamente por Ortuño, Atarell y Pedrero, los cuales designaban a la persona que debia cometerlos…”Escalofriante.

  49. el rufián meláncolico

    Antonio, debe usteed tener poderes de anticipación. Sobre Angel Pedrero, lugarteniente de Atadell, más tarde agente de los “Servicios Especiales” que dirigía Salgado Moreiras” y finalmente jefe de la demarcación del centro del SIM, versará nuestra próxima entrada. Le felicito por disponer de su confesión, un documento de especial trascendencia. Dará mucho que hablar al igual que otra novedad muy especial que el sagaz olfato de Bremaneur ha puesto en nuestras manos.

  50. Astrónomo

    Antonio: ese padre Gafo debe de ser el mismo que hacia 1927 convirtió a su religión a uno de los fundadores del Partido Comunista, Óscar Pérez Solís. (¿Un antecesor del padre Félix García?) Gafo, diputado por Navarra en el 34, fue efectivamente ejecutado en agosto de 1936. Hay un interesante artículo sobre él aquí:http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=1587_42_505191__asturias-padre-Gafo-sube-altaresOtro religioso interesante, que alguien ha citado aquí de pasada, es el cura (renegado) Sarroca, que se unió a los milicianos del 36. Poco más sé de él.Recuerdo de nuevo a los lectores que los documentos policiales y procesales han de leerse con prudencia y escepticismo. Son declaraciones viciadas tanto por la esperanza de salvar la vida como por el ansia que animaba a sus redactores (los investigadores policiales) de que en su informe todo “cuadrase”. Ansia común, me temo, a todos los polizontes-burócratas que en el mundo han sido.

  51. el rufián melancólico

    Disculpen lo asilvestrado de mi ortografía. Escribo hoy en un viejo y deshauciado teclado del que desaparacieron tiempo ha las impresiones de la mayoría de las letras. A lo mejor es eso lo que le pasó a Lino.

  52. el rufián melancólico

    Sobre el asesinato del Padre Gafo hay mucha literatura en Causa General. Además de aparecer en la checa de Atadell, que lo detuvo, aparece de nuevo en los legajos de Fomento, que lo asesinó.El cura Sarroca… Le abrímos juntos el primer sumario, Astrónomo. Desde entonces no lo he perdido de vista, su figura es digna de aparecer en esta galería de Fantasmas, siquiera sea por su condición de ex-capellán fanfarrón, alclholico empedernido, vorazladrón y juez implacable al servicio del Ateneo Libertario de Ventas. Recientemente he visto una fotografía suya sorprendente. Se encuentra junto al Director General de Seguridad, Manuel Muñoz y el comandante de Asalto Ricardo Burillo. El mismo del que habla Lino en esta entrada.

  53. Astrónomo

    Reproduzco un escrito crítico referente a:1) Paracuellos y Amor Nuño según Mtz. Reverte.2) Sandoval y la película “El honor de las injurias”.Fue publicado en Red Libertaria:http://www.red-libertaria.net/noticias/index.php – 32k¿LA ÚLTIMA CALUMNIA? Rafa CidTreinta años después del “caso Scala”, y con el movimiento libertario otra vez en esforzado ascenso, vuelve la termita del “calumnia que algo queda”. Cuando la deslegitimación popular del régimen constitucional surgido del 18 de Julio alcanza cotas de bochorno, y sus tribunales sofocan la clamorosa demanda ciudadana de investigar los crímenes del franquismo, surge un revisionismo con vitola de izquierda que pretende la recuperación de la memoria histórica contra un sector del bando de los vencidos que milita en la oposición social al sistema heredado. Ahora la modalidad consiste en la incriminación del anarquismo en brutales actos de terrorismo en base a un soporte documental confeccionado con sorprendentes revelaciones: en un caso un acta extraviada durante la guerra y en el otro las “confesiones” de un energúmeno asocial inducidas por sus propios torturadores. Los últimos activos de esta ya contumaz saga de sedicentes “testigos de cargo“, que no pueden ser contrariados por sus damnificados, hace tiempo desaparecidos, tienen a los escritores Martínez Reverte (Jorge) y García Alix (Carlos) como protagonistas. Uno por su banal insistencia en la teoría de la conspiración cenetista en la matanza de Paracuellos a través de El País, medio que se ha distinguido por su cerrada oposición a la constitución de una comisión de la verdad sobre la dictadura, como solicita la ONU y el Consejo de Europa. Y otro por la exitosa proyección de su largometraje “El honor de la injurias”, sobre la figura del pistolero ácrata Felipe Sandoval, también ampliamente publicitado desde el mismo púlpito periodístico. Con la intención de contextualizar estas interpretaciones históricas de parte, recuperamos dos viejos artículos sobre el primer tema y aportamos una reciente opinión sobre el segundo. 14/11/2006-Paracuellos y la CNT¿Tuvo responsabilidad la CNT en la matanza de Paracuellos? No, si nos atenemos a los hechos probados. Hechos contundentes relatados por la historiografía más solvente. Lo sostienen testimonios de primera mano de personas que reivindicaron la altruista actitud del faista Melchor Rodríguez, a la sazón director general de prisiones en el ministerio de Justicia dirigido por García Oliver. Son innumerables los relatos de gentes de la derecha, incluso fascistas de alta alcurnia, que reconocieron públicamente al ex novillero Rodríguez como el dirigente de la CNT que les salvo la vida acabar resueltamente con las terribles “sacas” o “paseos”. “Sacas” y “paseos” realizados clandestinamente por sectores estalinistas empotrados en la consejería de Orden Público de la Junta de Defensa, el organismo creado Largo Caballero para defender Madrid mientras el grueso del Gabinete se ponía a mejor recaudo en Valencia. Es más, son igualmente numerosos los testigos de cargo que aseguran que el máximo responsable de las cárceles republicanas en esa coyuntura, con las tropas franquistas a punto de romper las trincheras de la Ciudad Universitaria, se enfrentó a la turba enfurecida que clamaba venganza contra los presos fascistas por los criminales bombardeos de su aviación sobre la población civil. Esas crónicas, de parte del adversario político, hablan de un Melchor Rodríguez impidiendo pistola en mano que la avalancha humana se cebara sobre los indefensos reclusos.Hasta aquí los hechos probados. Pero ahora vienen los contrafácticos. O sea, lo que pudo ser si se interpreta en dirección de la corriente preestablecida un documento encontrado recientemente en los archivos de la CNT. Y eso precisamente es lo que sugiere Jorge Martínez Reverte, el autor del hallazgo, en un artículo publicado en el diario El País el pasado domingo 5 de noviembre bajo el título “Paracuellos, 7 de noviembre de 1936”. Porque aunque dicho texto incluía como subtítulo que “Agentes de Stalín indujeron la matanza de presos sacados de las cárceles de Madrid”, la verdadera aportación histórica al caso es la exégesis de un acta del Comité Nacional cenetista donde el anarquista Amor Nuño, responsable de Industria de Guerra en la Junta de Defensa, cita un acuerdo con los comunistas de la de Orden Público para proceder a la “ejecución inmediata, cubriendo la responsabilidad de los presos fascistas y elementos peligrosos”.Eso es lo que sostiene, con soporte documental, el historiador Martínez Reverte, un escritor y periodista metido a cronista de la guerra civil que siempre se ha caracterizado por el rigor y la profesionalidad de sus trabajos, del que personalmente tengo la mejor opinión. ¿Comunistas y anarquistas juntos como matarifes y no a la greña comme il faut? Ciertamente suena muy fuerte y contradice toda una trayectoria de teoría y práctica de la CNT y el Movimiento Libertario. Porque como recordaba precisamente la víspera en ese mismo periódico el historiador Julián Casanova (“Anarquistas en el Gobierno de la República”, El País, 4 de noviembre), fue “un anarquista de acción como García Oliver quien consolidará los tribunales populares o creará los campos de trabajo, en vez del tiro en la nuca para los presos fascistas”. Por no hablar de la proverbial aversión de los libertarios a la “pena capital”, hasta para sus peores enemigos, como quedará metaforizado en la elección de un sacerdote, Jesús Arnal, como secretario personal de Buenaventura Durruti en el frente de Aragón cuando el legendario anarquista comprendió que su “adopción” era la mejor manera de proteger al religioso.Lo que ocurre es que el artículo de referencia evita la gesta de Melchor Rodríguez y no habla de la actividad humanitaria de García Oliver al frente de la cartera de Justicia y, en ese des-contexto, cobra fuerza implicatoria la atribución del acta de la CNT/Amor Nuño dixit. Es el vértigo del fetichismo documental frente a los hechos constantes y sonantes. Que puede dar vida y sentido a actos inanimados, referidos o pensados, recreando una realidad virtual o contrafáctica, una realidad capaz de suplantar la verdad histórica. Aquí también, como en la caricatura, a veces tiran más dos tetas que dos carretas. Sobre todo, y este es el gran pero que cabría hacer al trabajo de Martínez Reverte, si al final del mismo documento del Comité Nacional de 8 de noviembre de 1936, que oficializa la macabra amalgama contra natura entre comunistas y ácratas, aparece la expresa autorización de todos los presentes para que “el compañero Melchor Rodríguez” acepte el cargo de Director de Prisiones (Jorge Martínez Reverte, La batalla de Madrid, 2005, p.581). ¿Cómo entender, pues, que se planifique fríamente una matanza de presos de esa envergadura desde el órgano que al mismo tiempo trabaja para acabar legalmente con sacas y paseos en cuanto el ministerio de Justicia consiga arrebatar las prisiones de Madrid a la consejería de Orden Público dirigida por Santiago Carrillo?Lo tortuoso de la matanza del 6 y 7 de noviembre de 1936 es que parece un enigma envuelto en un misterio, por usar el aserto de Churchill sobre la China de Mao-Tse-Tung. El misterio es que existe un acta que presume implicar a los que de hecho luego acabaron con las matanzas sin parar en riesgos ni en la incomprensión con que esa acción sería recibida en las filas comunistas que llegaron a denigrarlos como “colaboracionistas”. El enigma, que haya pruebas fehacientes que determinen la responsabilidad al más alto nivel de quienes en la Junta de Defensa debían velar por la integridad de las cárceles. Me refiero a esa piña formada por Santiago Carrillo, consejero de Orden Público; Segundo Serrano Poncela, delegado de Orden Público; Fernando Claudín, delegado del Gabinete de Prensa y Federico Melchor, delegado para las fuerzas de Seguridad, Asalto y Guardia Nacional Republicana, fieles peones todos ellos de la causa estalinista (1)Martínez Reverte resalta el pestilente rastro estalinista de aquellos asesinatos masivos perpetrados coincidiendo con la fecha del aniversario del triunfo de la Revolución Rusa en el entorno de un escogido grupo liderado por el tándem Carrillo-Claudín. Un elenco que pronto arrostraría el dudoso honor de dirigir las purgas decretadas por José Stalin contra dirigentes de primera hora del PCE como Antonio Beltrán, Heriberto Quiñones, Gabriel León Trilla, Jesús Monzón y demás “camarilla liquidacionista”. Porque Carrillo y Claudin no sólo “rehabilitaron” sus oscuras biografías para una fabricarse una posteridad heroica. Además, y posiblemente por eso mismo, tildaron de “provocadores”, “agente inglés” “colaboradores del régimen franquista” (Claudín de Quiñones y Beltrán) y “revisionistas” a sus antiguos compañeros, denunciando (Carrillo) incluso a su propio padre por “traidor” mientras proclamaba que “cada día es mayor mi amor a la Unión Soviética y al gran Stalin”. Todo ello al servicio de una causa que, en agosto del 39, cuando aún humeaban los rescoldos de la derrota republicana y la represión fascista sobre los vencidos alcazaba cotas de genocidio, pactaría con el Tercer Reich haciendo posible la invasión y el reparto de Polonia entre Hitler y Stalin y con ello el inicio de la Segunda Guerra Mundial. (1). En la órbita de ese núcleo de seguridad comunista diseñado por Santiago Carrillo en la consejería de Orden Pública de la Junta de Defensa habría que situar también a Julián Grimau, secretario de la Comisaría General Espacial de lo Criminal, y uno de los responsables directos de la represión contra el POUM que culmino en la “desaparición” de Andrés Nin el 16 de junio de 1937, en Barcelona, tras ser detenido por unos policías llegados desde Madrid (Ver Sumario Número Uno del Tribunal Especial de Espionaje y Alta Traición). Destacado resistente antifranquista y responsable del PCE en el interior, Grimau fue detenido por la policía de la dictadura en 1962 y fusilado al año siguiente tras ser sometido a continuas torturas en la Dirección General de Seguridad de Madrid. En 1989, su viuda solicitó sin éxito la anulación del juicio sin garantías que sirvió para dar apariencia jurídica a su asesinato legal.7/11/2007-“Lo de Martínez Reverte sobre Paracuellos es completamente mentira” (Gregorio Gallego)Hasta donde yo conozco, de todas las fundaciones o similares que trabajan en la difusión del pensamiento libertario, la más dinámica, prolífica, rigurosa y capaz sin duda es la Anselmo Lorenzo. Este centro, vinculado a CNT, se ha convertido por derecho propio en un lugar de referencia indispensable para cuantos deseen hallar materiales den interés sobre el movimiento anarcosindicalista, historia, experiencias, personalidades, análisis y teorizaciones. Decir Fundación Anselmo Lorenzo es nombrar hoy, sin desmerecer de cuantas otras empresas similares están en la ciclópea aventura de rescatar el acervo anarquista de la censura del mercado, a la editora que está poniendo en circulación la bibliografía, tradicional y contemporánea, más valiosa sobre el devenir y el porvenir de las “idea”.La FAL cumple una misión encomiable en condiciones adversas y fundamentalmente gracias al tesón y al cierto de sus integrantes. Por eso mismo la fundación -o quien tutele los archivos de la CNT- han contraído una responsabilidad que difícilmente podrán soslayar. Me refiero a la cuestión matanza de Paracuellos. Hace ahora algo más de un año, el diario El País publicada una doble página sobre el tema escrito por el veterano periodista e novel historiador José Martínez Reverte, en realidad una recreación para el diario de lo que sobre el caso tenía publicado en su libro La defensa de Madrid, aparecido en 2005, en vísperas del setenta aniversario de aquella heroica defensa popular que conmovió al mundo.En ese texto, Martínez Reverte hacia una revelación y refutaba lo que hasta entonces había sido una creencia, soportada por diversos testimonios, sobre la responsabilidad de aquella masacre que llevó a la ejecución arbitraria de decenas de prisioneros del bando nacional cuando las tropas de Franco amenazaban la capital.En su relato con aires de exclusiva editorial, el historiador aseguraba que, lejos de haber sido obra de allegados al consejero de Orden Público del momento, Santiago Carrillo, la brutal razzia fue organizada por Amor Nuño, un miembro de la ejecutiva CNT destacado en la primera Junta de Defensa de Madrid. Y soportaba su afirmación con un dato que parecía dar fe notarial a la revelación: el hecho constaba en un documento depositado en los archivos de la CNT (¿Fundación Anselmo Lorenzo?) al que él había tenido acceso.En el momento de aparecer el reportaje, algunos expresamos serias dudas sobre la veracidad contextual de semejante “descubrimiento”. Jesús Salgado en documentada réplica denunció su debilidad argumental al demostrar que el Amor Nuño que Martínez Reverte daba por desaparecido-muerto tras los hechos era el mismo que “resucitaba” en la crónica Nosotros los asesinos, del periodista Eduardo de Guzmán, antiguo director de Castilla Libre, órgano de la regional centro de la CNT, y en el libro del también libertario Jesús Leiva Memorias de un condenado a muerte, sobre el vía crucis de los derrotados republicanos en los campos de concentración y exterminio franquistas. Por su parte, el que estuvo escribe, también puso en cuarentena la pista Amor Nuño puesto que introducía un notable elemento de incoherencia en la saga de aquellos acontecimientos, todas vez que es notorio que fueron precisamente significados militantes anarcosindicalistas, como el ex director general de prisiones y faista Melchor Rodríguez, quienes se opusieron con más decisión a las sacas y los paseos de encarcelados.Pero el relativo éxito del libro y la difusión que esa tesis alcanzó gracias a la lanzadera ofrecida por el periódico El País, dejó el asunto en tablas, no obstante contar con opiniones de investigadores y especialistas en ese periodo de nuestra historia que recelaban de esa sobrevenida versión (ver Helen Graham, La República española en guerra 1936-1939, 2006, 492-493). Yo mismo, conocedor de la trayectoria profesional del periodista, mostré mi extrañeza de que Jorge Martínez Reverte, persona muy próxima a Fernando Claudín, no ofreciera ningún testimonio de quien, como brazo derecho en su día de Carrillo en Orden Público, debía haber sido poco menos que testigo de cargo del suceso.Chocaba también que en el libro La defensa de Madrid, apareciera la referencia a Gregorio Gallegos, viejo y destacado militante de la CNT, en el rutinario capítulo de “agradecimientos”, lo que hacia sospechar que Martínez Reverte había consultado al respecto a Gallego, que vivió en primera línea la batalla de Madrid, y que éste no había desmentido su aportación implicando a la CNT en la matanza de Paracuellos.Pero coincidiendo con el reciente fallecimiento de Gregorio Gallego, El Solidario, periódico de Solidaridad Obrera, pública en su número 13 “la última entrevista” con Gregorio gallego en donde el escritor y destacado militante libertario niega rotunda y enfáticamente la acusación hecha por Martínez Reverte contra la CNT de entonces en la figura de Amor Nuño. Aparte de referir que él personalmente ayudó a huir a José Cazorla, dirigente del PCE que sucedió a Carrillo en la JD, y que Cipriano Mera cursó órdenes para liberara a los presos antifascistas detenidos por distintos motivos (“de hecho a bastantes prisioneros se les proporcionó pasaportes para marcharse a Valencia”), responde a la pregunta sobre la relación de Nuño con Paracuellos: “Eso es mentira completamente. Yo no sé quién pudo hacer eso, pero sé que reciben una orden de traslado a Valencia para juzgarlos, porque ya estaban desapareciendo presos en las checas del PCE y claro no podía permitirse que s les quitase la vida a las personas sin juzgarlas, sin permitir que se defiendan o justifiquen sus actos. Y en este caso al llegar a Paracuellos se los cargan (…) De eso podéis decir que es mentira, que los historiadores objetivos, neutrales que investigan la verdad sabrán que ahí no estuvieron ni Amor Nuño ni la CNT, lo que nosotros pretendíamos era salvar vidas”.Las palabras póstumas de Gregorio Gallego cuando Martínez Reverte no parece haber rectificado su versión, deja pelota en el campo de la Fundación Anselmo Lorenzo (¿”los que cuidan los papeles de la CNT”?, según Martínez Reverte). Ella y quienes custodien “los archivos de la CNT” pueden ahora confirmar, matizar o desmentir la existencia de la prueba en sus archivos que aduce el historiador. No sólo se trata de una aclaración necesaria y pertinente en unos momentos en que arrecian historias escritas y visuales de macabros personajes que utilizaron la militancia anarcosindicalista como salvoconducto para perpetrar todo tipo de desmanes. Me refiero a la segada difusión en los medios del documental sobre Felipe Sandoval, vendido por El País con el título de “El verdugo anarquista” y el libro sobre “Miquel Mir, El diario de un pistolero anarquista”, igualmente publicitado por El Mundo. Es incluso una responsabilidad moral que incide directamente en esa necesaria recuperación de la memoria histórica negada. Sin miedo a la verdad. O eso, o seguir dejando que unos y otros nos cuenten cómo paso. 3/12/2008- La “confesión” del caso Sandoval“El honor de las injurias” es un documental espléndido. Magnífico. Brillante. Bien contado. Con vigor expositivo y ajustada dramatización. Un caso ejemplar, en muchos aspectos, de eficacia narrativa. De hecho, asistir a la recreación de la peripecia vital de Felipe Sandoval es un ejerció de didactismo cinematográfico. La convulsa España de los años treinta y sus luchas sociales encuentran en el largometraje de Carlos García Alix un referente de enjundia y notable factura.Pero esconde una objeción, y no es pequeña ni inocente. “El honor de la injurias” es una obra para desmemoriados, amnésicos y puede que hasta para revisionistas. Serán aquellos que olvidaron oportunamente, nunca pasaron de los titulares o se adscriben al bando del “totum revolutum”, los que más se sientan tentados por la historia del “asesino de sí mismo”. El tobogán de secuencias de un Sandoval hijo del arroyo metido a vengador social, atracador de la clase obrera, expropiador de ricachones, activista anarquista y miembro de los grupos de defensa confederal de la CNT, ejemplarmente arropadas por documentos e imágenes rescatadas de la incuria de los archivos, es contundente. Y lejos de mostrar “un caso”, el “caso Sandoval”, pretende convertirse en el paradigma de la funesta manía de la rebelión. Así, el revolucionario Sandoval, aunque quede claro a lo largo del relato que jamás robó para su propio beneficio sino para ayudar a los obreros presos, financiar a la prensa proletaria o combatir a la patronal y sus sicarios, aparece como un cruce entre Luis Candelas y Charles Manson. Un rostro digno del escalpelo de Lombroso ayuda a esa categorización. En la pantalla el personaje devora a la persona.Prueba de que no existe el “caso Sandoval” aislado sino retroalimentado son esos elocuentes planos del que fuera ministro de por la CNT en la II República, Juan García Oliver, reclamado la paternidad del terrorismo obrero ante el féretro de Buenaventura Durruti, otro que como Sandoval y él mismo llevaron la acción directa hasta la expropiación de los explotadores. Un ignorante bienintencionado, un amnésico o un revisionista pueden deducir con todo lujo de detalles que gentes como ellos, que no escaseaban en aquel dramático crisol social, eran una cuadrilla de auténticos mafiosos. El diario El País, adelantado en la oposición al proceso de recuperación de memoria histórica (“de “ajustes de cuentas” lo ha calificado Javier Pradera), dedicó dos páginas en días y secciones distintas a la película remarcando ese perfil gansteril del biografiado.Porque, parco a la hora de contextualizar el momento concreto (se dice que la CNT tenía 200.000 afiliados en 1930 pero no se cuenta que pasaba del millón al comienzo de la guerra y era la principal fuerza obrera) y las circunstancias exactas (se relaciona la llegada de Carrillo a la Junta de Defensa como el restablecimiento del orden obviando cualquier referencia a la matanza de Paracuellos cometida bajo su directa responsabilidad y que una parte de la Checa de Fomento donde actuaba Sandoval paso a depender del consejero de Orden Público ), la brutal singladura de Felipe Sandoval queda despojada de cualquier marco histórico por empacho de microcrímenes. Sandoval sería así, como ha reconocido su director, el verdugo que toda revolución necesita. ¿Violencia gratuita? ¿Patología asocial? Lo que está claro es que resulta difícilmente defendible (aquí aparece el revanchismo revisionista) una organización, por muy libertaria que se proclame, que encumbra a semejantes personajes.Eso es lo que chirría en “En el honor de al injurias”. Sobre todo si los máximos exponentes públicos de la CNT que por allí desfilan sólo actúan en su minuto de gloria como pistoleros y matones. Nos referimos a la irreparable elipsis de García Oliver como anarquista humanitario en la cartera de Justicia acabando con las sacas, paseos y sentencias extrajudiciales a través de su director general de prisiones, el miembro de la FAI Melchor Rodríguez. El hombre que pistola en mano impidió que se repitieran otros Paracuellos en proyecto. El revolucionario anarquista que solía proclamar: “Por las ideas se puede morir, nunca matar”.“El honor de la injurias” es un magnífico trhiller político de una etapa crucial a través de un mal ejemplo. Lástima que derrape en los detalles-clave. Como dice el escritor cenetista Eduardo de Guzmán en el prólogo de su libro “Nosotros los asesinos”, ese guión oculto de la película “El honor de las injurias” al que el metraje debe monólogos enteros:”Mil veces nos llamaron criminales, y aunque nuestra conciencia rechazaba como terriblemente injusta la palabra ofensiva, acaso lo fuéramos realmente por haber recurrido también a la violencia cuando siempre habíamos abominado de ella”.La verdad del caso Sandoval es un daguerrotipo de frente y de perfil de un “asesino de sí mismo”, la confesión de un burócrata de la represión “hábilmente” interrogado por la policía de la dictadura. Pero sólo eso. Lo demás son dobles y deshonestas intenciones.

  54. Mercutio

    No he acabado de entender la valoración moral que asigna la Conferencia No Episcopal a ‘El honor de Las Injurias’. Al final, ¿es 3-R, o 4?

  55. Astrónomo

    A mí me parece que que la calificación moral es del orden de “toíto te lo consiento menos faltarle a mi mare”.

  56. el rufián melancólico

    Tiempo habrá en la entrega dedicada a Paracuellos y Amor Nuño de poner los puntos sobre las ies a tanto disparate. Si Sandoval fue un “energúmeno social” entonces la CNT estuvo muy bien surtida en cantidad y calidad de tales elementos. Que triste su memoria libertaria, Sandoval, Antonio Ramis, Victoriano Buitrago, Antonio Rodriguez Sanz, Victoriano Negro, Manuel Rascón, Pablo González Cubillo, Antonio Prieto, Antonio Hurtado Fajardo…. todos con sangre hasta las cejas, ayer héroes y hoy… energumenos. Las aseveraciones sobre García Oliver y sus ternuras hacia “los presos fascistas” al igual que la mayoría de las que se deslizan sobre otros personajes de primer orden son rotundamente falsas. Otro ejemplo más de una historia falsificada y cortada a la medida de los mitos de la CNT.

  57. Anonymous

    De Gregorio Gallego“lo que nosotros pretendíamos era salvar vidas”¡ja, ja, ja, ja,!¡Que cara más dura!

  58. Anonymous

    “Uno que pasaba por aquí”:Muy interesante todo todo lo publicado hasta el momento, pero no acabo de vez la relación entre el contenido y el titulo: ¿Dónde está ña relación entre Atadell, Paracuellos y Amor Nuño? Hasta ahora no ha habido ni un sólo dato sobre Amor Nuño (con excepción de lo dicho por G. Gallego) y el número de comentarios sobrepasa el centenar en esta serie.

  59. ángel lópez

    Suscribo y abundo en el último comentario , yo también pasaba por aquí tratando de entender de dónde había salido la pútrida bilis que sobre Amor Nuño esputa Martinez Reverte, en la que algunos se relamen.. La lástima es que tuve que escrutar entre ese centenar de intervenciones anteriores, que por cierto se meriendan entre cuatro o cinco, por dónde andaría la figura de Nuño. Llegué a pensar si sería una fantasmada el título de la entrada entre tanta sábana que se agita para menear fantasmas que nos aten aterrorizados a un sentimiento de culpa por la sangre cainita aún por exorcizar.
    “Nosotros somos quien somos,
    basta de historia y de cuentos
    ¡allá los muertos! que entierren
    como dios manda a sus muertos.
    No me preocupa Amor Nuño. Sí que, en base a trampantojos sobre su proceder, se pretenda sepultar sobre esputos biliosos y la agitación del sempiterno sambenito terrorista el atractivo que la Idea despierta sobre las generaciones que hoy dan vida al cenetismo, dispuestas a tomar la calle y pasearse a cuerpo y demostrar que, pues vivimos, somos algo nuevo.

Los comentarios están cerrados.