La biblioteca fantasma

  1. Onagrillo

    Estimado Bremaneur:

    Hace un par de meses que me he topado con esta fabulosa Biblioteca Fantasma, cuyas páginas recorro diariamente con creciente y admirado interés y deseo agradecer a vd y a sus colaboradores (Rufián, Sexto, Astrónomo, etc) el esfuerzo que hacen al poner a disposición de las gentes, gratis et amore, este enorme caudal de conocimientos.

    Dicho esto, quería hacerle un par de comentarios, no sin antes disculparme por ser algo que no encaja en esta entrada, pero tratándose de unos temas que se han tocado hace algunos años, no sabía bien dónde colocarlos.

    Comienzo, pues:

    1) A tenor del título “El eco de los pasos”, de Juan García Oliver, llamo la atención sobre algo que tal vez haya pasado desapercibido:

    “Un escalón. Otro. Varios escalones. La gran puerta con pesados cuarterones de madera. Humedad y eco. Paso delante del ascensor y comienzo a subir por las escaleras. Humedad y el eco de mis pasos.”

    Pag.365 (“Mi fe se perdió en Moscú”, de Castro Delgado)

    “Oigo el ruido de la puerta al cerrarse detrás de mí. Comienzo a caminar. Desde la entrada del jardín, el miliciano me mira. Al lado del miliciano, un hombre de paisano me mira también. Continúo mi camino… Detrás de mí unos pasos que parecen el eco de mis pasos.”

    Pag.402 (“Mi fe se perdió en Moscú”)

    “De haber tenido el valor de romper el embrujo de aquella mística salvaje
    y de mirarse muy adentro, hubiera visto su alma acurrucada y triste,
    con ganas de llorar como sólo las almas saben hacerlo. Pero él no sabía
    bien lo que era la libertad. Y estaba demasiado entusiasmado para darse
    cuenta de que había comenzado a caminar arrastrando unas cadenas que no
    hacían ruido, pero que habían encadenado su corazón y su pensamiento.
    Siguió cantando acompañado del eco de sus pasos.”

    Pag.65 (“Hombres made in Moscú”)

    ¿Conocía García Oliver la obra de Castro Delgado? ¿Mera coincidencia?

    Aparte de esto ¿Hay alguna noticia sobre la tercera parte de la trilogía de Castro, la que llevaría por título “La penitencia de los apóstatas”?

    y 2) Sobre los datos que la BF da acerca de Antonio Verardini, pego un enlace que he encontrado y que da una información (no he podido contrastarla), que es, cuando menos, sorprendente.

    http://es.paperblog.com/lupe-sino-se-caso-en-1937-en-madrid-con-antonio-verardini-jefe-del-estado-mayor-del-iv-ejercito-de-cipriano-mera-1529558/

    Bremaneur, reitero mis disculpas y mi gratitud.
    Saludos

  2. Onagrillo, muchísimas gracias a usted. Esta biblioteca es un sindiós, así que puede comentar donde le plaza, sobre lo que quiera y cuando le venga en gana.
    Gracias de nuevo, esta vez por traer esos textos de Castro Delgado. Seguramente Oliver conocía los libros de Castro. Causaron cierto revuelo en México. Me atrae mucho esa vida de exiliados en México, una ciudad que los tenía a todos y que venía a ser como una caja llena de soldaditos de plomo movida por un niño. ¿Se encontrarían, no se encontrarían? ¿Nelken y Aub, Castro y García Oliver, tantos y tantos?
    Sobre “La penitencia de los apóstatas” no hay noticias, excepto la de que un “espabilao” trató de hacerme creer que la tenía en su poder. Ya se hablará de ello.
    Lo de Verardini es toda una golosina.

Los comentarios están cerrados.