La biblioteca fantasma

Lo inevitable

Si pulsan sobre la imagen podrán leer el capítulo dedicado a las matanzas y masacres en la retaguardia madrileña. El tono está muy acorde al marco hagiográfico del general Miaja, motivo principal del libro. Es lo natural, siendo escrito por su secretario, protagonista también de aquellas horas tan difíciles. Lo que no me cuadra es que hoy en día siga siendo este tono el que impera en algunos trabajos historiográficos que tratan de la Junta de Defensa. El prólogo del libro, por cierto, es de nuestra querida Camarada Amor: Margarita Nelken.

  1. Pingback: El maestro Chaves no estuvo allí

  2. Blas

    Cuando Félix Schlayer visitó a Alvarez del Bayo, en su despacho oficial, para denunciar los crímenes que presenciaba en el exterior de Madrid, la faz del republicano denotaba satisfacción, regodeo con lo que le contaba el inocente denunciante…

Los comentarios están cerrados.