La biblioteca fantasma

Notas para la biografía de un fantasma (III)

Balance

He llegado,
vacía la bolsa de cobres y esperanzas.
Cansado.

Y he preguntado a todos… por mi soñar.
“¿España?”
Les he dado la espalda y comenzado a andar.

Y ya, prisionero en mi propia casa,
donde ni la soledad sabría medir mi soledad,
solo con mis perros y mi alma,
solo con los años y el penar,

he abierto los ojos más que nunca
y me he mirado a un espejo:
una cabeza triste y blanca
y a continuación, un viejo.

Ni España ni hijos tengo.
De lo que es todo bien poco.
Y sin poder vivir como un cuerdo.
Y sin saber vivir como un loco.

  1. Rufián melancólico

    Grande Bremaneur. Desvelar a Castro poeta es sobresaliente. A sus pies.

  2. Astrónomo

    Pues sí que perpetraban versos -que no poesías- los políticos españoles del pasado siglo.

  3. No sé, Astrónomo, soy de los que rima “pato” con “gato”. Pero veo que los versos de Castro se corresponden de alguna manera con su prosa. Por decirlo a las bravas, son un turbión férvido y mucho de rabia y dolor. Me gustan.

  4. Rufián melancólico

    A mi también me gusta la poesía de Castro, y más sabiendo lo que hay al fondo.
    Otra. La alianza que permitió mover voluntades de alto calibre para la salida de Castro:
    Eitingon, Caridad Mercadé y Carmen Bafrau. Estas dos últimas agentes del KGB al servicio de Eitingon y enemigas íntimas de Dolores.

    Estoy recopilando una suite fotográfica de Castro. En breve podrán verla.

  5. Rufián melancólico

    Releo a Tagüeña y son numerosas las perlas que iluminan la deriva moscovita de los apóstatas. Vuelvo a encontrar al inefable Valentín Hernández.

    “Por fin Jesús Hernández consiguió que admitieran en el batallón del NKVD a todos los españoles que estaban pasando calamidades. No se iba a hacer distinción entre sanos y enfermos. Así, estos últimos podían recibir atención médica y tenían más posibilidades de sobrevivir. Fue una especie de movilización general, para aligerar cargas a los colectivos y de la que se excluyó sólo a ciertos elementos como “El Campesino”. Este había sido evacuado a Kokand y se decía que era una de las figuras del hampa local y del mercado negro. Pero también se aseguraba que cuando los otros españoles acudían a él, los ayudaba a resolver sus problemas.”

    Manuel Tagüeña Lacorte
    Entre dos guerras
    Ediciones Oasis
    México 1973

  6. Rufián melancólico

    “La delegación del partido Comunista Español se estableció cerca del hotel Lux, en un edificio negro que oficialmente era el instituto Marx, Engels, Lenin, Stalin. Más tarde abrieron otra oficina cerca de la plaza de Arbat para tratar los asuntos con la masa de los afiliados.

    En las alturas seguía la lucha por el puesto de Secretario General. Casi todos los comunistas españoles refugiados en Rusia, estaban con Jesús Hernández, porque era el que había tratado de resolver sus problemas y se sabía era partidario de que salieran de la Unión Soviética la mayoría de nuestros compatriotas.

    En cambio eran muy pocos los que estaban incondicionalmente con Dolores Ibárruri. Aparte, naturalmente, de Francisco Antón, contaba con su secretaria Irene Falcón e Ignacio Gallego, al que había llevado a trabajar con ella a la delegación. La perdida de su hijo Rubén había sido para ella un golpe muy duro que la encerró aún más en si misma.

    Aislada de la mayoría de los militantes, tuvo que sufrir mucho al verse desplazada, cuando parecía su herencia segura, por haber sido nombrada por Stalin al lado de José Díaz como dirigente de “temple bolchevique”. Además cometió el error de creer que las quejas de los españoles sobre la situación general eran exageradas y utilizadas por Jesús Hernández para crearse popularidad.

    Los españoles de más categoría política asistían todas las noches a las tertulias en el domicilio de Jesús Hernández, en el Lux. Este era considerado el vencedor indiscutible y todos querían hacerse notar a su lado para asegurar sus ambiciones. Líster y Modesto iban con frecuencia, pero yo no, a pesar de que a veces iba al Lux a visitar a Enrique Castro y Esperanza.”

    Manuel Tagüeña Lacorte
    Testimonio de dos guerras

  7. Astrónomo

    Rufián, Bremaneur, tendrían que contarnos de dónde han salido estos versos de Castro Delgado y ofrecernos alguna muestra más.

  8. Mercutio

    Me gusta este blog, pero como casi nunca tengo nada que decir me queda a menudo la sensación de ser un moroso, un mirón y un jeta en un sitio en el que los demás participan y aportan.

    Así que, de vez en cuando, encuentro por ahí alguna curiosidad y la dejo en el suelo, como esos gatos domésticos que cazan un ratón o un pájaro y se lo llevan a sus amos, poniéndoles la cocina perdida.

    Un abrazo.

    Cabaret Berlin 1919-1933: Die Wilde Bühne

    http://www.veoh.com/browse/videos/category/educational_and_howto/watch/v20167049EZExQtMB

  9. Sexto Empírico

    Mercutio,

    Estupendo video. Gracias.

    Los dos últimos versos de vastro son mágnificos enmi opinión.

  10. Mercutio, gracias por el vídeo. Un día tengo que dedicarme a todos los libros que leí sobre el Berlín canalla. Les di un buen repaso cuando escribí sobre ello en Aly Herscovitz.

Los comentarios están cerrados.