La biblioteca fantasma

Rüdiger y la ASY Verlag

[Rüdiger, Helmut]. Was sind die CNT und die FAI? Hrsg. von der Gruppe DAS.
Barcelona: ASY Verlag, 1936. 47 p.

 

Noviembre de 1936. La ASY Verlag ha terminado de editar su primer panfleto en Barcelona: Was sind die CNT und die FAI? Durruti muere en Madrid ese mismo mes, y el Gruppe DAS le dedica las primeras páginas de la publicación, con retrato incluido. Was sind die CNT und die FAI? (¿Qué son la CNT y la FAI?) es una versión revisada y aumentada de un texto publicado por Helmut Rüdiger el 16 de septiembre de 1936 en el boletín alemán de la CNT-FAI, de la que era editor. En esos primeros meses de la guerra, la ASY Verlag tenía sus oficinas en el número 18 de la calle Aribau. Poco después se trasladarían al paseo Pi i Margall (hoy Paseo de Gracia); la redacción del boletín estaba situada en los números 32-34 de la Vía Layetana, la cual cambiaría el nombre por Vía Durruti tras la muerte de éste. El texto se tradujo al francés y al holandés, y según se dice en sus páginas, estaban en preparación las traducciones al polaco, italiano y búlgaro. Al sonido de los disparos y las ejecuciones se uniría, pues, el del repiqueteo de las máquinas de escribir. Los forzados autores y traductores luchaban en su propio frente propagandístico.

 

Recibo de alquiler de un piso de la Vía Durruti, antes y después Vía Layetana.

 

Rüdiger resume el origen y la historia de la CNT-FAI, explica sus objetivos y sus métodos y sostiene que fue la única agrupación que propuso una política revolucionaria hasta 1933, por lo que cabe adjudicarle el éxito del enfrentamiento contra los golpistas. Critica a Ángel Pestaña y su tendencia reformista o moderada, aprueba la participación de la CNT en las elecciones de febrero del 36, y se centra especialmente en la posición cenetista una vez iniciada la guerra civil: la lucha contra el fascismo no busca crear una nueva dictadura, sino alcanzar el federalismo y el socialismo libertario. Habla del pacto de la CNT y la UGT en Cataluña, de las colectivizaciones, de la reforma agraria de Vicente Uribe; contrapone con entusiasmo el éxito del anarquismo español al fracaso del anarquismo alemán, excesivamente enredado en una burocracia centralista y alejada de las prácticas socialistas, por lo que capituló ante el fascismo sin ofrecer lucha alguna. Finalmente, alaba a los anarquistas catalanes, con quienes ha compartido setenta y cinco días en el frente, y ensalza su heroísmo y determinación ante el enemigo. Para Rüdiger, el destino de España está en manos de los catalanes. “Nada de reglas burocráticas, sino libre asociación de hombres libres… humanismo libertario, ésa es la esencia del anarquismo catalán, tan entusiasta como culturalmente capacitado”. Recuerda la editorial que crearon en París Durruti, Ascaso, Jover y Oliver, y enfatiza su tono apasionado para decir que, al mismo tiempo, estaban perseguidos en Cataluña acusados de ser unos bandidos. Termina por hablar de Durruti y criticar la semblanza que de él hizo un periódico alemán: le llamó “Gewerkschaftsführer” (guía sindical), una palabra que, según Rüdiger, lleva asociadas unas connotaciones que nada tienen que ver con la verdad de la CNT. Durruti, el héroe del pueblo, trabajaba en la fábrica cuando no estaba en la cárcel, y a la fábrica habrá de volver cuando termine la guerra. Murió antes, y el Gruppe DAS no terminó de perfilar estas palabras de Rüdiger antes de publicar el libro.

 

 

La publicación, que se vendía por cincuenta céntimos o un franco, es sobria, y su único ornato es la fotografía de Durruti. La cubierta reproduce un cartel de Fontseré y la contracubierta un texto de Bakunin sobre la revolución. Estos alemanes no daban concesiones al arte en su labor propagandística. Disciplina divulgativa, afán revolucionario, y trabajo constante. El afán diario al servicio de un objetivo final que morirá pocos meses después, y no precisamente a manos de los fascistas.

  1. Brazil

    Está Usted que se sale, Bremaneur.

    Por cierto, que esta noche he cenado con una gran admiradora suya. Saludos y recuerdos de su parte.

  2. Pingback: La tragedia de España « La biblioteca fantasma

Los comentarios están cerrados.