La biblioteca fantasma

Guerra y revolución

El sábado el periodista Arcadi Espada enlazó en su blog a un artículo de Julio Camba. En él, Camba habla de la diferencia sustancial que hay entre el ejército nacional y el ejército republicano. El primero hace la guerra, y por lo tanto es disciplinado, preciso y eficaz; el segundo, por su parte, hace la revolución, que viene a ser una mancebía donde cada uno hace lo que le viene en gana, normalmente asesinar curas y comer jamón. Podríamos hablar de que los falangistas también querían hacer una revolución y que se hincharon a matar y a comer jamón, y podríamos hablar de los esfuerzos de algunos mandos del ejército de la República por instaurar una jerarquía y una disciplina (cosa que sí lograron los comunistas con su Quinto Regimiento, por ejemplo), contradiciendo así lo dicho por el periodista gallego, pero ojo con Camba, como dijo el mismo Espada en su día.

En fin, que la discusión daría para mucho y podríamos resucitar algunos libros que demostraran una cosa u otra. Pero si traigo aquí el artículo de Camba es porque ha coincidido con una fotografía encontrada en un libro que estoy leyendo ahora.

Me ha llamado la atención encontrar a Ignacio Agustí en ella. ¡El director de Destino, castigado con el pelo rapado por haberse retrasado! De Ignacio Agustí y de sus memorias tendremos que hablar un día en esta biblioteca.

  1. A D. Ignasi no se lo tendremos en cuenta, un retraso lo tiene cualquiera.

    Para llegar a Agustí siempre habremos de pasar por Ridruejo.

    En esta otra ya le había crecido el pelo.

    Salud.

  2. La guerra civil está plagada de tópicos, y la jerarquía, y consiguiente disciplina, es uno de ellos. No sé quién patentó este tópico, pero creo que es de una historiografía que ideológicamente poco tiene que ver con Camba.

  3. Luis E. Parés

    ¿Parés? ¿quién es ese Parés que también se retrasó? ¿Quizá era el hermano carlista de mi bisabuelo?

Los comentarios están cerrados.