La biblioteca fantasma

Figuras delincuentes

Internet está lleno de breves joyas literarias, entendido el adjetivo en su sentido más amplio. Comentarios brillantes en blogs, noticias y páginas varias, se ocultan entre sacos y volquetes de charlatanería y lugares comunes expresados con la mayor de las simplezas. Habremos de lamentar su olvido, como papeles volanderos que son. Prendo mi admiración a dos personas excepcionales, autoras ambas de este tipo de literatura de cordel del nuevo siglo: Juan José R. Calaza, de quien tendré tiempo de hablar aquí, y el Marqués de Cubaslibres, impulsor de esta bitácora. Éste cinceló el otro día una de sus destacadas piezas breves en internet. Su título, Telúrica saña; su espíritu, impetuoso y homérico, tal como el borrachín de El hombre tranquilo motejaba el de John Wayne. Las mujeres, la ópera, los toros, la ciencia, el ser humano, el arte y la literatura conforman la obra del Marqués. Didáctica y contundente gracias a su brevedad y a la inteligencia con que se construye, nunca está exenta de humor. Esta última me llamó especialmente la atención por varias razones. En parte, porque remitía a una zona especialmente querida por mí, como es la ribera riojana y sus lindes navarras. También porque me recordó a Baroja y sus mordaces comentarios sobre los ribereños y su acento atroz, que siempre me hicieron tanta gracia. Y muy especialmente porque parecía espigada su enseñanza de uno de los capítulos de un librito que da lustre a mi biblioteca. Su autor, Constancio Bernaldo de Quirós, ya ha asomado anteriormente por aquí. La guerra civil truncó su carrera profesional en España. Emigró a la República Dominicana, Cuba y México, donde murió en 1959. El título es Figuras delincuentes, y es una obra miscelánea sobre asuntos de criminalística y antropología relacionados con España. El capítulo es “Reliquia ibera: raza y crimen en España”. Compárenlos y disfruten.

Telúrica saña, por el Marqués de Cubaslibres

  1. el rufián melancólico

    Intento montar una réplica a "Las bagatelas" del Marqués, a su sedicioso discurso Anti-Picasso y a las osadas licencias que de lo sacro y lo profano se permite.
    No es este asunto baladí. Además, el Marqués persevera en su saña telúrica cuando desliza maledicencias infundadas sobre el españolismo de Picasso. Ecos del viejo régimen.
    El lunes a las cinco armaré mi tizona en estos salones.

  2. el rufián melancólico

    SUERTES DEL TOREO DE SALÓN.
    Epifanía: El suceso místico que nos da a conocer lo sagrado, la visión del rostro de Dios.

  3. el rufián melancólico

    Marqués. Lo de Zubiri y la esencia sintiente es una chicuelina que humilla mi entendimiento. Aún así, Picasso es el más religioso de todos, más que Zubiri, donde va a parar. Pero el credo de Picasso es el paganismo, la gran religión que exterminó el Cristo.
    Picasso no es fúnebre, es solar, y sin embargo sus calaveras esculpidas en piedra en los mismos años en que los alemanes usurparon París, pertenecen a lo más grande del arte funerario del siglo XX .

    Picasso tuvo una infancia sacudida por convulsiones cristianas. Están en sus cuadros de "ciencia y caridad" y laten aún con fuerza en toda su época azul. En la Barcelona noucentista leyó "Mas allá del bien y del mal". Entonces se dejó un buen bigote y ya no tuvo dudas.

    Otorgar a Pepe Illo credencial de patriota y negársela a Picasso es acusar a éste de afrancesado, y no diré de maricón, porque Picasso dejo bien alto la fama de su estoque con las "damoiselles".

  4. El Sablista Escapista

    Rufián, mi visión de Picasso está preñada de infundios que manejo a mi antojo. No pretendo que mi escrito contenga verdad (tampoco el aquí presente), me basta con crear duda entre sus creyentes. Otro si digo y reafirmo, el malaguita no era un buen aficionado.

Los comentarios están cerrados.