La biblioteca fantasma

Un Comentario

  1. el rufián melancólico

    Lo mejor que se puede hacer con la escombrera es saldarla cuanto antes. A ello me aplico. No voy a guardar nada, ni siquiera los libros, que tanto me han enloquecido y que ahora sufrirán una purga severa. No lo dude, muy pocos se salvaran de la almoneda. No tendré piedad.
    De los cuadros, fotografías y otros cachivaches ni le cuento. Tengo ya cita concertada con dos traperos, pero no se alarme, conociendo sus gustos le reservaré alguna cosa.
    Que gusto da soltar lastre.

Los comentarios están cerrados.