La biblioteca fantasma

Mala fe

En todos los oficios rechinan los sables cuando las mezquindades humanas -la envidia, el anhelo de poder, el rencor, los complejos o las frustraciones- se imponen sobre el sentido común y la concordia. Sorprende que sea el ejercicio de la tecla y de la pluma, el de escritores y periodistas, uno de los más proclives a crearse enemigos acérrimos y recalcitrantes. Esta semana se ha podido comprobar, una vez más, en algunas entrevistas que ha concedido el escritor Andrés Trapiello con motivo de la publicación inminente de su última novela, Los confines. Sólo por ese título tan bello los navajeros podrían olvidarse de desempaquetar su rabia testicular y de lanzarla contra uno de los mejores escritores contemporáneos que ha dado este país. Vana esperanza.
El diario Público reprodujo una entrevista a Andrés Trapiello. Las respuestas de éste fueron mutiladas y tergiversadas. El escritor envió una carta al periódico explicando cuáles fueron realmente sus palabras y quejándose de la patraña creada por el entrevistador. Afortunadamente, otros diarios se han hecho eco de lo que realmente dijo Trapiello y podemos tener acceso a la verdad, sin las manipulaciones torticeras que han de aprovechar quienes, podridos por la envidia y el rencor, no dudan en esparcir calumnias e imposturas con las que ocultar su propia mezquindad y disfrazar sus propios fracasos.

La entrevista falsa en el diario Público.
La carta de Andrés Trapiello.
La entrevista en el diario Hoy.

  1. Henry de Monfreid

    Supe de Trapiello por los comentarios que de él se escribían en el NJ del blog de Arcadi Espada, en especial, por ciertos post que destilaban una inquina fuera de lo normal, como nunca he visto contra el escritor. Desde entonces Trapiello ganó un agradecido lector, y mucha simpatía por mi parte.

    Un saludo Bremaneur.

  2. Fuimos un grupo vigués

    Excelente documento, Bremaneur. De T. tuve las primeras noticias en la T., un acogedor lugar de la villa de T,. mientras me zampaba una ración gloriosa de prueba extremeña. Mucho ha llovido desde entonces y hoy T. es, para dolor de muchos, un escritor consagrado que ha superado con notable las más rastreras críticas y falsos abrazos que ni los de un luchador de sumo, y la T. sigue siendo un magnífico restaurante repleto de fotografías de gente famosa, o famosilla, tal que deportistas, políticos y artistas. Un abrazo, Bremaneur.

  3. el rufián melancólico

    Lo de Andrés Trapiello y las inquinas que desata es un clásico que siempre vuelve.
    Salto de rama: la crítica de la novela en el Babelia me parece… lamentable.

  4. el rufián melancólico

    La entrevista que acompaña la crítica también es vulgar. Que nivel Maribel.

Los comentarios están cerrados.