La biblioteca fantasma

Tres semblanzas de Pascual Pla y Beltrán

Pla y Beltrán. Hogueras en el sur: (poemas campesinos)
Valencia: Ediciones de la UEAP, 1935.

Para entretener la espera y mientras se prepara la siguiente serie propuesta por El Rufián Melancólico sobre García Atadell, Paracuellos y Amor Nuño, ofrecemos en este espacio tres semblanzas del poeta comunista Pla y Beltrán. La primera puede encontrarse en el Diccionario de las vanguardias de Juan Manuel Bonet. Se trata de una introducción tan breve como completa a la vida y la obra de este poeta jorobado por el trabajo fabril, pastor en su infancia y analfabeto en su juventud, que se labró su biografía a golpe de voluntad y de rabia. La segunda semblanza es de carácter autobiográfico y se publicó originariamente en Moscú en 1934. Un año después encabezaría, como prólogo, su librito -trece por nueve- Hogueras en el sur, un poemario con ilustraciones de Francisco Carreño Prieto. La última semblanza es, curiosamente, la primera que leí sobre Pla y Beltrán y que me llevó a comprar Hogueras en el sur en una librería de Trujillo. Pertenece al prólogo que Gonzalo Torrente Ballester escribió para su obra completa, que lamentablemente quedó reducida a un primer volumen, sin continuidad hasta ahora.

■ ■ ■

Pla y Beltrán, Pascual (Ibi, Alicante, 1908-Caracas, 1961). Poeta que pasó parte de su adolescencia en Alcoy, donde fue obrero textil –un duro trabajo que lo dejó jorobado- y en cuya prensa publicó sus primeros versos. Desarrolló la mayor parte de su carrera literaria en Valencia, y en castellano. Irrumpió con un libro modernista, La cruz de los crisantemos (Alcoy, 1929), con prólogo de José Alcina Navarrete. Su siguiente entrega, Huso de eternidad (Alcoy, Renovación, 1930), con dos poemas de Miguel Alejandro, retrato por Renau y cubierta por “Juanino” (Juan Renau), debe adscribirse, pese a ciertas reminiscencias modernistas, a la órbita del 27, siendo destacables composiciones como “Romance de palmera a orillas del río”, “Canción ingenua del limonero”, “Romance en el bulevar de los noctámbulos” y “Marinero músico”. En 1931, año en que fundó Murta junto con Duyos y Ramón Descalzo Faraldo, ingresó en la Juventud Comunista. Al año siguiente pasó una temporada en la cárcel. Ya plenamente incorporado al PCE y a la UEAP –también firmó el manifiesto de la Asociación de Amigos de Nuestro Cinema-, practicó una poesía social de un radicalismo extremo, en sus libros Narja, Poemas proletarios (Valencia, Pascual Quiles, 1932) –considerado por Enrique Montero como “el primer libro de poesía comprometida proletaria publicado en España)-, Epopeyas de sangre, 7 poemas revolucionarios (Valencia, UEAP, 1933) –con cubierta de Renau- Hogueras en el sur (Poemas campesinos) (Valencia, UEAP, 1935) –precedido de un prólogo autobiográfico-, Voz de la tierra (Poema en rebelión) (Valencia, 1935) –inspirado en la Revolución de Asturias- y Camarada (Poema del amor y de la angustia) (Valencia, UEAP, 1935) –con cubierta de Juan Renau-. De él ha dicho Víctor Fuentes que “de procedencia obrera, es nuestro auténtico representante de la poesía proletaria o bolchevique”. Él mismo, que solía firmar simplemente “Pla y Beltrán”, calificaba entonces sus poemas de “gritos”. Tradujo, en Isla, y en colaboración con David Vigodsky, a Velimir Khlebnikov. En los dos últimos libros citados, sin embargo, se advierte un mayor cuidado formal, y una decantación neo-romántica. También cultivó el teatro: Seisdedos, Tragedia campesina (Valencia, UEAP, 1934). Noreste proyectaba publicarle un libro; su director, Seral, le dedicó uno de sus Poemas del amor violento (1933). Durante la guerra civil, incorporado a la Alianza de Intelectuales Antifascistas, publicó diversas obras –entre ellas Poesía revolucionaria (Antología: 1932-1936) (Valencia, Nueva Cultura, 1936) y Uno de blindados (Valencia, Alianza de Intelectuales para la Defensa de la Cultura, 1938)- y colaboró en Hora de España –donde escribió sobre el compositor mexicano Silvestre Revueltas- y El Mono Azul; en 1937 viajó a la URSS –que le inspiró el poema “Salud Moscú”- y a Finlandia, Suecia, Dinamarca y Francia; Carlos Palacio y Lan Adomian pusieron música a poemas suyos. Al término de la contienda pasó siete años en la cárcel. Tras ser liberado publicó, bajo el seudónimo “Pablo Herrera”, dos libros: uno de versos, Poesía (Valencia, Cosmos, 1947), en el que, según Max Aub, “hay que buscar lo mejor suyo”, y otro de cuentos, Cuando mi tío me enseñaba a volar (Valencia, Cosmos, 1948), con ilustraciones de Carreño, Genaro Lahuerta, Monleón, Pedro Sánchez y otros artistas. Encontramos su firma en las revistas de los años cincuenta, como la alicantina Bernia. En 1955 marchó a Santo Domingo, de donde posteriormente pasó a Venezuela, país del que adoptó la nacionalidad, y en cuya Biblioteca Nacional trabajó. Manuel Aznar Soler ha seleccionado y prologado una Antología poética (1930-1961) (Valencia, Ayuntamiento, 1985) de su obra. También existe una antología de Escritos de Pla y Beltrán (Caracas, Academia Nacional de la Historia, 1987), seleccionada y prologada por José Manuel Castañón, y que recoge sus textos venezolanos. Antonio Gracia le ha dedicado una monografía, Pascual Pla y Beltrán, vida y obra (Alicante, Instituto de Estudios Alicantinos, 1984).

■ ■ ■

Noticia autobiográfica

Nací en la villa de Ibi, provincia de Alicante, el once de noviembre de 1908. Hijo de un jornalero y una lavandera. Mi infancia fue desarraigada y zigzagueante. A los seis años, siendo yo el mayor, tenía que cuidar de mis tres hermanitas. El hogar de mis padres era muy humilde. Faltaba el pan. Emigré al campo. De los siete a los nueve fui pastor de ovejas. Este fué el tiempo más feliz de mi vida. Bebí en su luz pura el sol y el agua de los arroyos.

Hubo un accidente entre mis padres. Se separaron. Mis hermanitas y yo seguimos el rumbo de mi madre. Esto hizo que abandonara el campo y entrara de aprendiz de molinero. Después nos trasladamos a Alcoy. Estuve en una casa de bicicletas hasta llegar al oficio que más profundamente tenía que ensombrecer mi vida. Fui hilador mecánico. Durante ocho años las filaturas alcoyanas aplastaron mi corazón y mi cerebro. Mi columna vertebral se dobló en un tres arbitrario que me estigmatiza la existencia.

Tuve tiempos de lucha. La línea de mi vida tenía dos paralelos: la literatura o la fábrica. La primera significaba e hambre; la segunda, el agotamiento, la tuberculosis y la muerte. Entre la oscuridad de los dos caminos elegí el primero. Tenía para mí más atrayentes. Siendo completamente analfabeto me llamaba apasionadamente la literatura. Dejé la fábrica. Fui a Valencia y viví como pude. Dieciséis horas diarias de biblioteca me parecían poco. Leí bastantes libros malos. Me fui orientando: Cervantes, Tolstoy, Miró, Valle-Inclán…

Hice mis primeros poemas y artículos. Empecé a publicar en periódicos de provincia. En 1929 una de mis hermanitas estuvo al borde de la muerte. Necesitaba dinero. Se organizaron veladas en algunos centros proletarios. Leí mis poesías a los obreros. Después las publiqué en un tomito titulado “La cruz de los crisantemos”. Eran unos versos románticos y anarquizantes que en los medios oscuros acogían con bastante sinceridad.

Giré caminos. Leí a los últimos poetas y me incorporé a las vanguardias literarias. Mi libro “Huso de eternidad”, aparecido en 1930, es un tránsito hacia lo “puro”.

Tuve un momento de silencio: “conspiraciones” con los políticos pequeño burgueses y reportajes en las revistas más populares. Proclamación de la República. Apartamiento de lo antiguo y acercamiento a lo nuevo. Ingreso en la Juventud Comunista. Lectura de libros de Lenin. Primeros poemas revolucionarios. Agitación. La cárcel.

En 1932 rompo el fuego de la poesía revolucionaria en España con mi libro “Narja”. Sigo esta línea.

Me gustaría viajar. Cuando pueda iré a Rusia y China.

He trabajado en la constitución de la Unión de Escritores y Artistas Proletarios de Valencia.

Actualmente pertenezco al Partido de Lenin. Vivo humildemente.

P. y B.

(Esta nota se publicó en “La Littérature Internationale”, de Moscou, número 1, 1934)

■ ■ ■

Nos fuimos a Valencia […]

Por el librero Miguel Juan, en su tienda seguramente, había conocido a algunos jóvenes escritores locales. La historia nacional los había partido ya en comunistas y anti. Entre los comunistas, había uno, poeta, Pla i Beltran (no sé qué habrá sido de él), especialmente atacado por los otros, y no sin motivo, porque acababa de publicar un libro de poemas resueltamente blasfemos. Concebí por él, enseguida, una singular ternura, porque era deforme, una especie de garabato, Quasimodo del Turia, y tenía talento. Solía defenderlo, él ausente (pero llegó a enterarse y me lo agradeció), porque, con aquella joroba y aquellas piernas, de no ser un santo, ¿qué iba a ser sino blasfemo? Alguna vez hablé con él, a solas, y vi que no era malo, y las razones de su resentimiento estaban tan a la vista que sólo esa ausencia de caridad que suele engendrar la pasión política aun en los mejores, puede explicar la inquina general de que era víctima. Años después, muchos años después, tuve ocasión de conocer y tratar a un ciego de nacimiento, muy inteligente, poeta y músico: resentido feroz, quizás haya sido en su alma donde vi o adiviné la presencia del mal, desnudo y pujante. Oyéndole, tuve al diablo cerca de mí, no al divertido y tierno trasno familiar a los gallegos, sino a ese otro que se agita en el fondo de tantas biografías de poetas. A su lado, Pla i Beltran, con sus blasfemias, sus cárceles y sus hambres, con la disimulada resignación y asunción de su desgracia, casi era una buena persona.

  1. sarónico

    Venga, ahí tenéis:**** ¿Qué valor pueden tener las condenas a la ETA por parte de la chusma política que, de mil modos, ha colaborado y colabora con los asesinos y pisotea a diario la ley? Los farsantes repartiéndose la sangre del asesinado.**** Oigo con asombro en El gato al agua a Cristina Alberdi pretendiendo que Zapo ha dado un giro de 180 grados en relación con la ETA. El giro lo ha dado, si acaso, la ETA. Alberdi denunció en su momento la alta traición del gobierno Zapo, pero debe de ser una de esas personas dispuestas a dejarse engañar eternamente. ¿Ingenuidad interesada? Tanta ingenuidad no resulta creíble.Mucho mejor Javier Nart y Cristina Losada, desde luego.****“Las juventudes de ERC “enterrarán” la constitución el próximo día 6 de diciembre”Tarea fácil, una vez el gobierno Zapo, en colaboración con la ETA y demás secesionistas, la ha torpedeado, y el PP del futurista le ha ayudado. La ley por los suelos, con un gobierno ilegal y casi nadie que la defienda. Los dioses ciegan a quienes quieren perder. ****”Para qué vamos a hablar de Paracuellos y de otros sitios, querido don Santiago, porque claro…”, dijo Fraga.”Si quiere usted hablamos”, le respondió Carrillo, aunque en la conversación entre ambos no volvió a recordarse aquellos hechos”.Toda una historia política y una falsificación de la historia, condensada en breves instantes… La chusma política, una vez más.****El “fascista, torturador y asesino” PiquéEl ambiente universitario del oasis de la corrupción catalufo se extiende a Madrid. No debe quejarse Piqué, él contribuyó a crear ese ambiente en Barcelona, con su abyecta sumisión a los nazionatas.****“Rajoy dice que “en absoluto” le preocupa lo que diga Aznar porque tiene “el apoyo del PP”.Y lo tiene: el apoyo de unos politicastros cuya única obsesión es disfrutar de unos cargos engañando a los votantes. Con la anuencia de Aznar y los suyos. Así pagan los cuervos, según dicen.****Tontos de los cojones Un tonto de los cojones como el alcalde de Getafe identifica rápidamente a sus pares, y su insulto a los votantes del PP no deja de tener su punto, en dos sentidos: a) para un adicto a la trola, el choriceo y el puterío, tan propios de su partido, quien actúa con otros valores solo puede ser un tonto; y b) algo de verdad hay en la estupidez de unos votantes incapaces de ver la traición y la vileza de la actual directiva del PP, y seguir votándole.He aquí uno que no es tonto de los cojones: “Ortega Lara dice que no han cambiado las condiciones por las que dejó el PP”.También tontas de los cojones, pese a la aparente imposibilidad, las tiorrillas de Zapo.Liberticidas ellas, osan quejarse del “pasado no democrático” de España.

  2. sarónico

    Lo anterior, naturalmente, del blog de Moa, el próximo, también, siempre el mejor blog en español

  3. sarónico

    Voilà:“Blog: un plasta del blog no deja de tener bastante razón cuando dice que por qué no doy cifras de la violencia doméstica en el franquismo. Solo que un chico tan instruido como él podría recurrir fácilmente a los datos del INE, del Movimiento Natural de la población o de los informes judiciales anuales. Como no voy a darlo todo mascado, señalaré algunos datos: en 1950 el total de homicidios (no todos asesinatos) fue de 210 (hubo también 57 ejecuciones judiciales, probablemente de maquis autores de parte de los asesinatos, más algunos comunes), y 30.600 presos. Y el número continuó bajando: a partir de 1950 la cantidad de presos en España era de las más bajas de Europa (incluyendo unos centenares de políticos), si no la más baja en relación con la población (en los años 40, con los juicios de posguerra, el maquis, el aislamiento impuesto, etc., la situación fue distinta). En 1966 el número de presos era de 10.700, subiendo hasta 14.700 en 1974. (La cifra actual está por encima de los 60.000, y sería mucho mayor sin la permisividad legal, que protege a menudo más al delincuente que a la víctima).Observa el plasta que entonces no se desglosarían las víctimas de la violencia doméstica. Cierto, y la razón es que eran seguramente muy pocas en el conjunto. Ahora se desglosan porque son muchas, efectivamente. Alguien debería hacer un estudio y difundirlo con amplitud, pero la derecha española es así de inane: se contentan con furiosas condenas morales que provocan la irrisión de los otros.Algunos insisten en que la violencia doméstica era entonces mayor, “pero no se denunciaba”. No podemos calcularlo con alguna aproximación, porque la mayoría de los casos quedaban y quedan en el ámbito privado, y las cifras dadas por los feministas son arbitrarios e incomprobables, a la medida de su “estúpida canallería”, que diría Marañón (como cuando afirmaban que había cientos de miles de matrimonios esperando ansiosamente el divorcio, cuando la cifra demostró ser muy baja, no la recuerdo ahora. Es ahora, por efecto de la estúpida canallería imperante, cuando se ha convertido en una auténtica plaga social). Pero sí cabe señalar que la violencia en su conjunto puede medirse por su repercusión más evidente e inocultable: las muertes. A más muertes verificables corresponde con casi total seguridad un mayor índice de violencia oculta. Y desde luego los asesinatos actuales reflejan un índice varias veces mayor que en el franquismo.Yo, que viví 28 años de mi vida en el franquismo, no recuerdo un solo caso de golpes (aunque sí de riñas) ni en mi casa ni en ninguna otra de las muchas que conocí. Quizá esos que tanto insisten en la violencia familiar del franquismo tuvieran padres que pegaban a sus esposas, y de ahí su convicción de que se trataba de una práctica común. Pero la experiencia particular no es un dato general válido. Sin duda había malos tratos, aunque mucho menos extendidos que ahora. (Así, no recuerdo tampoco haber presenciado un robo o hurto en la calle durante el franquismo –lo cual no quiere decir que no los hubiera–; en cambio he presenciado bastantes desde la transición, experiencia que coincide con la estadística: los latrocinios se han incrementado notablemente desde entonces, sin contar las hazañas de los ases del choriceo político, pocas veces castigados). Algunos simpáticos levantan polvareda sobre el asunto hablando del mundo mundial, de la historia de la humanidad y del “patriarcado”, para desviar la cuestión. “Patriarcado”, por cierto, un palabro-policía de los feministas, como “burguesía” de los comunistas, o “judería” de los nazis. Otra cuestión: las personas del blog contrarias a estos simpáticos no debieran retroceder ante ellos y debieran aprender a tratarlos, en lugar de cederles el campo o maldecirlos sin más, o pedirme que los borre. Me permito señalar que gracias a esta mezcla de retiradas pusilánimes y cabreos , en parte justificados, pero inútiles, la ideología de la Trola, el Choriceo y el Puterío campa por sus respetos en España.

  4. sarónico

    Y por penúltimo:La Reconquista, en S. Payne. Ocurrencias de Ortega.4 de Diciembre de 2008 – 10:00:25 – Pío Moa“La Reconquista española fue un proceso en ciertos aspectos único en la historia española y mundial. No ha habido ningún otro caso en el que, después de que un reino fuera conquistado por el islam o por cualquier otra civilización extranjera, para ser posteriormente no solo sometido, sino profundamente transformado y aculturado en esa civilización foránea, dicho reino fuera, sólo siglos después, totalmente recuperado por los vestigios del reino conquistado, que no se conformó con imponerse a los invasores, sino que reaculturó el territorio sometiendo a sus habitantes y finalmente extirpando la civilización atacante. En los paralelismos más cercanos, que se encuentran en el este y sureste de Europa, los imperios mongol y otomano sometieron militar y fiscalmente a los pueblos cristianos conquistados, pero no habitaron en gran número sus territorios ni trataron de sustituir su religión y su cultura. La liberación final de los yugos mongol y otomano no se complicó por la necesidad de enfrentarse en el territorio antes conquistado a la presencia de una nutrida y nueva población extranjera y a su cultura (pese a todo, en Bosnia-Herzegovina y en Albania, así como en ciertas zonas de Bulgaria, sí surgió una numerosa población musulmana).En ningún otro lugar del mundo islámico una importante sociedad musulmana fue completamente sustituida por una parte de la población anteriormente conquistada. En Europa occidental, el único equivalente fue el de la reconquista de Sicilia durante el siglo XI, que sin embargo fue realizada por fuerzas extranjeras y afectó a un territorio mucho más pequeño, que solo había sido musulmán durante apenas dos siglos. Como se ha señalado en el capítulo anterior, aunque los españoles no hubieran logrado nada más, solo por esta razón la historia de España habría sido totalmente singular.La Reconquista, como rasgo determinante de la historia de España, ha ocupado un lugar de honor en las dos versiones del Gran Relato, la católica y la liberal, que se desarrollaron durante el siglo XIX, pero sufrió enormemente a manos de la desconstrucción de la época posterior. El comentario más famoso fue el de Ortega, para el que algo que se había desarrollado durante ocho siglos no podía denominarse “reconquista”, aunque el filósofo no explicó de manera convincente el porqué de tal afirmación”.(En España, una historia única)De Ortega dijo Azaña que “no tiene ideas, sino ocurrencias”. Frase injusta por lo que hace al conjunto de su obra, pero muy correcta cuando el filósofo se metía a hablar de historia y de política. ¡Cuántas sandeces pudo decir también sobre la Restauración y, al principio, sobre la república!

  5. sarónico

    Gran Wyoming Chistes macabros Pío Moa Columna publicada el 27-11-2008El Gran Wyoming –bizarro nombre, pardiez–, un chistoso trivial y ocasionalmente gracioso, ha hecho ahora broma de la pobre futurista Ana Mato quien, con indecencia –en esto tiene razón el cómico–, defiende que la historia “no interesa a nadie y divide a los españoles”.Ha dicho el cómico que entre los españoles “solo puede haber dos grupos: los que se indignan ante los crímenes, violaciones y secuestros de niños y los que no. No basta con condenar a ETA, hay más criminales aborrecibles que denunciar, aunque sean de los nuestros. Un poco de dignidad y decencia, ya toca”. Los crímenes serían los perpetrados por el franquismo, que indignan muchísimo al chistoso; no, por supuesto, los perpetrados por aquellos con quienes él se identifica, los del Frente Popular.A estas alturas cuesta trabajo creer que estos humoristas rasgavestiduras, tan dignos y decentes, no sepan lo que realmente ocurrió, pero intentaré aclarárselo una vez más. Ante todo, sus amigos del Frente Popular –pese a que con toda desvergüenza se llamaban republicanos– fueron los que en 1934 asaltaron la legalidad republicana emprendiendo, en sus propias palabras, la guerra civil. Fueron los mismos que después de las elecciones anómalas, que no democráticas, de 1936, se dedicaron tanto al desguace sistemático de dicha legalidad –defendida en 1934 por la derecha y por Franco– como a organizar un nuevo proceso revolucionario en medio de una orgía de incendios y asesinatos, culminados en el del jefe de la oposición, Calvo Sotelo (lo que constituía toda una declaración de guerra por sí mismo). Por consiguiente, ni los franquistas se rebelaron contra un Gobierno legal y democrático ni los caídos del Frente Popular lo fueron por la libertad, como ustedes suelen mentir.En segundo lugar, tan pronto como se rebelaron las derechas, los amigos de ustedes desplegaron el terror ya sin ningún tipo de traba en las famosas chekas con unos modos, grado de crueldad y ensañamiento no alcanzado en el bando contrario, lo que desató a su vez, desde luego, el correspondiente terror. Estas cosas suelen suceder cuando la ley cae por tierra y, de hecho, quienes derribaron la ley, como yo creo que el chistoso sabe perfectamente, fueron los componentes del Frente Popular. ¿Creen ustedes seriamente que con aspavientos de indignación y amenazas de quemar libros lograrán ocultar la verdad, bien reflejada, entre otros, en las obras de César Vidal sobre las chekas? Para que salgan ustedes, de nuevo en plan chistoso, con que “los próceres de la patria dictaron una ley de punto final sobre la dictadura amnistiando a responsables de crímenes inexistentes”. Buena confesión implícita: para ustedes, la matanza de Paracuellos –por poner un caso– no fue un crimen, sino seguramente un acto legítimo, de esos que Gibson “comprende”. Tan legítimo como el propio Gobierno del Frente Popular, señores.En tercer lugar, la afición de sus amigos por la guerra civil fue tanta que, no contentos con desatarla, organizaron otras dos guerras civiles entre ellos mismos, amén de secuestros, torturas y asesinatos. Se habla siempre del de Nin, pero fue uno entre tantos, aunque su sadismo sí es revelador. Creo que ustedes conocen perfectamente estos hechos que se empeñan en ocultar –me temo que en vano– a la opinión pública.Baste con estos pequeños recuerdos para ustedes y para los desvergonzados futuristas que tan bien se complementan en su engaño a los ciudadanos. Decía Gregorio Marañón, uno de los intelectuales más relevantes del siglo XX español: “Esa constante mentira comunista es lo más irritante de los rojos. Por no someterme a esa servidumbre estúpida de la credulidad, es por lo que estoy contento de mi actitud”. Debieran imitar ustedes a Marañón, y no al rojo Rodríguez, siniestro presidente del Gobierno.Ah, y no debería haber mentado el chistoso a la ETA, con la que tanto han colaborado y colaboran los amigos del Frente Popular. Y tampoco es cuestión de “condenar” ese ejercicio hipócrita y simplón tan del gusto de nuestros politicastros. Con respecto a la ETA se trata de aplicar la ley y no de ponerla a su servicio, como sí ha hecho el Gobierno del “rojo mi-patria-es-la-libertad”. Y por lo que respecta a la guerra civil, menos aún vienen al caso las condenas. Lo importante es que los españoles conozcan y entiendan lo ocurrido: lo que suele suceder cuando la ley se pisotea en beneficio de los asesinos.En fin, resulta muy pertinente que el cómico se haya convertido en el portavoz de toda esta gente. Aunque macabra, toda esa campaña de embustes no deja de ser un chiste.

  6. el rufián melancólico

    Tiene usted algo de hombre anuncio, sarónico.Su verborrea de predicador me recuerda a la de los charlatanes de feria, también a los de las tómbolas con sus chochonas o a la de aquellos M.L probados que se reunían al caer la tarde en la Plaza de Bami. Que le vamos a hacer, somos hoy lo que éramos ayer yusted siempre tuvo vocación de Savonarola.

  7. Carta de ajuste

    Estimado Brema, como ya pasó el tiempo de los diálogos sin descanso en el Blog de arcadiespasa, me temo que usted no verá mi contrarréplica a su comentario de hoy en El Mundo por dentro. Donde digo excombatientes de las SS no quiero expresar que esta patulea sea menos feroz, sino que ya gordos y acomodados se contentan con cantar sus viejas canciones con una copa de coñac en sillones orejeros, recuerdan sus andanzas y alientan a los cachorros.Un saludo

  8. sarónico

    Voyez, mes amis:**** Mercedes Fórmica, camisa vieja de Falange, publicó un artículo en ABC, en los años 50, que provocó una reforma importante en la legislación sobre el matrimonio. Dicha legislación, muy opresiva para la mujer que quería separarse, venía a ser una reacción excesiva de los años 40 contra la aguda descomposición familiar propiciada por la izquierda en los años 30, incluido el “hijos sí, maridos no”. La legislación estaba inspirada, también en reacción excesiva, por una Iglesia que había sido reducida a ciudadanía de segunda durante la república y perseguida con propósitos exterminadores y extremado sadismo durante la guerra. La Falange, en general, no simpatizaba con aquellas medidas de origen eclesiástico que también prohibían el divorcio (es decir, lo prohibían para los católicos, que si querían divorciarse debían apostatar antes, cosa que pocos hicieron). Las cosas no se entienden si no se examinan las circunstancias.Que un simple artículo sirviera para provocar un considerable cambio legislativo prueba, entre otras cosas, que la dictadura franquista era mucho más permeable y flexible de lo que se dice.

  9. sarónico

    Aussi:(De La Vía de la plata)“En el vestíbulo, el viajero pregunta por la Vía de la Plata. «De momento no tenemos nada». Lástima. Fuera, compra pan, fiambre y una bolsa de leche, y come apaciblemente, sentado en un bordillo de acera de la plazuela inmediata al teatro y al museo. Charlan por allí tres viejos a la sombra de los árboles, y un perrillo negro y lanudo que les daba compañía ladra agresivamente, pero sin acercarse mucho, al gourmet de la acera.Satisfecho, el andariego va hasta las ruinas del teatro y el anfiteatro. Reposa sucesivamente en los bloques y en las gradas de uno y otro, o pasea por los senderos. No hay casi nadie. Una pareja, como acurrucada en lo alto del anfiteatro, mira caer la tarde sobre las piedras trabajadas, los cipreses, los pinos y el césped. Una mujer joven y gruesa, la barbilla apoyada en la mano, descansa en una grada del teatro, absorta en sus pensamientos. Un empleado joven, albañil o jardinero, sube al escenario, se sienta a su vez y golpea monótonamente con un palo el suelo pétreo; sus golpes resuenan secos. Luego, la pareja del anfiteatro baja al teatro y pasea despacio. Cada uno de los presentes parece ensimismado, y flota en el aire un bienestar calmo. Detrás de la escena, ruinas, jardincillos, el rumor del riego por aspersión.Lentamente, el visitante da la espalda al lugar y se llega, paso a paso, a la Plaza de España, rebosante de gentío. Chicas bonitas, algunas realmente bellas. Cientos de gorriones arman algarabía en uno o dos árboles. Sobre el campanario de Santa María la Mayor dos cigüeñas están quietas en el nido, indiferentes al bullicio reinante a sus pies. Las incansables golondrinas pueblan el aire, y por el cielo avanza lenta, brillando al sol del ocaso, la estela de un avión invisible.A esa hora, por toda la península se repetirá el cuadro en multitud de calles y plazas. Un conocido del viajero, navarro residente en San Sebastián, le había comentado: «En cuanto cruzas la frontera te das cuenta de que estás en otro país. Cuando aquí todo el mundo anda por la calle charlando y tomando vinos, en Francia se meten en sus casas a ver la televisión, y las calles se vacían». Quién sabe.El viajero encuentra una mesa libre en una terraza y pide una cerveza. A su lado, un trío infantil reproduce, inconsciente, un juego vital. Son dos niños y una niña. Ésta y uno de los chicos juegan a gusto, bastante compenetrados. El tercero, menor y de movimientos menos ágiles, sigue a la chica, a la que trata visiblemente de impresionar para que le haga caso, pero ella continúa con el mayor, de quien no recibe atención especial. En algún momento la niña rechaza al pequeño, e incluso le pega. El crío acude llorando a su madre, que tampoco le hace mucho caso, y él vuelve, tozudo, detrás de la chica. Ha cogido un vaso de plástico de alguna calidad, de los que no se desechan, y lo arroja al suelo para atraer la curiosidad de ella. La madre, sentada con amigos a unos metros de distancia, le riñe sin ganas. El niño persiste en tirar el vaso, y la chiquilla le mira atenta. Se le acerca y juegan unos instantes, pero pronto ella retorna al otro, el cual había seguido corriendo y jugando, indiferente a la preferencia de que es objeto.En torno a las mesas charlan las gentes, formando corros amistosos. Frecuentes risas femeninas saltan sobre los rumores de la plaza. El viajero contempla con una mezcla de placer y frustración la gesticulación de las mujeres, tan peculiar y agradable; sus pechos, comparados habitualmente con frutas, colocados por la naturaleza en un plano destacado, como incitante muestrario de los dones y placeres de la vida terrestre.

  10. sarónico

    Et même… Feminismo y negocio6 de Diciembre de 2008 – 09:21:01 – Pío MoaEl feminismo se proclama defensor “de la mujer”, y muchos le siguen la corriente. En realidad, el feminismo viene a ser una versión desleída del marxismo, que sustituye al “proletariado”, abstracción ya muy desgastada, por “la mujer”. No las mujeres concretas, muy distintas unas de otras, como los hombres, sino “la mujer” tal como ellos se la figuran un tanto enfermizamente, al modo como los stalinistas hablaban del “obrero”, sistemáticamente explotado por “el capitalismo”. Hay muchos movimientos parecidos: el ecologismo, por caso, empeñado en salvar a doña Gaia de los estragos de la bruta humanidad, y, como el marxismo o el feminismo, emanciparnos a todos, de paso, de nuestros atrasos y prejuicios; y está en vías de creación el movimiento Gran Simio. Pero los feministas no defienden a “la mujer” más de lo que los comunistas al “proletario”, los separatistas a las Vascongadas, a Galicia o a Cataluña, o los nazis a Alemania. Es decir, nada. Simplemente usurpan con toda desvergüenza una representación que nadie les ha dado e intentan imponer a la sociedad su particular visión de las cosas. La esencia del feminismo consiste en la negación de la feminidad y de las diferencias naturales, físicas y anímicas, entre varones y mujeres. De ahí su aversión a los hijos, a la educación de estos, al matrimonio, al hogar, su defensa del aborto, etc. No por azar feministas y homosexuales militantes van casi siempre juntos.Un problema es que el feminismo se ha convertido en negocio, con amplios intereses creados y cruzados. Si a ustedes les propusieran estudiar la situación de “la mujer” en el Neolítico, incluso en el Paleolítico, probablemente quedarían algo asombrados. Pues no se asombren. Hay cientos de “investigaciones”, estudios, ensayos, congresos internacionales y todo lo que ustedes quieran sobre tan especulativos temas (y cuanto más especulativos, mejor). La cosa da de comer a mucha gente. Un negocio boyante, como lo fue antes el marxismo –y en parte lo sigue siendo–: “informes”, libros a mansalva, “historias de la violencia contra las mujeres”, del “patriarcado”, del “machismo”, cuyo origen remiten unos espabilados a la Roma antigua, aunque podría retrotraerlo al Neolítico o al Paleolítico, en eso hay barra libre; y, por supuesto, publicaciones universitarias, presencia en los medios de masas, una bibliografía en ascenso imparable (una vez se domina el “método”, como en el marxismo, la capacidad de componer librotes se vuelve infinita), todo ello especialmente alentado, en España, por la banda del Zapo, con invención de cátedras, cargos políticos, hasta ministerios con su correspondiente legión de paniaguados… ¡El ciudadano paga, le guste o no el invento! Parte del montaje son los estudios sobre la represión del franquismo temprano, “especialmente dura” sobre las mujeres, nos cuentan, aunque el número de mujeres asesinadas o fusiladas no superase un porcentaje mínimo, y fuera en la Barcelona del Frente Popular donde alcanzó una proporción más elevada, con diferencia. Esta clase de libros no suele vender mucho, pero tampoco importa: cuenta con subvenciones, con congresos y las correspondientes dietas, con el consumo endogámico impuesto por corruptos profesores universitarios, con la promoción en los medios-basura…Y es que esta gente ha entendido bien que la trola solo tiene efecto si se realiza de modo estruendoso, insistente y bien financiado. Al paso que, por todos los medios que les sugieren su falta de decencia y de sentido democrático, intenta silenciar o desacreditar estudios más solventes.

  11. sarónico

    ¿Una Constitución en proceso de desguace?Pío Moa No puede decirse que la Constitución de 1978 sea una maravilla. Aparte de contener un exceso de palabrería socialdemócrata (que no disgustaba a los, más o menos, ex falangistas, como el propio Suárez), está lastrada, sobre todo, por la posibilidad de vaciar las competencias del Estado en provecho de las mafias regionales (y es que en la medida en que obran así se convierten en mafias). Afortunadamente, sí proclama el carácter indivisible de España, si bien la ambigüedad sigue ahí. Por estos defectos, probablemente, contó con menos apoyo popular del deseable –menor que la Ley de Reforma votada en el referéndum de diciembre de 1966– pese a que en 1978 la inmensa mayoría de los partidos se volcaron en el voto afirmativo. Una Constitución defectuosa puede ser, no obstante, operativa y razonablemente beneficiosa, y de hecho así lo ha sido hasta el año 2004. Para ello sólo se precisa una madurez suficiente entre los políticos que permita soslayar o marginar los evidentes peligros de la ley. Por desgracia, la madurez de estos políticos, que nunca estuvo muy acentuada, se trocó desde 2004 en la mayor irresponsabilidad posible mediante la alianza del nuevo Gobierno con los asesinos etarras y con los separatistas; estrategia a la que ahora se ha unido el PP de Rajoy, privando al país de una oposición real y completando la obra antidemocrática de sus adversarios.Pese a sus defectos, la Constitución tiene dos virtudes: en conjunto es democrática aun con sus evidentes déficits; y es la de más amplio consenso de la historia española, siendo muy difícil obtener hoy uno mayor. Por estas dos razones debe ser defendida, oponiendo a los desmembradores la proclamación de la unidad nacional y encarando su reforma, para la que sería precisa una gran campaña que los grandes partidos no quieren emprender.Y no sólo no quieren emprenderla, sino que tanto el PSOE como el PP –el uno desempeñando el papel activo y el otro, el pasivo– están empeñados en demoler la Constitución por medio de hechos consumados. El “proceso de paz”, el estatuto catalán y la “memoria histórica” son tres puntos clave en esta demolición. El primero reconoce, justifica y premia a los asesinos y ataca al Estado de derecho; el segundo está diseñado para volver residual la nación española entre las autonomías; y la tercera falsifica sistemáticamente la historia –al modo totalitario– destruyendo la base psicológica y política de la Constitución, esto es, la reconciliación entre los españoles por encima de los partidos (reconciliación ya lograda en realidad bajo el franquismo y que posibilitó una transición poco traumática).¿Debemos dar por demolida la Constitución? Si eso hiciéramos, justificaríamos la delincuencia política y la conculcación sistemática de la ley, transformando la esperanzadora democracia española en una especie de república bananera e iniciando un proceso de descomposición social cargado de peligros.Sin embargo, las fuerzas constitucionales son hoy muy débiles en comparación con las bananeras y balcanizantes. Pero esto no debe desanimarnos, más bien al contrario. Torres más altas han caído.

  12. sarónico

    **** El desarrollo económico español no empezó en 1959, sino, por lo menos, en 1954. Las tasas de crecimiento en los años 50 fueron superiores a las de la época democrática, aunque llegaron a una crisis en 1959. La liberalización posterior superó la crisis y aumentó la tasa a un nivel solo superado por Japón. También en los años 40 las tasas de crecimiento fueron notables, aunque irregulares debido a los enormes problemas exteriores impuestos (en la posguerra mundial, los vencedores sometieron a España a un aislamiento y no concedieron el Plan Marshall, con lo que todo nos los debemos a nosotros, no a Usa como casi todo el resto de Europa). Contra lo que suele divulgarse, es probable que en 1944 se hubiera recuperado ya el PIB de 1935. En estas cosas los economistas discrepan mucho, demasiado, en parte debido a que los criterios económicos no se normalizaron hasta 1954.

  13. sarónico

    Ya saben, en el blog mejor de España**** “Rosa Díez reivindica la Carta Magna (cursilería) en Bilbao, porque hay que hacerlo donde no se cumple”. Muy bien, pero ¿dónde se cumple?**** El obisparra Uriarte, espléndido cómplice de los asesinos, como Setién, como Arzallus, como Ibarreche… Tendremos que seguir soportando su indecente hipocresía, pero por lo menos debemos decir la verdad, sin falso respeto a lo que no es respetable. De otro modo perderemos el respeto a lo que sí lo es, y a nosotros mismos.**** La kakurriña, invento del orate pre nazi Arana, a media asta en Azpeitia, para hacer mayor la burla.**** Bono: “el libre mercado está por encima de los deseos de los gobiernos democráticos”. Confunde la democracia con el latrocinio. Muy propio, por lo demás.**** Cuando se dice que España era en 1900 la décima economía del mundo, no debe olvidarse que entonces el mundo estaba compuesto de colonias y semicolonias en su mayor parte. Tiene mucha más relevancia ser la décima economía en 1970 que en 1900.

  14. sarónico

    Ídem de lienzo:“Hay aquí un corte en la polémica entre nacionalistas, al parecer mi amiga Mercè o Mercedes Riera no ha logrado todos los documentos, y no sé qué contestarían Carballeira o Brétemas a Aixa (ver blog de ayer) sobre la nefanda Diada gallega. Además, el profesor Bofarull i Bofarull se despidió del blog lanzando recias amenazas contra Moh Ul-sih y contra mí mismo, si me ponía farruco. En cambio me envió Mercè o Mercedes unos mensajes de don Jaume Ripollet i Bohigas, joven estudiante de historia de la Universidad Rovira i Virgili, a don Francesc Bofarull i Bofarull, de la universidad Pompeu Fabra y ex detective. Mi corresponsal me los ha traducido al español común porque “aunque el catalán escrito lo entiende fácilmente un castellano hablante, debido a la gran afinidad de ambos idiomas (a pesar de los esfuerzos del loquillo Pompeu Fabra por embrollar todo lo que pudo) siempre hay algunas palabras sueltas que entorpecen la comprensión”:Querido y admirado profesor Bofarull i Bofarull: No habiendo tenido la dicha de ser alumno suyo, no obstante me he sentido profundamente concernido por las ejemplares estocadas con que ha hecho usted prevalecer las razones y el talante carolingio que nos distingue sobre las expresiones, sin duda bien intencionadas, no digo que no, pero inevitablemente burdas, de los tales Carballeira O´Flanaghan, Aixa Modrejón Cogolludo y otros personajes por el estilo, que rezuman envidia malsana a Cataluña, aun si debemos apreciar su común y buen deseo de emanciparse de la repulsiva España. Yo, señor Bofarull i Bofarull, hago país, como usted, allí donde voy, y defiendo las esencias catalanas como nos recomendaba uno de los padres del nacionalismo catalán: “El nacionalismo catalán tiene por Dios a la Patria”. No más, pero tampoco menos, y lo digo declarándome ateo como lo es hoy día cualquier persona con dos dedos de frente.Se lo digo porque en un viaje a Grecia que he hecho este verano he podido comprobar la profunda impronta de nuestro idioma y cultura en aquel alejado país del Mediterráneo, tal como el año pasado lo comprobé viajando por Suecia y Noruega. En dos palabras, señor Bofarull, nos conocen y nos admiran, tanto por nuestra cultura humanista y científica como por nuestra lucha heroica y ancestral por liberarnos del africano opresor españoleitor y por liberarlos a ellos en tiempo de los almogávares. Se lo comunico así, estimado señor Bofarull, porque es la verdad y porque entre nosotros, nacionalistas catalanes, no tenemos por qué disimular con falsas modestias lo que por otra parte salta a la vista.Cómo olvidar la visita a Delfos, donde, con la habitual desfachatez o falta de tacto, nos incluyeron a varios catalanes con un grupo de españoles, como si fuéramos unos españoles más… Yo, se lo digo tal cual, no crucé una sola palabra con los españoleitors, y si me decían algo les contestaba en catalán bien cerrado, o me inventaba palabras para que no me entendieran, pues considero que hay que darles en las narices a nuestros opresores, mantener la lucha contra ellos en todos los niveles y en todas las ocasiones, sin darles un minuto de tregua. Pues, como le decía, el guía se empeñaba en hablarnos en castellano y yo, ya cabreado, me fui a él y le dije: “Oye, tío, que aquí algunos no somos españoles y queremos que nos hablen en catalán”. Se lo dije primero en inglés, pero al parecer no me entendía o no quería entenderme, así que no tuve más remedio que repetírselo en el jodido lenguaje de nuestros opresores. Bueno, pues no se lo podrá usted creer, pero el tío va y me dice: “¡Pues haberlo dicho antes, cojones! Aquí en Grecia queremos mucho a los catalanes desde que vinieron hace siglos los almogávares a liberarnos, y siempre nos hemos sentido fascinados por vuestras grandes hazañas intelectuales y de todo. ¡Con deciros que a Pompeu Fabra y a Rovira y Virgili se les estudia cada vez más en nuestra enseñanza secundaria…” Pues a partir de ese momento el guía, Yorgos, explicaba las cosas primero en catalán, para nosotros, y después en castellano, para los charnegos y toda aquella gente.Por cierto, venían también algunos vascos, y les sugerí que protestaran como yo, y que le exigiesen al guía que les diera las explicaciones en euskera, tuve que explicárselo también en el puñetero idioma español porque tampoco entendían el inglés. Y van los muy cabrones descastados y se me ríen en las narices. Me di cuenta de que hay todavía mucho vasco absurdo y atrasado, desde luego están más atrasados que nosotros, lamentablemente: mucho tiro y mucha bomba, pero luego, nada. Entre ellos seguían hablando español como si tal cosa, solo soltaban de vez en cuando unas palabras en euskera, que a mí me sabían a gloria, aunque no las entendiera, pero por mucho que les decía que siguieran, volvían enseguida al castellano. Bastante atrasados, créame, y hasta sospecho que se cachondeaban de mí, y a través de mí, de los catalanes. Claro que también debemos comprenderlos, pues no tienen una cultura humanista y científica de nuestro nivel.Pues, como le iba diciendo, nunca podré olvidar la estancia en Delfos, con las preciosas explicaciones que nos dio Yorgos a los catalanes (no faltaban algunos botiflers, pero a esos, ni caso, ya puede usted imaginarse). Enseguida congeniamos, y nos enseñó cosas que normalmente no se explican a los turistas, como el olivo del cual se ahorcó Alejandro Magno después de una borrachera monumental, o la roca desde la que se tiró un filósofo cantamañanas llamado Aristóteles, porque le deprimía el paisaje de Delfos, o la higuera de la cual hizo Julio César su bastón de mando, con el que mató a palos no recuerdo bien si a Sócrates o a Homero, por un asunto de cuernos, parece ser. Y así otras muchas cosas sumamente instructivas, en que no me extiendo porque lógicamente usted las conocerá mucho mejor que yo.Le hice observar que aquellas gentes tenían unas costumbres algo bárbaras, y que seguramente les habría hecho mucho bien un mayor contacto con nuestro talante carolingio, pero, claro, en aquellos tiempos no era como ahora, que en un par de horas o menos sales de Barcelona y te plantas en Atenas. Viajar era más difícil y más arriesgado, además eran más pobres, y pocos podían pagarse un billete de Delfos a Cataluña. A mí me extrañó lo de Aristóteles, porque no veía yo cómo el paisaje de Delfos podía deprimir a nadie en su sano juicio. Seguramente al tío se le había reblandecido algo la mollera, de tanto filosofar. Era un paisaje bastante imponente, lo admito, no tanto como el de Montserrat, pero que no estaba mal tampoco, así que le dije a Yorgos, y le hizo mucha gracia, que si el Aristóteles ese llega a venir a Montserrat, ya es que no se tira de una roca, es que se muere de un infarto con solo verlo. Por cierto que aproveché para hablarle largo y tendido de Montserrat, y Yorgos prometió que el año próximo se acercaría por allí. Porque si nosotros vamos a Grecia a soltar nuestros euros, que vengan ellos a Cataluña a soltar los suyos, vamos, digo yo. Ya ve usted cómo no desperdicio ocasión de hacer país.Y aquí corto, admirado profesor, porque me doy cuenta de que me alargo demasiado y no quiero aburrirle. Me gustaría que hiciera usted circular este pequeño testimonio de patriotismo y de apoyo en su noble campaña de clarificación que podríamos titular “¡todos juntos, pero no revueltos, contra el imperialismo estatalo-español!”. Necesitamos auténticos líderes intelectuales como usted”.

  15. Brazil

    Vengo de la exposición temporal de la Thyssen. Creo que alguien lo comentó por aquí hace unos días. A la entrada de la exposición han puesto unos paneles con frases e información del movimiento “Futurista”. La verdad es que choca bastante que en estos tiempos que corren, cuando el buenismo barato y mentiroso ha invadido cualquier instancia de lo políticamente correcto, ver que una institución abra una exposición con paneles en los que se pueda leer cosas como: “we will glorify war—the world’s only hygiene—militarism, patriotism, the destructive gesture of freedom-bringers, beautiful ideas worth dying for, and scorn for woman” (del Manifiesto Futurista), a pelo, es decir, sin ningún indignante letrero a modo de traducción a lenguaje políticamente correcto que todos tenemos que profesar (PAZZZZZ, la primera). Un gustazo poder leer cosas así sin nadie me dé el coñazo sobre cómo he de tomármelo, sin que nadie intente dármelo ya reflexionado y deglutido según sus intereses, como si fuera gilipollas. Eso queda para la intimidad del individuo, para su vida, para su libertad.¡Ah!, maravillosos algunos de los paneles junto a los cuadros, como éste de Georg Heym (Fragmento de Die Krieg): “In die Nacht er jagt das Feuer querfeldein Einen roten Hund mit wilder Mäuler Schrein. Aus dem Dunkel springt der Nächte schwarze Welt, Von Vulkanen furchtbar ist ihr Rand erhellt“.Meidner y su „Paisaje apocalíptico“ de 1923; una ciudad siendo bombardeada, Boccinioni y Otto Dix. Me quedo con uno de éste último, que me ha sobrecogido: „Jugador de Billar“. Quizá porque me pareció ver a Goya.

  16. Anonymous

    Saludos

    Solo para comunicarle que la supuesta foto que usted tiene en su pagina de Margarita Nelken, con un pistolon. NO es Nelken, Es un error frecuente, pues se trata de la capitana argentina Mika Hetxebere, dirigente del POUM

  17. Bremaneur

    Gracias. El tema lo tratamos en alguno de los comentarios relativos a la Nelken. Efectivamente, parece que no es ella.

Los comentarios están cerrados.