La biblioteca fantasma

Gastos de envío

Los caminos del Señor son inencontrables. O irrefutables, o como quiera que sea. El caso es que gracias a la entrada sobre la impostura de los ultrapedantes he descubierto que en España existe una manera de enviar libros al extranjero de forma económica. Padezco lo que Torrente Ballester llamaba “complejo de fuga” y eso me ha llevado a vivir en diferentes ciudades y países desde hace más de diez años. Internet ha permitido que mi deambular no fuera tan errático como podía preverse, y además de situarme en el mundo ha alimentado fácilmente mis obsesiones, entre ellas la de la lectura: he comprado libros a través de internet prácticamente desde el primer día que crucé la frontera. Me he gastado lo que no tengo en libros y si todo lo que se llevaron los gastos de envío lo hubiese empleado en buenos vinos y en malas mujeres ahora sería un tipo respetado -bastaría serlo por mí mismo- y no un pobre diablo que carga a cuestas su verdad vencida.

Habrá que decirlo, si no alto, al menos claro: los libreros españoles no tienen ni puñetera idea de cómo administrar con eficiencia y facilidad los gastos de envío al extranjero. Correos, para ellos, es una especie de templo diabólico, burocráticamente enrevesado e inexcrutable. La diferencia con Alemania, por poner un ejemplo que conozca, es abismal. En primer lugar en Alemania primero te envían los libros y, una vez recibidos éstos, los pagas. Es cierto que eso lo permite un gran control por parte de Hacienda: es fácil denunciar al moroso. Ahora bien, el proceso de envío de los libros difiere enormemente del que se practica en España. No sólo se envuelven los libros con primor y profesionalidad, sino que también el envío resulta insultantemente barato (incluso hay librerías que no cobran gastos de envío, pero son las menos). Pensé que, en el caso español, se debía a las elevadas tarifas de Correos. Poco a poco me di cuenta de que no era así. Todo depende del peso del paquete y de la forma de envío. Para muchos libreros esto supone tal quebradero de cabeza que optan por cobrar unos gastos abusivos para los envíos al extranjero. En numerosas ocasiones he sido objeto de este tipo de estafa. En algunos envíos me han llegado a cobrar casi veinte euros por algo que realmente costó menos de ocho. Sale más barato comprar libros en Argentina que en España.

Como he dicho al principio, los caminos del Señor son insustanciales, y gracias al interés que me suscitó la polémica sobre la composición del Quijote me he hecho con algunos libros que tratan del tema. Otro día hablaré de Subito, el excelente servicio de préstamo bibliotecario alemán. Gracias a él he podido consultar cómodamente El texto del “Quijote”, de Francisco Rico. No es momento ahora de comentarlo: me duele ya la mano de repartir hostias. Encadenando una búsqueda con otra di con El libro español del Renacimiento: la “vida” del libro en las fuentes documentales contemporáneas, de Manuel J. Pedraza. Está recién editado y tiré del argumento de autoridad para mercarlo. Pedraza es uno de los mayores expertos en libro antiguo que tenemos en España. Y no sólo eso: también sabe transmitir sus conocimientos ordenadamente y con mucha claridad. Todo lo que le falta al otro, vamos. Tampoco es ahora el momento de hablar de este libro. Sí de cómo ha llegado a mis manos.

Lo encontré primero en Casa del Libro. Se trata de una librería con un fondo extraordinario, pero con un servicio de compra nefasto y un trato al cliente repugnante. El libro costaba 13,52 euros y los gastos de envío 16,72 si se hacía por mensajería (tiempo de transporte, tres o cuatro días) y 18,77 euros si se hacía por correo certificado (con tiempo de transporte de entre 15 y 30 días). Cualquier persona considerará una indecencia ofrecer el libro a ese precio. Iba a tirar la toalla, sabedor de que en cualquier sitio el gasto sería semejante, pero finalmente se me ocurrió mirar en la propia editorial. Y he aquí la sorpresa. El precio del libro era el mismo, evidentemente, pero me ofrecían diversas modalidades de gastos de envío:

Enviado por Courier el precio era de 11,65 euros.
Enviado como paquete postal por superficie, 18,50.
Enviado como paquete postal prioritario, 27,50.

Ahora bien, enviado por Remail (Press Cargo), el precio era de 6,65 euros. No miré cuánto tiempo tardaría en llegar. Elegí, lógicamente, esa opción. El libro ha tardado nueve días en llegar. Desconozco qué modalidad de envío es esa de Remail. Sólo constato que es efectiva y barata. Los precios para envíos a España, por supuesto, son ridículos.

Días aproximados de entrega de Arco/Libros

Hago un llamamiento a la Humanidad en general y a los libreros españoles en particular: piensen en sus bolsillos. Si los de sus clientes salen beneficiados es posible que vendan más y ustedes ganen más dinero. Se trata solamente de pensar en los servicios que ofrecen y en hacerlo de forma que éstos sean útiles y baratos. Hagan un esfuerzo. Por el bien de la cultura planetaria de la civilización y de los cerebros personales de los habitantes de esta galaxia llamada España.

  1. Reinhard

    A mí, con lo del gasto en libros, me vienen otros pensamientos:ay, si lo hubiera metido en un casino….El otro día me habló usted de un libro, lo miré en la Red y estaba en una librería que me pillaba relativamente cerca; he ido esta mañana y,oohh, sorpresa: ya no estaba porque la página no se actualiza con la debida frecuencia.Como decían en la mili: dos piedras.

  2. Bremaneur

    A mí me ocurrió algo parecido con El ocaso de los dioses nazis. Pedí la primera edición a una de las mejores librerías de España, junto con otro pedido, y ya no lo tenían. Es algo irritante. Lo pedí en otra librería, que me lo sirvió rápidamente y con unos gastos asequibles. Les pondré la portada un día de estos. Ejem… ¿de qué libro se trataba?

  3. Bremaneur

    Anónimo, asistí al espectacular choque de cerebros. El Trapacero se llevó el gato al agua. Curioso, habida cuenta de que se le desactivaron sus sinrazones hace ya tiempo, más o menos en el mismo lugar.

  4. Reinhard

    El libro de Fucik, Reportaje al pie de la horca, y la librería, seguro que usted la conoce, está por Gracia.El Trapacero, como usted dice, entra en combustión con este tema: cada vez me recuerda más a M.A. Iglesias.

  5. Bremaneur

    No creo que ese libro sea difícil de encontrar, Reinhard. Habrá que seguir mirando.***La perseverancia del Trapacero en el yerro campanudo ha conseguido ser obscena.

  6. Lectora

    El tema me viene como anillo al dedo porque acabo de hacer un nuevo conocido librero y en tres conversaciones ya nos hemos contado media vida profesional. En la última, me mostró un albarán de envío del almacén de una editorial (una de las principales, de un grupo de comunicación) y el importe que él pagó por el envío era de 18,50 euros IVA incluido, mientras que el único libro que recibió tenía que venderlo a 8,50 euros IVA incluido. ¿Qué les parece?En principio, este desaguisado se debe a que de los cinco libros solicitados por el librero, sólo le enviaron uno.Mi reciente conocido es cierto que está desbordado porque acaba de poner su negocio y él atiende todo. Es posible que eso tenga algo que ver en la situación. Pero no sé si existirá algún medio de amortizar este tipo de pérdidas o de espabilar para que no se repitan. Esta persona tiene gran experiencia como comercial de editoriales y ahora se ha lanzado a invertir su capital en una hermosa librería junto a un campus.Volveré a charlar más con él y de paso le compraré algo, aunque sólo sea por disimular, ya que me está aportando una visión del sector de la que yo carezco porque nunca he conseguido trabajar en el lado comercial, cosa que me hubiera encantado, por lo menos como formación elemental que considero debo tener.Al menos, estoy aprendiendo con lo que me cuenta, igual que leyendo <>convalor<>, donde no hay “desplome” creativo que valga y los posts siguen apareciendo con total estabilidad creativa. ¡Enhorabuena!

  7. Lectora

    Buenos días, señor bremaneur.Ya ve que por estas cosas de los redireccionamientos le he hablado como si fuera usted <>convalor<>, desde donde vine para leer este post.Le felicito por <>La biblioteca fantasma<> y le deseo que siga tan ameno y apasionado en su afición librística.

  8. Matías

    Hola!Estoy totalmente de acuerdo con el comentario. Trabajo en una pequeña librería de libros usados en Buenos Aires htpp://www.puertolibros.com, y el costo de envío a España es de US$ 12.00 (unos 8 Euros, aproximadamente). Por otro lado, suelo comprar libros (en inglés) para lectura personal en Betterworld.com http://www.betterwolrd.com y allí el coste de envío es gratis para los Estados Unidos y de tan sólo US$ 3.97 para cualquier lugar del mundo.Igualmente, no culpo a los libreros españoles. Imagino que deben de tener un sistema de correos con un esquema tarifario tan poco competitivo como el de Argentina. Saludos y ¡felicitaciones por el blog!Matías

  9. cYbErDaRk

    Como librero por Internet puedo comentar que Correos NO es una opción, por muchas campañas de publicidad que hagan. Por eso las librerías que manejan cierto volumen, que quieren que sus envíos estén en 24 horas en destino, que quieren poder reclamar en caso de extravío y ser atentidos… no usan Correos, usan SEUR, MRW, u otros.Serán más caros, que lo son, pero los pedidos llegan cuando tienen que llegar.Un saludo!

  10. Alberto Ruiz

    La españa-pirata que quedo anclada en el 1950, a costa de farias, castañuelas y vestidos de gitanas…Lejos de Europa y de las democracias europeas, lejos de las sociedades avanzadas y de los beneficios economicos del sigloXXI. España corrupta de formas aletargadas y modos dictatoriales. Lector que utilizas las españas: paga y calla!

Los comentarios están cerrados.