La biblioteca fantasma

Chesterton, ilustrador

Siempre he sentido debilidad por la obra de Chesterton. Una debilidad cuyo origen y esencia desconozco, aunque me barrunto que tiene que ver con la influencia que éste ejerció en alguno de mis autores irrenunciables. Sí, leí con gusto y El Napoleón de Notting Hill y El hombre que fue Jueves, que si no recuerdo mal era lectura obligatoria en el instituto, aunque no sé en qué asignatura. Su autobiografía, en cambio, me pareció algo más pesada. Me parece que no he leído nada más, ni siquiera las aventuras del padre Brown. Pese a todo, sigo comprando sus libros y guardo como un tesoro su obra completa editada hace ya décadas en Aguilar. Quizás esté esperando el momento de poder comprender y valorar en toda su magnitud la obra del inmenso, física y estilísticamente, autor inglés. Soy capaz de valorar su humor contundente; creo que no tanto de captar sus ironías tan sutiles como demoledoras; en ningún caso llegaré a escudriñar lo que esconden sus referencias religiosas, políticas, culturales y literarias. Tendría que esperar a hacerme mayor y nunca llegaré a tanto.

Por el momento me conformo con seguir su estela como buenamente pueda. Así fue como llegué a un libro de su gran amigo Hillaire Belloc. Supe de él por sus apariciones en la autobiografía chestertoniana y me interesó ese carácter que tienen algunos hombres, muy pocos, y que puede resumirse en el manido “es una persona de otra época, impensable en esta nuestra”. Que en cada una de éstas aparezca alguna persona así dice mucho de la condición exclusivista con la que se decora el ser humano, pero no deja de ser, de todos modos, una llamada al optimismo. Siempre habrá gente como ellos.

Busqué en librerías de viejo y di con un ejemplar que aunaba a ambos escritores. Se trata de una novela de Belloc ilustrada por Chesterton. Desconocía esta faceta suya, la de dibujante. Entre los diecinueve y los veintidós años estudió pintura y dibujo en la Slade School of Art y tal y como se puede comprobar, con unos resultados más que notables. Me gustan sus dibujos, aparentemente inconclusos pero de una precisión conceptual apabullante.

La novela de Belloc tiene uno de los inicios más atractivos que haya podido leer nunca. No puedo dejar de transcribirlo:

The world is divided -that is, the male world is divided- anyhow, the adult male world is divided -or at any rate, the adult male world of the more leisure kind is divided… I feel that this is not the way to begin a book.
As you were
The world is divided into two Clubs. One of them is much bigger than the other. The first, enourmeously the larger, is the Hedge Club. The second, highly restricted but strangely powerful, is the Horse Club.
Let me explain -indeed, it is high time.
There is an English proverb, dating from the grand old days when England was England, full of Horse-thieves and Hedge-beggars, and it says: “One man may steal a horse and another mayn’t look over a hedge”. If this product of the national genius be now forgotten, I have pleasure in reviving it: it is the whole business of my story.
“One man may steal a horse and another mayn’t look over a hedge”.

Belloc, Hillaire. The hedge and the horse. With forty illustrations by G. K. Chesterton. London: Cassell, 1936. 299 p.

  1. anónimo

    Un hombre puede robar un caballo y otro no puede mirar por encima de un seto.Un hombre puede robar un caballo y a otro no se le permite mirar por encima del seto.A un hombre se le permite robar un caballo y a otro no le está permitido mirar por encima de un seto…

  2. Bremaneur

    Yo diría que el significado es otro. Un hombre es capaz de robar un caballo mientras que otro ni siquiera es capaz de mirar por encima de un seto. Habrá que investigar…

  3. Bremaneur

    Vaya, pues parece que < HREF="http://www.sacu.org/proverb20.html" REL="nofollow">no<>.

  4. Anonymous

    The world is divided -that is, the male world is divided- anyhow, the adult male world is divided -or at any rate, the adult male world of the more leisure kind is divided… I feel that this is not the way to begin a book.El mundo está dividido, es decir, el mundo masculino está dividido, bueno, el mundo masculino adulto está dividido -o por lo menos, el mundo masculino adulto más ocioso está dividido…-. Me parece que esta no es la mejor manera de empezar un libro.Dele.

  5. Anonymous

    El mundo está dividido, es decir, el mundo masculino está dividido, bueno, el mundo masculino adulto está dividido -o por lo menos, el mundo masculino adulto más ocioso está dividido… (me parece que esta no es la mejor manera de empezar un libro).

  6. el dotor de la tarde aquella

    Yo ya me he quitado de Chesterton. Fuera de Las paradojas de Mr. Pond y las cosas del Padre Brown, el resto de su obra me parece que no ha envejecido muy bien.

Los comentarios están cerrados.