La biblioteca fantasma

Los sábados, cine: "Entr’acte", de René Clair (1924)

El cortometraje, en el que aparecen numerosas celebridades de los “locos años veinte”, había sido concebido como entreacto cinematográfico del ballet Relache, estrenado en 1924 en el Teatro de los Campos Elíseos por la compañía de Ballets Suizos de Rolf de Maré. La película parte de una breve sinopsis en la que Francis Picabia esbozaba algunas escenas burlescas sin ilación.

La redacción apresurada del guión y el deseo de crear una obra sin pies ni cabeza, rayana en el más puro disparate, han llevado a considerarla como una manifestación casi canónica del dadaísmo, pese a ser más que evidente su deuda para con el cine cómico anterior. No en vano, Picabia afirmaba socarrón: “A decir verdad, Entr’acte no vale demasiado; quizás para pasarlo bien. Nació por el puro placer de inventar y no respeta nada, salvo el derecho a partirse de risa”.

Que ustedes lo pasen bien.