La biblioteca fantasma

Lo que queda de España


Mi ejemplar de Lo que queda de España, una primera
edición comprada en Zaragoza hace seis o siete años.

Expresarse con libertad es algo que puede salirte caro. Federico Jiménez Losantos ha pagado un precio muy alto. No sólo las querellas que desde hace unos años le han ido poniendo algunos políticos sino también un atentado que, en 1981, estuvo a punto de acabar con su vida. La razón, o más bien la sinrazón, fue la participación de FJL en el llamado Manifiesto de los 2300. Uno años antes, en 1979, había publicado Lo que queda de España, una colección de artículos y ensayos en la que criticaba los excesos -entonces incipientes- del nacionalismo, acusando a su vez a la izquierda de actuar en connivencia con esa tribu troglodita disfrazada de burgués atemperado. El libro surgió con polémica. FJL acusa a Miguel Riera, a la sazón responsable de El Viejo Topo, de censurar el libro y evitar que fuera publicado en esa editorial. Miguel Riera lo ha negado repetidas veces. Biel Mesquida, codirector de la colección donde había de aparecer el libro, dimitió a raíz del suceso. Lo que queda de España terminó publicado en Ajoblanco. Jiménez Losantos volvió a reeditar el libro en 1995 e incluyó un prólogo de unas ciento cincuenta páginas que es una magnífica crónica de la Barcelona de los años 70.

Vivimos en una sociedad damisélica® en la que abunda el rebaño capaz de aplaudir a quien entre “en la pringue giñando en bata, que aquello del detalle distingue” mientras se tapa los oídos ante la argumentación fiera y muscular. Para defenderse de la supuesta agresión, de lo que cree grito y cacerolada, este rebaño no utiliza la contraargumentación educada. Y no lo hace porque no sabe. Su incapacidad le obliga a utilizar un arma conocida, fácil de usar y al alcance de cualquier petimetre con ínfulas: la censura.

Ha permeado, esto de la censura. Ya no se ejerce desde el poder omnímodo del Estado, sino que se utiliza en cualquier medio que permita expresarse con libertad. Lo peor es que ya no son políticos entelarañados quienes la utilizan para mantenerse en el trono. Ahora la ejecutan y la defienden pulcros intelectos capaces de meneársela con exquisitez y elegancia. Con tanta exquisitez y elegancia que algunos abominan de la censura mientras la aplican de forma discriminatoria. Átenme esa mosca por el rabo. Así, los periodistas que se alegran de la coacción que supone la sentencia contra FJL. Así, algunos estultos jurisconsultos -y sus palmeros cañís- que han depuesto sus disquisiciones en un blog-letrina disfrazado de selecto club social.

Dos periodistas, posiblemente los dos mejores periodistas que hay hoy en España, han hablado del tema. Sin necesidad de mostrar los estatutos de limpieza de sangre que demuestren que no comparten las opiniones de FJL, han defendido un derecho básico y constitucional que no sólo la justicia, sino también los espoliques babeantes de la sociedad damisélica®, están tirando por tierra.

  1. Reinhard

    Bueno, Brema, tiene usted la misma edición que un servidor, que al fin la pudo conseguir, hace poco más de un año, a través de Iberlibro. Ya se revelaba, y también rebelaba, entonces el genio de Losantos. Lo que más me llamó la atención fue el manifiesto de adhesión que aparece al final del libro y algunas de sus firmas, gente que hoy colgaría al turolense, si pudieren, del palo más alto. Ya por entonces Losantos mostraba qué era y qué se podía esperar del Psuc, un partido estalinista al servicio del nazionalismo pujante.“Blog letrina disfrazado de selecto club social”. Toma ya.Seguiremos hablando de esta entrada: lo merece.PD: ¿ sabe si ahora ha salido, o va a salir, otra edición?

  2. Gongren

    Sí, Reinhard, acaba de aparecer una nueva edición. Yo cuento con la segunda, que incluye la célebre introducción y algunos ensayos más.Ayer <>Periodista Digital<> se descolgó con el bulo de que la Cope había rescindido el contrato a Losantos. Ya vale todo.No sé qué dirán en la cloaca bizantina al respecto.

  3. Reinhard

    Gongren:¿ Hay en esa nueva edición añadidos con respecto a la segunda?¿ Qué sabemos de las obras malditas que prometía El Marqués?

  4. Gongren

    Algo nuevo hay, aunque ignoro de qué se trata. Le copio la sinopsis que aparece en < HREF="http://www.temasdehoy.es/Fichas/FichaPack2.aspx?IdPack=2&IdPildora=98253" REL="nofollow">la página<> de Temas de Hoy.<>En su primera edición de 1979,<> Lo que queda de España <>fue un libro «maldito» por lo que tenía de análisis certero y crítica despiadada del panorama cultural sostenido por el emergente círculo de escritores y pensadores que conformaban la «progresía» hispana. Ahora, Federico Jiménez Losantos recupera y complementa aquellos textos en los que preveía los males que hoy amenazan a las letras, a la lengua y a la propia idea de España y añade un prólogo inédito en el que actualiza sus reflexiones. En esta edición definitiva, el autor de<> La ciudad que fue <>y<> De la noche a la mañana, <>hace un llamamiento urgente al mantenimiento de un proyecto liberal, integrador y coherente con la realidad histórica de una nación, la española, incluida entre las grandes creaciones políticas y culturales de la humanidad. En definitiva, un libro desmitificador, apasionado, necesariamente polémico, escrito con un estilo brillante y arrebatador y con la intención de abrir puertas al debate de las ideas y a la libertad, que se ha convertido en una obra mítica.<>

  5. Reinhard

    En dicho libro ya queda retratado, como ariete de ese Psuc que va a nazionalizar a la clase trabajadora, catalana o inmigrante, Manolito Vázquez Montalbán, a quien Jon Juaristi, en su excelente “Cambio de destino”, bautiza como el más digo representante del charneguismo mozárabe en Cataluña.

  6. Bremaneur

    Ahora no sé, porque no le escucho casi nunca y le leo poco, pero entonces Losantos fue un precursor clarividente.***La anécdota sobre Dragó.El único año que participé en las fiestas de Soria un primo mío me llevó a La Saca. Se hace los jueves y es el día en que sacan a los toros de los corrales de Valonsadero para llevárselos a la plaza de toros. Allí estaba yo, en Valonsadero, rodeado de muchísima gente, cuando de repente mi primo empezó a desgañitarse: ¡¡mira, mira, allí está De la Cuadra Salcedo!! Yo, por más que miraba tratando de buscar el bigote distintivo, no veía a De la Cuadra Salcedo. Hasta que mi primo, desesperado, casi tocando con el índice su objetivo, me señaló a un tipo delgado, vestido de blanco y con bota al hombro. Fernando Sánchez Dragó.

  7. Reinhard

    Ja, ja,bueno, su primo sabía que era alguien muy viajero. Creo que Dragó es fiel a esa cita.

  8. Tarsicio Cabuérniga

    Que no, Bremas, que no, queral hijo la Tomasa, el Crescen, que salía de herrar a la burra con la botal hombro y sencontró con la saca de vaquillas y se pilló un cabreo del tres porque no había desayunau y ya solía la chistorrica del otro lado la calle.

  9. Bremaneur

    Hombre, Tarsi, ¡menuda alegría! Le aseguro que era Dragó. Le acompañaba su novia japonesa.

  10. Tarsicio Cabuérniga

    ¿Y no sería Paca La China? ¿Una moza que tié una cara con los ojos finicos finicos, tal que si le hubiesen dau un par navajazos a un melón?

  11. Bremaneur

    Reinhard dijo…Lo que más me llamó la atención fue el manifiesto de adhesión que aparece al final del libro y algunas de sus firmas, gente que hoy colgaría al turolense, si pudieren, del palo más alto. ***Hasta Elpaís puso a disposición de Losantos las páginas del periódico para que pudiera defenderse de los ataques censores. Quién te ha visto y quién te ve. Así como hoy en día Barcelona está más cerca de Soria que de Madrid, Elpaís está más cerca de Público que de cualquier diario serio europeo.

  12. Reinhard

    Eso creo que lo explica Losantos en la segunda edición, o en todo caso en “La ciudad que fue”: él colaboró en ese diario hasta que abrieron la edición catalana y se acabó lo que se daba, pues había que hacer guiños al nacional-socialismo que allí se imponía. ¿ Cuántos damnificados tiene ese diario hasta hoy?

  13. Reinhard

    Para periodismo basura el que exhibe impúidicamente en Periodista Digital A. Rojo: no contento con mentir, afirmando que la Cope ya había defenestrado a Losantos, esta mañana lo sacaban, en plan ficha policial, de frente y perfil.Hideputas.

  14. el rufián melancólico

    No se. A mi me parece que Arcadi y Hermann se la cogen con papel de fumar y no entran al meollo del asunto. Me parece que hacen juegos florales, muy propio de “damiselas”. Ahora va a resultar que los periodistas y su sacrosanta libertad de expresión al servicio del negocio, Prisa, Cope, Vocento, Unidad Editorial o simplemente al pairo de su capricho mañanero son sagrados. A otro perro con ese hueso. A mi me parece de puta madre que si un periodista te jode impunemente desde su santa atalaya vayas a por él, con jueces o sin jueces. No hay porque aceptar el mamoneo de los grandes gurus mediáticos que tiran la piedra cuando se lo ordena su amo y luego corren a cubrirse las vergüenzas con la capa de libertad de expresión.Que les jodan.

  15. Reinhard

    En parte, Rufián, no carece usted de razón, pero que jueguen todos en igualdad de condiciones o aquí, dicho a lo baturro, follamos todos o tiramos la puta al río. ¿ Qué es eso del honor de los políticos? ¿ Con todas sus prebendas? ¿ Y qué pasa con su fuero especial ante los Tribunales? Le saludo.

  16. el rufián melancólico

    Entiéndame Reinhard. Federico o quien sea, que diga lo que quiera, sin cortapisas ni milongas, pero que apechugue con ello. En los tribunales o en la calle. Su defensa ante el tribunal, no quiero olvidarlo, me pareció patética y cobarde. ¡Ah, la justicia..! Que ridículos resultan los mamporreros cuando abandonan el púlpito.Los políticos y los periodistas, sus enjuagues, sus debes y haberes, se suelen escribir en el mismo libro, así fue y así sigue siendo. Que un político lleve a un periodista a un tribunal es pecata minuta frente al poder omnímodo que gozan ambos, aquí y ahora, para hacer y deshacer con unas virtudes que ellos no practicaran jamas. La consigna de libertad de expresión enmascara hoy, en España, el burdo afán de conseguir el máximo beneficio y el máximo poder en el menor tiempo posible y sus ajustes de cuentas internos, politico-periodistas, la lucha despiadada entre sus consejos de administración en la sombra nos agota y harta hasta lo insoportable. Lucha, insisto, no por ideas ni por honores, sino por la parte sabrosa del pastel. El como nos ocultan esto, el como los periodistas tan sensibles, callan o nos distraen con pajoleras o variopintas cantinelas sin osar mentar jamas el negocio de sus amos, es propio no de una sociedad de damiselas, sino de necios. Como estrambote, la cadena de los obispos españoles y su vocero principal reclamando libertad de expresión. ¿Que quiere que le diga? Vivir para ver.

  17. Reinhard

    Visto así, Rufián, llegamos al dinero, explicación de todas las cosas, ¡¡hasta el honor, jurídicamente, tiene su precio!!bien con multas, bien con indemnizaciones. Lo que tengo claro es que los políticos deben apechugar y no buscar el amparo de los tribunales para dirimir sus querellas con los medios, pues, como usted bien dice, todo, o casi todo, se explica en la batalla mediática. Los obispos, en los que no creo, ni en ellos ni en su mensaje, también tienen derecho a ensuciarse en esa guerra.

  18. el rufián melancólico

    Si no acudieran a los tribunales harían como en Rusia o en Mexico, enviarían a cuatro sicarios y le callarían la boca para siempre. No entiendo porque un político no puede demandar a un periodista, no se cual es el argumento que lo avala. ¿Porque los periodistas deben tener un privilegio que los demás no tenemos?

  19. Reinhard

    ¿ Privilegios? El gran privilegio lo tienen los políticos: el fuero, o ser aforados; vamos, que cualquier juez no puede echarles el guante. Eso es un vestigio casi medieval.

  20. Gongren

    Estimados Rufián y Reinhard: cualquier ciudadano de este país puede acudir a la justicia si se siente injuriado por los comentarios de alguien. Desde ese punto de vista, la conducta de Gallardón hacia Losantos es comprensible e incluso irreprochable. De hecho, por lo que he podido saber, Luis Herrero hizo todo lo posible por que ambos se encontrasen para dirimir la cuestión en privado y Losantos siempre se opuso de plano.Otra cosa es el modo en el que se ha llevado a cabo el juicio y, sobre todo, cómo lo han aprovechado ciertos sectores para exigir el silenciamiento de Losantos, algo que Gallardón no ha pedido en ningún momento.Como bien dice el Rufián, nadie lucha por cuenta propia, sino en defensa de los intereses de sus empresas y partidos. Losantos dispone de un pequeño grupo de comunicación emergente que, llegado el momento, podría incluso hacer sombra a Intereconomía. Por desgracia, no es éste un caso en el que haya una víctima desvalida y un agresor que abuse de sus prerrogativas, sino una simple lucha de poder.Y en cuanto a los artículos de Arcadi y Tertsch, dan demasiadas vueltas, se escudan en demasiadas referencias para justificar algo que ayer Ansón hizo de un modo más claro. El problema, queridos amigos, no está en procesar a tal o cual periodista por lo que dice, sino que ciertos sectores de la sociedad consideren necesario silenciarlo. De ahí a convertir la justicia en un sicariato media tan sólo un paso.(Y que nadie se preocupe por los 36.000 € de multa. FJL se saca mucho más con cualquiera de sus libros. Y no digamos con sus contratos en la Cope.)

  21. Gongren

    El aforamiento de los políticos, Reinhard, es otro de los males que hemos de soportar. Lamento no tener demasiados conocimientos de Derecho para saber a qué se debe y en qué se basa tal privilegio.

  22. Reinhard

    Gongren:Dicho privilegio arranca en la Edad Moderna, cuando la burguesía, tras la creación en Inglaterra de los primeros parlamentos, recela del poder real y exige autorización de las cámaras para proceder contra un diputado. Como se puede apreciar, todo un anacronismo.

  23. el rufián melancólico

    Gongren. Hablando de silenciar, recuerdo que cuando el gobierno Aznar fue a por PRISA con Cascos como muñidor de la estrategia y la colaboración fiel de sus terminales en la justicia, muchos de los que ahora se distinguen en la defensa de la libertad de expresión aplaudían hasta con los pies. Jimenez Losantos ha sido la punta de lanza de otra estrategia que también ha fracasado y mucho me temo que hasta sus amos ya lo dan por amortizado. Yo no lo echaré de menos.

  24. Gongren

    Sí, Rufián, tiene toda la razón. Ya no sé si nosotros somos el público, el campo de batalla o simples cabezas de turco.

  25. Bremaneur

    Amigo Rufián, no estoy de acuerdo. Tengo dos indiscutibles ventajas sobre todos ustedes. La primera es que nací hace cuatro años y la segunda es que prácticamente ni leo ni escucho a FJL < ni siquiera vi imágenes del juicio >, por lo que me es imposible situacionalizarme < je, je > en el bando de los defensores o en el los atacantes de FJL.Seguramente tendrá usted razón, Rufián, al decir que lo ocurrido es algo que el locutor turolense se merece. No lo niego. Como nací hace cuatro años desconozco cuáles son los tejemanejes geopolíticos < permítanme exagerar > y las situaciones de parecida índole que han surgido anteriormente entre periodistas y políticos. Sean justas o injustas no tienen por qué intervenir en la justicia de este caso. Por otro lado, creo que Jiménez Losantos, así como toda esta camarilla de polemistas que ha surgido últimamente, muchos de ellos ligados a Libertad Digital, son como los poetas de Pessoa: fingen la indignación que realmente sienten. Son, por lo tanto, unos farsantes que en muchos casos tienen razón. La tuvo FJL en los años setenta y ochenta, cuando publicó <>Lo que queda de España<>. Quienes hoy reniegan de él en esa época no tuvieron ni la suficiente inteligencia ni la mínima valentía para defender lo que defendió él. Pero me estoy yendo por las ramas. Lo que quería decir es que independientemente de quién sea FJL y qué es lo que haga en su vida diaria, el caso de este juicio puede resumirse en algo muy sencillo: un político se ha querellado contra un periodista por haber dado una opinión a través de un medio público. Que el juicio haya derivado en esperpento al haber obviado que la injuria era que a Gallardón se la sudaban las víctimas y se haya centrado en la acusación de traidor es algo que no logro entender, pero que no influye para nada en el hecho que les he expuesto antes. Tal y como ha sucedido todo, lo mismo da que el querellante haya sido Gallardón o cualquier otro. Han ido por FJL y se ha creado un precedente que permitirá que mañana se siente en el banquillo cualquier periodista díscolo, tenga o no razón en su discolicidad < ju, ju >. Y lo mismo puede ser un periodista que cualquiera que se exprese a través de un medio público, y esto podría incluir, por qué no, un blog como éste. En ese sentido creo que Espada acierta: todo este asunto se resume en el ‘ad hominem’ con el que titula su artículo. Y en definitivas cuentas es en lo que cae usted, Rufián: en decir que sea o no justa la sentencia, FJL se la merece.También acierta Tertsch al fijar su atención en la camarilla de periodistas borregos que aplauden la decisión. No se están dando cuenta de que tiran piedras sobre su propio tejado. O quizás sí, pero les sale más a cuenta saborear la venganza y dar forma a la envidia y el resentimiento.Un dato: me juego el cuello a que ni Tertsch ni Arcadi tienen mucha simpatía por los alaridos de Losantos ni por el crujido de cáscaras de gambas que se deja oír en cada uno de sus programas.Y por último, les dejo con un hallazgo de FJL que será del gusto del Marqués. El viernes FJL habló de José Tomás para ponerle a parir. No sé si tiene razón, porque no sé de toreros, pero me hizo mucha gracia esto: ‘Por eso me asombra el desvarío antiestético en que los artefactores del fenómeno tomasino han embarcado a la afición venteña, supuestamente la más sabia del mundo, en el espectáculo de gladiadores en zapatillas y medias rosas que se ha montado en torno al artista de Galapagar. Nadie se imagina a Antoñete prendido una y otra vez por el toro, por todos los toros, <>y rebozado en sangre y arena como una croqueta gore.<>‘

  26. Gongren

    Por desgracia, Brema, el caso de FJL no es el primero en que un periodista se sienta en el banquillo. Ahí está el caso de < HREF="http://joseluisgutierrez.es/html/libros/endefensapropia.html" REL="nofollow">José Luis Gutiérrez<>, por ejemplo. (Ahora quedaría bien decir eso de “país…”)

  27. Gongren

    Estimados amigos: leo en < HREF="http://www.abc.es/20080622/nacional-politica/psoe-rehabilita-negrin_200806220249.html" REL="nofollow">ABC<> que el PSOE, de cara a su próximo congreso, se propone rehabilitar la figura de Juan Negrín.

  28. Reinhard

    Ya puestos, congresualmente puestos, podrían hacer un poquito de autocrítica sobre el papel del partido en la guerra.

  29. el rufián melancólico

    No nos pondremos de acuerdo. Para mi la campañita de libertad de expresión a propósito del juicio a Federico es una pamplina, una más de las muchas que tenemos que soportar en este desafortunado reino de España. Federico me interesa muy poco personalmente y su discurso, la idea de España que defiende y el estilo con que lo hace me repugna. Usted dice que es joven y tal vez por ello no guarda recuerdo de aquel régimen de mierda que bajo palio nos gobernó durante cuarenta años. Yo sí.Esa triste España nacional-católica, esa España gris y palurda de la doble moral, siempre con la chulería a flor de piel, el riñon bien cubierto, y el matonismo por bandera anida hoy en la Cope.No tengo vocación de Torquemada pero creo que Ruiz Gallardón al que tampoco guardo ningún afecto tiene todo el derecho a defenderse de la injuria, el escarnio y la difamación. Decir que no debe hacerlo para salvaguardar la libertad de expresión me parece una sandez.

  30. Bremaneur

    No le niego ese derecho, Rufián. Pero la sentencia que lo defiende es esperpéntica. Con lo de mi juventud no me refería al franquismo (nací una vez muerto Franco) sino a todo lo que va más allá de hace cuatro años. En el 2003, sin ir más lejos, Ibarretxe era para mí una marca de habas pedorras precocinadas.

  31. Bremaneur

    Pero dejémonos de hostias y vamos a lo importante: la foto de la Nelken. Está soberbia (la Nelken, digo; la foto también).

  32. Bremaneur

    La Nelken en 1931. Sorprende mucho que esa mujer jamona y sonriente sea la de la postal que García-Alix incluye en su libro Madrid-Moscú. Aunque ya habían pasado unos años, no es difícil imaginarse a esa primera Margarita flirteando con Galdós en los cafés en compañía de otra flor, la Xirgu. Tampoco es difícil imaginarse a esa mujer como “el colchón de las redacciones”. Es un comentario machista, pero como muchos de ellos no hace sino demostrar la supremacía de algunas mujeres sobre el saco de esperma que a veces somos los hombres. Hizo lo que le dio la gana. Su belleza accesible me subleva.***Algo que le interesará a más de uno< HREF="http://www.elpais.com/articulo/cultura/Espanola/espia/KGB/elpepicul/20080623elpepicul_3/Tes" REL="nofollow">Española y espía del KGB<>

Los comentarios están cerrados.