La biblioteca fantasma

Últimas adquisiciones

La única escotilla que me permite saber lo que es sentirse libre y gozar la calma de la bendita soledad. Estos libros y papeles los he traído conmigo este año. Algunos son regalos, otros son compras y el resto náufragos rescatados de mis cajas de Soria. Lecturas y relecturas. Papeles heteróclitos que llaman al diletantismo y al desorden. Entre ellos, unas cartas de un prisionero por crímenes de guerra que escribe desde la Modelo de Barcelona a una señora que le auxilia caritativamente. También una fotografía que me dedicó Tania Russof. Mi pequeño pasado, mezquino y pese a todo añorado.




























  1. Reinhard

    Auténticas joyas; ¿ y esos incunables dormían en cajas? Enhorabuena por el rescate.

  2. Bremaneur

    Gracias, Reinhard. La mayoría de las “joyas” han sido un regalo o las he comprado. En cajas dormían las cartas, el de Moebius o el de la frialdad amorosa de la mujer, además de las novelas negras y el Narciso de Sánchez Espeso. Poco a poco iremos hablando de estos libros.

  3. Gongren

    Querido Brema, el ejemplar de <>El canto de la tripulación<>, ¿corresponde a la edición de 1942 de Lauro?Un fuerte abrazo.

  4. Bremaneur

    Amigo Gongren, el ejemplar es de 1950, de la Revista Literaria Novelas y Cuentos. La ilustración es de Manolo Prieto y la introducción de Ramón Gómez de la Serna.

  5. Protactínio

    La letra de Tania Russof indica, a mi entender, que se llama cualquier cosa menos Tania Russof. Y, ¡qué curioso!, los cuatro que tengo han salido juntitos, juntitos: el de Pestaña, las dos novelas negras y el Narciso.(Buen zurrón para su vuelta.)

  6. Bremaneur

    Protactínio, creo que ése es su verdadero nombre (Tana Russova). Aquí, un < HREF="http://www.edensalvaje.com/videos/videos.php?id=1517" REL="nofollow">vídeo <> muy explícito. Siento ser tan guarro, señoras.

  7. follandeiro

    Las grandes novelas de MacOrlan son “La bandera” y “Quai des brumes”. Le chant puede pasar pero no llega, opino, a la altura de las otras.Por cierto, también escribia novelas porno (bastante malas salvo para los adictos a la escatologìa)

  8. Perroantonio

    ¿Tania Russova? Eso es coña. Es como llamarse Irina Ukraniakova o Tamara Bielorrusova.¿Y cómo la conoció? ¿En una convención de libreros de viejo?

  9. Bremaneur

    Protactínio, Perroantonio (P&P), me han convencido. Voy a ver si le encuentro el nombre.Efectivamente, fue en una convención de libreros. Ella me vendió “La frialdad amorosa de la mujer” y el de P. J. Moebius. Estaban reservados por otra persona interesada, pero me dijo: “Brrremaneurrrr, tú nesesitasss mássss losss librrrosss y errrres de Sorria, que es como estepa siberrriana donde rrevolcarrrte desnudo encima del nieve; cabrrón, ya me pagarrrráss en especie”.

  10. Bremaneur

    Follandeiro, estuve a punto de traerme “Quai des brumes”. Me interesa lo de la novela pornográfica.

  11. Gongren

    Querido Brema,Al parecer, Mac Orlan escribió varias novelitas protagonizadas por una dominatrix llamada Sadie Blackeyes. Si encuentro por casa la <>Historia de la literatura erótica<> de Alexandrian, te amplío la nota.

  12. Gongren

    Brema, continúo con el tema.El <>Dictionnaire d’oeuvres érotiques<> de Pascal Pia, Robert Carlier y Gilbert Minazzoli recoge siete obras, a saber:<>Abécedaire des filles et de l’enfant chéri<><>La comtesse au fouet<><>Les jeux de démi-jour<><>Lise fessée<><>Le masochisme en Amérique<><>Le nègre Leonard et maître Jean Moulin<><>La petite marquise de Sade<>Cada una cuenta con su correspondiente sinopsis. Si te interesa, puedo sacar algo de tiempo y traducírtelas. (Son bastante breves.)

  13. Bremaneur

    Imagino que ahora me toca decir que el argumento no importa en estos casos y que no se moleste… pero… con un resumen basta. Mil gracias, Gongren. Por cierto, ¿me puede enviar esa referencia de la que hablamos el otro día?

  14. Rufián

    Espectacular su botín Bremaneur.Ya que se habla de Mac Orlan, me interesa especialmente su etapa colaboracionista, cuando escribía asíduamente en el semanario La Gerbe fundado por Alphonse de Châteaubriant. En su nómina, además de Mac Orlan, estaban Abel Bonnard, Celine, Drieu la Rochelle, Montherlant, Jean Anouilh,…Si alguien tiene más información de este Mac Orlan colaboracionista y anti semita, así como de su depuración literaria al terminar la guerra le adelanto que me gustaría conocerla.

  15. follandeiro

    Me extraña la informaciòn de Rufiàn, especialmente lo de la depuraciòn, toda vez que Mac Orlan fue cooptado por unanimidad a l’Académie Goncourt en 1950. Para ello contò incluso con los votos de comunistas y resistentes.

  16. Rufián

    Gracias Follandeiro. Las escasas pistas del Mac Orlan colaboracionista las leí en los libros de Herbert Lottmann, La Rive Gauche (la elite intelectual y política en Francia entre 1935 y 1950) y La Depuración (1943-1953).Ambos libros los editó en España Tusquets.Me sorprendió encontrar en sus páginas este Mac Orlan tan cercano a Celine y Drieu.Lo de la depuración literaria, usted sabe que la hubo en muchos grados y matices, era una hopotesis mía, pues poco o nada nada conocia del Mac Orlan de los primeros años de posguerra.

  17. Rufián

    Soy un apasionado de Mac Orlan. No vean por tanto en mi interés por su papel durante la ocupación ninguna censura moral o política.Habría que discutir muy largo que fue eso de “la colaboración” en el mundo de las letras francesas.Un detalle curioso de Mac Orlan en 1935, durante el gobierno del Frente popular:“Las derechas francesas manifestaron su apoyo a Mussolini con una declaración de intelectuales publicada por la prensa el 4 de octubre de 1935, al día siguiente del comienzo de la invasión. Los firmantes eran Abel Hermant, Henry Bordeaux, Georges Lacomte, Abel Bonnard, Rene Benjamin, Robert Brasillach, Leon Daudet, Drieu La Rochelle, Jean Fayard, Maurice Martin du Gard, Gabriel Marcel, Charles Maurras, Henry Massys, Thierry Maulnier, Henry Beraud, Alphonse de Châteubriant, Pierre Mac Orlan, Marcel Aymé y Pierre Gaxotte.” H. LottmanLa Rive Gauche

  18. Gongren

    Estimado Rufián, hasta donde sé, Mac Orlan escribió para la revista <>Combats,<> en la que también colaboraron Céline, Morand, Philippe Henriot, Paul Marion, Abel Bonnard y otros. Al parecer, hasta 1950 vivió bajo sospecha, casi condenado al ostracismo. De todos modos, rebuscaré un poco más, a ver qué encuentro.

  19. Gongren

    Hay más: Mac Orlan publicó en <>Les Nouveaux Temps,<> un periódico proalemán de izquierda que tuvo una tirada considerable en su época.

  20. Rufián

    Gracias Gongren. Lo de Combats lo ignoraba. Si conoce usted la fuente hágamelo saber. Yo he recordado que en algún libro de Modiano, intentaré buscarlo, hay una mención al Mac Orlan colaboracionista; recuerdo que en el mismo “asunto” Modiano incluía también a Jean Giono, otro escritor que me gusta especialmente. Olvidé en el post anterior el titulo del manifiesto de apoyo a Mussolini y a su invasión de Etiopía:“Manifierto de los intelectuales franceses por la defensa de occidente y la paz de Europa.”

  21. Gongren

    Estimado Rufián, si no me equivoco –cosa que es posible– lo leí en la biografía de Mac Orlan que Lamy publicó hace unos años. Como no dispongo del libro, no puedo confirmárselo ahora mismo. De todos modos, tengo pensado en adquirir dentro de poco los diarios de guerra de Drieu y quizás pueda encontrar algún dato jugoso. (Incluso es probable que acabe por hacerme con la biografía de Lamy.)

  22. Gongren

    Por cierto, ayer me equivoqué: Sadie Blackeyes es el pseudónimo con el que Mac Orlan firmó algunas de sus novelas S/M y no uno de sus personajes.

  23. GOTIGOTI

    Con su permiso.En francia la mayoría de escritores de derechas pagaron muy cara su colaboración con los alemanes después de la guerra. Pero hoy nadie discute su calidad literaria.En España los escritores del bando que ganó la guerra que ganaron los malos(Arcadi dixit) o que abjuraron del comunísmo no sufrieron ninguna purga pero no existen,no los reeditan,nadie los lee.Para mí el caso más notable es el de Rafael Garcia Serrano,el escritor falangísta,autor del Diccionario para un macuto, uno de los mejores libros sobre la guerra civil. Entiendo que no lo reediten,su prosaterrenal produciría urticaria en las sensibles pieles de hoy.Escribe RGS en su diccionario:”Los locutores de altavocesdel Frente provocaban verdaderas oleadas de pasados. Neville recuerda uno:”especializado en frentes donde hubiera catalanes del otro lado,porque les hablaba en su idioma,no sólo gramatical,sino moral”.¿Alguien sabe de qué libro está sacado este párrafo? Hace que uno desee leer el resto. Gracias Brameneur por este sitio

  24. Rufián

    JE SUIS PARTOUTPor dar alguna puntada más sobre ciertos nombres que se vienen repitiendo: Drieu, Celine, Mac Orlan… y algunos papeles, hojas, revistas y semanarios.Antes un aviso para los amigos “intoxicados” de papel: muchos de los papeles que a continuación se citarán todavía se pueden comprar en París, en las librerías cercanas al Odeón, aunque eso sí, a precios intocables. En cualquier caso y aun disponiendo de dinero conviene ir bien vestido, sin mochilas sospechosas, lavado, repeinado y con las uñas cortaditas. Lo digo porque lamentablemente en alguna librería de tan selecto lugar al ver los dueños mis trazas de rufián no me permitieron siquiera la entrada.Habla Herbert Lottman:“Los escritores que habían optado por no callarse durante la ocupación disponían de una extraordinaria variedad de revistas en las que expresarse: en algunos periódicos escrupulosamente apolíticos, pero igualmente en los órganos de prensa en los que se alardeaba del racismo más virulento y que había que tomar en serio cuando denunciaban, por ejemplo, los refugios en que se ocultaban los judíos con el fin de que la policía francesa o los alemanes pudiesen ir a detenerlos, o bien las actividades antialemanas, guiando las investigaciones del Sicherheitsdienst y sus auxiliares franceses. Algunas de estas publicaciones eran antiguas y respetadas, pero sus dirigentes no habían resistido las tentaciones del Orden Nuevo: los de “la Illustration”, por ejemplo. Por supuesto la prensa fascista anterior a la guerra revivía y aparecían nuevos titulos: “la Gerbe”, “Au Pilori”, lanzado con el subtitulo “semanario de combate contra la judeo-masonería” y “La Révolution Nationale”. También había algunas hojas de “izquierda”, como los diarios “La France au travail” y “La France Socialiste”, los semanarios “L´Atelier” y “Le Rouge et Le Bleu”, este último fue acusado de estar influenciado por judíos.“Je suis partout” representaba la derecha literaria gracias esencialmente a Robert Brasillach, normaliano y novelista, y a las dotes de polemistas de sus principales colaboradores. La dirección se jactaba de vender un promedio de doscientos mil ejemplares y de contar entre sus autores, como hizo notar el abogado de Brasillach en el curso de su proceso, a Jean Anouilh, Marcel Aymé y André Bellessort, por entonces secretario perpetuo de la Academia Francesa. “Je suis le partout” denunciaba, según Claude Roy, a los “gaullistas” de Niza, a él mismo y a Louis Aragon, indicando hasta el bar que frecuentaban.Roy recibió poco después la visita de un inspector de policçía y no necesitó más para sumergirse en la clandestinidad. Pierre Seghers, otro amigo de Aragon, recuerda la satisfacción mostrada por “Je suis partout” cuando se anunció la muerte de Max Jacob en Drancy: “Judío por su raza, bretón por su nacimiento, romano por su religión, sodomita por sus costumbres”, ese fue su epitafio. se le leía sobre todo por sus chismes en la segunda página, como era tradicional en la prensa semanal. Pero los ecos de “Je suis partout” tenían un contenido particular. Se podía leer en ellos ora una carta denunciando a un sacerdote por rezar avemarías para que acabase la persecución de los judíos, ora una denuncia del “horrible mulato” Alexis Leger (antiguo secretario del Quay d´Orsay, en literatura Saint-John Perse). La denuncia de otros periódicos era otra particularidad de “Je suis partout”: como a “Candide”, revista de extrema derecha publicada en zona libre, que había elogiado al estalinista judaizante Aragón.“Je suis partout” refería con satisfacción la prohibición de “Le Figaro” pronunciada por Vichy el 27 de noviembre de 1942, “cuyo gaullismo militante no hemos cesado de denunciar”. Se afirma generalmente que Le Figaro no fue prohibido, sino que su equipo lo suspendió voluntariamente cuando los alemanes invadieron la zona “libre”.Herbert LottmanLa Rive GaucheTusquets 1994

  25. Rufián

    Estimado Gotigoti, seguro que Bremaneur podrá aclararle mejor que yo el titulo del libro de Neville, que mucho me temo sea Frente de Madrid”. Por mi parte y si le interesan los escritores falangistas le aconsejo un libro imprescindible en el tema:Falange y LiteraturaAntologíaJuan Carlos MainerLaborBarcelona 1971

  26. Bremaneur

    Rufián dijo…Lo digo porque lamentablemente en alguna librería de tan selecto lugar al ver los dueños mis trazas de rufián no me permitieron siquiera la entrada.***JAJAJAJAJAJAJAJA. No me lo puedo creer. Si es usted un dandy, hombre.Para precios, los de los libros hard de Mac Orlan. Les he echado un vistazo y se me han caído los calzones a los tobillos. ¡Virgen santa, mondié mondié!Luego les hablo de los falangistas, pero me temo que aquí, quitando al Marqués, de nuevo es el Rufián quien lleva la voz cantante.

  27. Bremaneur

    Rufián, estoy releyendo ciertas páginas de <>La cosa en sí<> que me están emocionando. Ahora tengo que encontrar otras, más adelante, donde se habla de cierto anarquista.

  28. Gongren

    Estimado Rufián:Hace unos meses que me planteo comprar algunas ediciones de Drieu. ¿Hay algun título en especial que me recomiende? Había pensado en <>Notes pour comprendre le siècle.<>Gracias de antemano.

  29. Rufián

    Amigo grongen, no soy un especialista en Drieu la Rochelle, me falta mucho por leer de él y de otros muchos de esta época fascinante, aunque debo confesar que el fondo de la mayoría de sus novelas, poemas y ensayos, la vocación desesperada del héroe y su rebeldía nihilista me interesa especialmente.Solo tengo ahora un libro de él en mi biblioteca, libro que le recomiendo y que no le será difícil de encontrar: “Recit secret, suivi du Journal (1944-1945) et d´Exorde. El libro lo editó Alianza en 1986 con el título “Relato secreto”. No le defraudará. Tampoco creo que te resulte difícil hacerte con su novela más conocida “La comedia de Charle Roi” y por supuesto “El Fuego Fatuo” de 1931, un magnífico retrato de la burguesía parisina.Parece ser que en los días en que se suicidó andaba escribiendo unas memorias tituladas Memorias de Dirk Raspe que dejó sin finalizar y que fueron editadas en Francia a mediados de los años 60. Nunca las he leído. Además de los libros de Drieu, (compra todo lo que puedas), intenta hacerte (seguro que ya los tienes) con los diarios de París de Junger: “Radiaciones”. Los editó Tusquets en 1989, son fáciles de encontrar y no tienen desperdicio.

  30. Gongren

    Estimado Rufián:Muchas gracias por sus recomendaciones. No tenía nada de Drieu y, como bien me aconseja, iré a por todas. Espero informar pronto. (Los diarios de Jünger los leí hace muchos años. Creo que va siendo hora de recuperarlos.)Un fuerte abrazo.

  31. Gongren

    Por cierto, mañana comienzo a colgar aquí las reseñas de las obras eróticas de Mac Orlan.

  32. Rufián

    Estimado Gotigoti. Me cuesta darle tanta jerarquía como le da usted en la literatura de guerra civil al libro de García Serrano. Pero coincido en que su “Diccionario” es imprescindible leerlo y que es de lo mejor escrito en el llamado bando Nacional.En el libro de Mainer, éste hace una afirmación valiente y lúcida de la Falange que no me resisto a trascribirle.“Para mí -suspensos juicios políticos más comprometedores-, Falange española fue en los años que repasaremos la formulación más atractiva y violenta de una rebeldía que se venía larvando de tiempo atrás; en gran medida, fue una vocación juvenil muy pura que, pese a la hipoteca burguesa que la lastró y acabó por disolverla, planteó una primordial protesta contra lo más caduco del derechismo contemporaneo.”

  33. Bremaneur

    Rufián, muy bien traído. La clave está en el adjetivo “juvenil”. ¿Qué edad tenían en 1936 los Ridruejos y Torrentes? Por mucho que alguno cargara ya con hijos, tenían una edad que llama a la rebeldía, sea ésta del signo que sea. Entre 1931 y 1936 les dio tiempo a adscribirse a una o más ideologías, de defender con vehemencia los ideales que tocara defender en ese momento. Y hoy, setenta años después, se les quiere seguir juzgando. Me resulta incomprensible.

  34. Rufián

    A mi también me resulta difícil Bremaneur, pero ya sabe, las anteojeras ideologicas nublan el entendimiento. Una y otra vez chocamos desgraciadamente con la misma piedra. Pero consuelese, su Biblioteca fantasma es un lugar estupendo para desfacer estos entuertos.Gongren, olvide comentarle que en el libro de Lottman se cita y se halaga una biografía de Drieu escrita por Pierre Andreu y Frédéric Rover publicada en París en 1979. No figura la editorial. Por otro lado, Lottman incluye un testimonio muy sugerente de un tal Alfred Labre-Luce que bajo la ocupación alemana, escribió en la NRF de Drieu.“Drieu era alto, naturalmente elegante, impregnado de una indolencia que, en algunos momentos, cedía el paso al desafío. Con un cigarrillo pegado en la comisura de los labios, como para evitarle tener que llevar la mano hasta la boca… Se fumaba la vida como un cigarrillo quemando una mujer tras otra, o mejor dicho, una idea tras una mujer y una mujer tras una idea. ese balanceo era a la vez su debilidad y su encanto. Buscaba ganar en la política y en las letras las plumas con que engalanarse para seducir y luego volvía a la vida pública con metodos tomados de la coquetería.” Gongren, estoy deseando leer sus reseñas de Sadie Blackeyes. Las espero como agua de mayo.

  35. Gongren

    <>El masoquismo en América <>(Le masochisme en Amérique)<><><>Colección de relatos e impresiones personales de una víctima del feminismo seguido de “La pequeña marquesa de Sade”<> Escritos por Pierre Dumarchey, pseudónimo de Pierre Mac Orlan (1882-1970), y publicados en 1910, la obra consta, en realidad, de seis cuentos. Los cuatro primeros fueron “tomados –según se afirma en el prólogo– de periódicos americanos que suelen leerse en el calor del hogar”. Todos ellos incluyen, tal como se infiere del título y el subtítulo, escenas de flagelación protagonizadas por mujeres y presentadas bajo pretextos de lo más variopinto, desde la pedagogía hasta la emancipación femenina, tal como se aprecia en “Mi vida en el correccional de Hauxville, en el estado de Kansas”, “Recuerdos de una antigua interna en el correccional de Shopping Norton”, “Un reportaje censurado” (en el que se describe un peculiar crucero en el lago Michigan) o “Madame Lynch” (ambientado en una escuela para institutrices de Saint Louis).El quinto relato, sin duda el más extravagante, narra cómo un juez belga retirado consiente en ser azotado a manos de una princesa rusa exiliada en París a cambio de un raro escarabajo con el que completar una extraña colección de insectos que inició durante su estancia en el Congo.Por lo que respecta a <>La pequeña marquesa de Sade,<> se trata de una novelita corta protagonizada por Miss Arabella X, una bella estadounidense natural de Florida, que rapta a una compañera de clase y al hermano de ésta y, tras propinarles un buen número de latigazos, los inicia en las artes del sexo. El adolescente, descrito como afeminado, sucumbe a los encantos del ama. A modo de colofón, el autor afirma: “Soy consciente de que las ideas de este libro pueden parecer extrañas e incluso alguien podría considerarlas patológicas, pero bajo ningún concepto este volumen debería confundirse con una colección de casos clínicos”. M[artial] B[eauvais], <>DOE,<> pp. 298-299.

  36. Gongren

    Sí, Rufián y Bremaneur, es inaceptable que ciertas obras queden prohibidas por su adscripción política y más cuando llevan más de sesenta años escritas. Existe en España una gran resistencia a considerar los hechos que se dieron antes, durante y después de la Guerra Civil como lo que son: un pasado del que sólo se puede contemplar el horror –entre muchas otras cosas–, sin caer en el maniqueísmo.

  37. Pedro Rojas

    Que sus señorías perdonen el retraso y la impertinencia de mi comentario, ya que hacía tiempo que no entraba en esta biblioteca. Ya que se trata de desfazer entuertos, diré mi opinión sobre Neville. Yo no creo que sea un artista (escritor-cineasta) fascista. Ni mucho menos. Él era un bon vivant, un frívolo. Por eso fue Hollywood y por eso desde allí le escribió a Jardiel Poncela una carta que decía (cito de memoria): “Vente a Hollywood, querido amigo, que aquí hasta los feos coquetean con actrices jóvenes y rubias”. En la Guerra Civil partipó activamente en la propaganda franquista, sí. Pero en tiempos de guerra se extreman las pasiones, ya lo sabemos. Y además, no hay que olvidar que tras el 18 de julio, lo primero que hizo Neville fue poner pies en polvorosa, primero en Londres y luego en Biarritz. Sólo entró en España, como ‘reportero de guerra’, a mediados de 1937, después de haber recibido numerosas garantías de que no le sucedería nada. Y ahí empieza todo. Los reportajes sobre la Checa de Vallmajor (titulado “Vivan los hombres libres”) sobre el frente de Ciudad Universitaria, sobre Brunete… Y tras la guerra, realiza “Frente de Madrid”, considerada por muchos el primer intento reconciliatorio en el cine nacional (el siguiente fue “Rojo y negro”, tan amada por nuestro Rufián).Tras el fracaso comercial y sobre todo, político de “Frente de Madrid”, decidió volver a lo que siempre le había gustado: las buenas comidas, los mejores vinos, las fiestas (a su casa de Marbella la llamó Malibú) y a un arte más cercano al costumbrismo popular y ‘desideologizado’. De hecho, estuvo siempre más cerca de un neorrealismo castizo y solanesco (El crimen de la calle Embajadores, Verbena) que a las ínfulas historicistas y doctrinarias (Raza, Locura de Amor). Orson Welles dijo sobre la actuación de la izquierda de su país edurante la caza de brujas que “habían perdido sus ideas para no perder sus piscinas”. De Edgar Neville se podría decir que si alguna vez tuvo ideas, fue para no perder su piscina. Afectuosamente suyo, Pedro Rojas

  38. Rufián

    Encantado de encontrarle de nuevo por aquí, Pedro Rojas. Le echaba de menos. Sale de nuevo a pasear el nombre de Neville. A su conjuro se diría que se respira en este salón el aire de la España alegre y faldicorta. Nuestro amigo Bremaneur nos lo agradecerá.De Edgar Neville existe una biografía muy exhaustiva publicada recientemente:Una arroyadora simpatíaEdgar Neville: De Hollywood al Madrid de la posguerra.Juan Antonio Ríos CarrataláArielBarcelona, 2007Aunque la tengo en la mesilla de noche tan solo la he picoteado por encima. Es de una densidad apabullante, lo cual hace que su lectura se haga a ratos cansina y farragosa. En cualquier caso no deja de sorprender la amplísima documentación e información que aporta. Para ponerle los dientes largos le diré que es mucho y bueno lo que se cuenta de nuestras amadas hermanas Conchita y Juanita Montenegro.El libro se abre con una cita de Ridruejo:“El falangismo desencadenó entre los jóvenes una especie de neorromanticismo, con la preferencia del vivir apasionado y peligroso sobre el vivir habitual y racionalizado, del acto heroico sobre la ley inteligente y de la compañía de soldados o la parada de masas sobre la asamblea de jurisperitos o el comicio electoral. El cultivo retórico de esta embriaguez de estilo permitría luego llamar revolución a una operación de policía y, lo que es más grave, vivirla espiritualmente como si lo fuera.”Dionisio Ridruejo, 1962(Aunque comparto en gran parte su silueta de Neville tengo alguna objeción que hacerle Pedro Rojas.Lo haré en otro post.)

  39. Rufián

    Les ruego disculpen la Y errada y rufianesca introducida en el título de la biografía de Ríos Carratalá.

  40. Gongren

    Hombre, yo soy más bien de Xan das Bolas y Antonio Garisa.(¡¡No me peguen, no me peguen!!)

  41. Gongren

    Bromas aparte –y para que no me echen–, solácense con < HREF="http://img525.imageshack.us/img525/8844/conchitamontenegrott5.jpg" REL="nofollow">esta foto<> de Conchita Montenegro. (¿No les recuerda un poco a las mujeres que pintaba Romero de Torres?)

  42. Pedro Rojas

    Querido anfitrión Bremaneur, quizá no adorase tanto a Conchita Montenegro si supiese quién es su padre. O de lo contrario, aun sabiéndolo, se convertiría, como el Rufián o como yo, en un pertinaz devorador de datos sobre ella. Espero que la conversación prosiga por el sendero de las hermanas Montenegro. Si alguien me enseña a colgar una imagen en el comentario, les mostraré una en la que deja de parecerse a una mujer de Romero de Torres, para ser el mejor ejemplo de femme fatale del cine negro, aquélla por la todos perderíamos la cabeza, el empleo y la dignidad.

  43. Bremaneur

    Estimado don Pedro:No se pueden poner imágenes en los comentarios. Envíemela a mi correo (bremaneur (algarroba) gmx.net) y la pondré en una nueva entrada. Allí podrá hablarnos de ella y de su familia (¿quién es el padre?).Si no recuerdo mal murió el año pasado, pocas semanas después de que yo la conociera gracias a la película <>Rojo y negro<>, que me cautivó.Gongren, no la veo como un cuadro de Romero de Torres. Es mucho más real, menos impostada.

  44. Rufián

    Lo que faltaba. A todos nos gusta Conchita.Será un sintoma del buen gusto y del estilo que por aquí se gasta. ¡Buenísima la foto! ¡Gracias Gongren! Eso es tener reflejos. Este verano leí la necrológica de Conchita en El País y desde entonces no me perdono no haber hecho nada por conocerla en vida.Pedro Rojas sabe de antiguo que a mi me gusta más su hermana, Juanita, de la que guardo como Santa reliquia una imagen suya en una portada de Mundo Gráfico de agosto del 36. Se la ve de tres cuartos, vestida de miliciana y amartillando con elegancia su pistola. El reportaje del interior nos la presenta como chofer al volante de un elegante coche incautado (ojalá fuese el de Neville) al servicio de Unión Republicana. Mañana mismo colgaré la foto y ustedes comprenderan mi debilidad por ella. Pedro Rojas, usted que es un experto en la materia traze aquí la silueta de las hermanas. Yo le estaría profundamente agradecido.

  45. Gongren

    De nada, Rufián. A mandar.Por cierto, Conchita Montenegro se casó con Ricardo Giménez Arnau. ¿De los Giménez Arnau de toda la vida por un casual?

  46. Bremaneur

    Rufián, efectivamente el libro sobre Neville es farragoso, pero está lleno de datos. Echaré un vistazo a lo que dice sobre las hermanas Montenegro.Gongren, esperamos más reseñas de Mac Orlan. Esto es una gozada.

  47. Gongren

    <>La condesa del látigo <>(La comtesse au fouet)<><>Relato de Pierre Dumarchey –conocido con el pseudónimo de Pierre Mac Orlan (1882-1970)–, publicado en 1911.“Bella y terrible”, anuncia el subtítulo. Algunas de las fotografías de L. Riézer poseen un gran valor artístico. Ninguna de ellas presenta un desnudo. De hecho, todos los modelos aparecen completamente vestidos, lo cual enfatiza aún más si cabe la carga lúbrica de los pies que las acompañan (“La condesa sólo quiere vírgenes”, “Sus manos están a punto de arrebatarle el corpiño”, etc.). Tanto por su estructura como por su manera de narrar la acción, <>La condesa del látigo<> debe considerarse una novela con pleno derecho. La protagonista, la condesa María Nicolaievna, maneja la fusta con la maestría de un cosaco. Aún púber, acepta a su servicio a una gobernanta francesa, Émilienne Suze, de quien aprenderá sus artes oscuras. A partir de entonces, el lector asiste a una vorágine de episodios de lo más salaces. Malcasada con un anciano, da rienda suelta a sus caprichos con uno de sus pretendientes, Ivanoff. Poco después, se encapricha de una dama inglesa. A pesar de que en ningún momento se narran las aventuras lésbicas de la condesa (“satisfacciones demasiado íntimas como para ser explicadas”), el lector puede hacerse una idea cabal de ellas. Uno de los rasgos más interesantes de la obra es el empleo del vocabulario, completamente mesurado e, incluso, púdico desde el principio hasta el final de la obra. Todo queda en la imaginación del lector, pues lo que desea Mac Orlan es mostrar un repertorio lo más completo posible de las técnicas de flagelación –de hecho, se considera la obra como una suerte de manual para iniciados–. Los escenarios apenas tienen interés, ya que tan sólo enmarcan la acción: de un modo un tanto desganado se indica que una escena ocurre en Brujas, otra en Knokke, en Colonia o, ya al final del libro, en alguna localidad de la costa mediterránea. Lo único que queda claro es que la iniciación infernal de la nínfula ocurre en San Petersburgo.M[artial] B[eauvais], <>DOE,<> p. 102.

  48. Rufián

    Así es Gongren. Ricardo es de los Gimenez Arnau pata negra. No le perdonaremos jamas de los jamases al señor embajador que tras su boda la retirara del cine hurtandonos, ya para siempre, la magnífica visión de Conchita en su apogeo. Una verdadera desgracia.

  49. Pedro Rojas

    Acepto su propuesta Rufián, cómo negarme… Mañana tendré preparada mi pequeña semblanza de Conchita.

  50. Rufián

    Gongren, leo emocionado su estupenda reseña. He de hacerme con esa novela como sea. Mi corazón se acelera mientras escribo. Creo que deben ser los perfumes narcóticos de esta biblioteca los que hacen que no pueda ahora dejar de imaginar a María Nicolaievna con el rostro y la figura de Conchita. ¡Quien fuera Ivanoff!

  51. Gongren

    Vaya, gracias, Rufián. De todos modos, yo me limito a traducir. Continuando con Mac Orlan, esta noche aprovecharé para ver una película basada en una de sus novelas: <>Touchez pas au grisbi,<> protagonizada por el genial Lino Ventura.(Y ya que de colaboracionismos hablamos, échenle una ojeada si pueden a <>Bob le flambeur<> y <>El ejército de las sombras,<> del grandísimo Jean-Pierre Melville.)((¿Se nota que con ustedes estoy disfrutando cosa mala?))

  52. Rufián

    Le envidio su suerte Gongren y me da vergüenza reconocer, más aun delante de Pedro Rojas, que apenas conozco el cine de Melville. Recuerdo sí el título del “ejercito de sombras” y la veneración que le profesaban Godard y otros directores de la nouvelle vague. Si alguien sabe como hacerse con su filmografía diganmelo .

  53. Gongren

    Estimado Rufián: sería yo quien tuviera que envidiarle. Los DVD de Melville se pueden adquirir en Amazon Francia, aunque si lo prefiere, puede descargárselas < HREF="http://thepiratebay.org/search/melville/0/3/200" REL="nofollow">aquí<>.<>Bob le flambeur<> es, sencillamente, maravillosa. Ambientada en el París de los primeros cincuenta, con un blanco y negro magnífico, narra la historia de un viejo gángster que se prepara para dar su último golpe. Unos años atrás había formado parte de la resistencia. Y el policía que debe darle caza es uno de sus antiguos camaradas. La película comienza con un amanecer en Pigalle.<>El ejército de las sombras<> narra las vicisitudes de un grupo de miembros de la resistencia. Hay una escena que, a buen seguro, nos parecerá muy atractiva a los que frecuentamos esta Biblioteca: la visita que hace uno de los agentes a la casa del líder de la célula. (Yo, de mayor, quiero ser como Lino Ventura.)

  54. Rufián

    Gracias Gongren. Voy a descargarlas ahora mismo. Pensaba darme una vuelta por el bar de unos amigos, pero creo que mejor me quedaré en casa. (mi hígado y mi bolsillo lo agradecerán). Me montaré un pase de sesión continua a la “Française”. Antes de despedirme de este confortable diván quiero incluirle el final de Drieu narrado por Lottman. Es largo, pero creo que merece la pena.“Después del fracaso de su Nouvelle Revue Française Drieu la Rochelle se convirtió, según su propia expresión, en una “rueda libre”. Daba sus artículos a la prensa colaboracionista, en particular a Révolution Nationale de Lucien Combelle. En ellos expresaba opiniones personales que debieron de parecer, a veces , muy heréticas a los colaboracionistas más ortodoxos. Al parecer, incluso llegó a ser censurado. Drieu buscaba ahora purificarse, proclamando Les Lettres Françaises en su último número clandestino. Pero era demasiado tarde; y se especifica allí: “Drieu ya no hallará donde colocarse”. “Siempre solitario y libre”, anotaba Maurice Martin du Gard, que lo visitó en la avenue Breteuil a comienzos de la primavera de 1944.Si continuaba publicando de esta forma, era “por amor propio, para no aparentar ser miedoso”, confiaba a su diario. “¡Cuando pienso que hay quien cree que me divierte todavía la política, la colaboración!” Se aburría, pero con un tedio superior: el spleen del poeta. Mientras los alemanes abandonaban París intentó suicidarse pero fracasó. En una de sus cartas de adiós había escrito: “No quiero renegar, no quiero esconderme, no quiero irme a Alemania y no quiero ser tocado por manos sucias”. En un corto texto titulado “Exordio”, publicado a título postumo, requería para si mismo la pena de muerte: “Sí, soy un traidor. Sí, me he entendido con el enemigo. He aportado la inteligencia francesa al enemigo. No tengo la culpa de que de que ese enemigo no haya sido inteligente…”En agosto de 1944 el veneno no había hecho efecto. En el hospital americano de Neuilly, en el que se había inscrito con nombre falso, Drieu recurrió a la navaja de afeitar y fracasó también. Aparentemente resignado a permanecer vivo, logró escapar a las purgas de la liberación en un oscuro piso de la orilla derecha. Según Le Figaro, la policía lo buscaba.Lo más sorprendente -y que nos permite medir el imperio que ejercía sobre sus amigos- fue la energía que desplegaron en favor suyo antifascistas militantes. Pues, desde luego, Drieu era un prófugo, y hubiera acabado frente al pelotón de fusilamiento. Sin embargo, desde la liberación de París hasta su conseguido suicidio en marzo de 1945, vivió cerca de siete meses oculto, sin tener que dejar la capital. En la misma época Robert Brasillach era juzgado y ejecutado, como tantos otros colaboracionistas notorios. Al dar cuenta de la condena a veinte años de cárcel para un colaborador de Drieu, Les Lettres Françaises recordaron que Drieu seguía en paradero desconocido.Entre quienes hubieran podido ayudarle figuraba Malraux, que por entonces se hallaba ocupado combatiendo al frente de su brigada. En efecto, Malraux fue solicitado, pero la historia no nos dice por quién, para que acogiese a Drieu. “Desde luego”, respondió; pero no ocultó que su viejo amigo debería adoptar un nombre supuesto y que la situación del recién llegado se revelaría como extremadamente inconfortable. Más tarde el escritor declaró que Drieu habia querido estar seguro de que hubiera podido reunirse con Malraux, y que Malraux lo habría aceptado, pero que realmente no había deseado partir. (Malraux estaba convencido que Drieu se habría batido con valentía.) Según otra fuente, Malraux habría puesto condiciones juzgadas inaceptables por Drieu, por interesarse más por su papel de jefe de Alsacia-Lorena que por la suerte de su amigo. Ta en la primavera de 1944 un guerrillero, Maurice Clavel, había intentado reclutar a Drieu para salvarlo.Emmanuel Berl, a quien Drieu había borrado de su agenda porque era judío, tampoco lo había olvidado e intentó incluso establecer una red de escondites en Corrèze para su antiguo amigo. Pero ni siquiera sabía como entrar en contacto con él, y confesaría más tarde que tampoco lo había intentado mucho. se preguntaba: “¿Que necesidad tiene de mí?”. Y cuando Drieu escapó a la captura ty al castigo por el suicidio, Berl se encolerizó. “La vida clandestina, que consideraba muy aceptable cuando la vivía yo, le había parecido repugnante para él..,” Un ofrecimiento no menos sorprendente provino de Emmanuel d`Astier de la Viguerie, extremista de derechas antes de la guerra, pero convertido después al antifascismo, con una hoja de servicios muy honorable en la Resistencia. Este llegaría más tarde a ser un compañero notorio y un amigo de la Unión Sovietica y de Stalin en persona. En septiembre de 1944, como ministro del interior del gobierno provisional del general De Gaulle, D`Astiers se inquietó por su camarada. Este ministro del interior, responsable del orden y del respeto a la ley, sugirió incluso que Drieu pasara la frontera y se refugiase en Suiza. finalmente confesó a un amigo común: “Dense prisa en utilizar mi ayuda, sólo seré ministro tres días más”.Malraux no pudo ser contactado a tiempo para asistir a los funerales de Drieu (tras la tercera tentativa de suicidio, esta vez con éxito por medio del gas y las drogas), pero Jean Paulhan asistió a ellos, así como Gaston Gallimard, Léutaud, Audiberti y Brice Parin. Paulhan escribió a la primera mujer medio judía de Drieu que el muerto se había sacrificado para que otros pudieran vivir en paz. “Es seguro que el proceso de Drieu hubiera sido también el proceso de Chardonne, Jouhandeau, Fabre-Luce…”“

  55. Gongren

    <>Juegos a media luz <>(Les jeux du demi-jour)<><>Ensayo de Pierre Dumarchey –más conocido con el pseudónimo de Pierre Mac Orlan (1882-1970)–, publicado en 1926.Este tratado de prostitución, consagrado en su mayor parte a los lupanares, puede considerarse hoy un documento de primera mano sobre las prácticas sexuales de principios del siglo XX. A pesar de que algunos críticos lo consideran trufado de quejas y reproches, algunos pasajes son simplemente deliciosos, tal como se desprende de los siguientes ejemplos.<>Conciencia profesional:<> “La moral del ‘medio’ prohibía que, mientras las novicias se iniciaban en el oficio, los clientes las tomasen por los pechos durante la faena. La costumbre, con su punto de pundonor, años después, se ha extendido a todo el gremio”.<>El mirón:<> “Ajeno al resto del género humano, tan sólo le excitan las imágenes. […] No podrá contemplar su cuerpo desnudo nunca más sin compararlo, por una perversión del espíritu, con el aroma tibio del pollo hervido”.<>La visitadora:<> “Oculto tras la cortina, el cliente oye el frufrú de una falda. Una mujer acaba de entrar. Un poco de misterio en una casa donde todo ha sido previsto atrozmente. El cliente intenta hacerse una idea de ella: ‘¿será una mujer de la vida?’ . La <>madame<>, cómo no, le responderá que sí”.<>El negro:<> “A medio camino entre el miedo y el deseo por una rápida y furtiva agresión, su presencia suscita una gran admiración por parte del personal, aunque él no parezca advertirlo. No en vano, cuando la <>madame<> abre la puerta y grita ‘el negro, a la habitación amarilla’, las pupilas bajan la cabeza con un aire consternado”.<>Sodoma:<> “Palabras, palabras, todo el amor resplandece en ciertas palabras. Y la <>madame<> lo sabe bien. Por eso lo susurra, lúbrica, al oído aterciopelado de ciertos clientes”.<>Los pederastas:<> “Las rosas más bellas y anónimas de los poetas griegos ornan las túnicas de algunos efebos, tan delicados como las nínfulas, pero con una piel mórbida que recuerda a la carne de pollo. Sin embargo, las fotografías, de indudable interés antropológico, les confieren expresiones más propias de forzados. Pero llega el buen día en que esos jóvenes crecen, se casan y se convierten quizás en padres y ciudadanos ejemplares”.<>La prostitución:<> “El cuerpo de una muchacha se puede vender al detalle. De hecho, las pupilas destacan por ciertos rasgos que, como los mejores cortes del buey, los entendidos saben valorar adecuadamente y tasar al mejor precio”.M[artial] B[eauvais], <>DOE,<> p. 242.

  56. Rufián

    Gracias por darnos la reseña Gongren. No tenía ni idea de este Mac Orlan erotómano. Todo un descubrimiento que agranda aún más mi simpatía por él.De su juventud y su primera vocación, la de pintor, no supe tampoco nada hasta que leí el prologo de Mariano Tudela a la edición de La Bandera de Orbis en 1985. Mi sorpresa fue mayúscula cuando supe que Mac Orlan fue uno de los privilegiados inquilinos del mítico Bateau Lavoir. Aunque para entonces, hay que decirlo, ya había cambiado los pinceles por la pluma. Sobre “El Canto”, mencionaba usted el otro día la edición de lauro, que no conozco, aunque existe otra del mismo año de 1942 en la magnífica colección dedicada a los humoristas: “Al Monigote de Papel”. Estuvo en mi poder durante años, la compré en una feria de libro viejo en Valencia, y ahora que la busco lamento no encontrarla. En la misma editorial del “Canto” que presenta Bremaneur, Novelas y Cuentos, se encuentra publicada otra novela: “A bordo del Estrella Matutina”Tengo un amigo librero que seguro la tiene entre sus fondos. Si álguien la quiere no tiene más que decirlo.

  57. Bremaneur

    <>A bordo del estrella matutina<> la vi hace poco en una magnífica edición en una librería de Zaragoza. Voy a ver si la puedo encargar, porque me fui sin ella por problemas “logísticos”.aunque existe otra del mismo año de 1942 en la magnífica colección dedicada a los humoristas: “Al Monigote de Papel”. Estuvo en mi poder durante años, la compré en una feria de libro viejo en Valencia, y ahora que la busco lamento no encontrarla.***Casualidad: ésa es la edición que tengo yo del Canto…

  58. Gongren

    <>El negro Léonard y maese Jean Mullin <>(Le nègre Léonard et maîter Jean Moulin)<><>Novela de Pierre Mac Orlan –pseudónimo de Pierre Dumarchey (1882-1970)– publicada en 1920.Un buen día, el narrador sorprende a su sirvienta, Katje van Meulen, desnuda en su cuarto. La doncella “leía un librito desencuadernado mientras se frotaba las nalgas y los muslos con una pomada que le dejaba el cuerpo tan reluciente como una piedra preciosa. Luego, aplicó el ungüento al mango de su escoba con el mismo cuidado y empeño”. Katja había nacido para “el erotismo encubierto de los confesionarios y las salas de espera”. La joven era “una belleza de embrujos semanales, viciosa como sólo sabe serlo una impúber, cocinera experta y gobernanta estricta”. Como es de esperar, pronto seduce a su señor para llevarlo a un aquelarre al que, no podía ser menos, asiste también el Gran Maestre, bajo el aspecto de un enorme macho cabrío. “Su cola, de una longitud desmesurada, le permitía ocultar los rasgos más obscenos de su naturaleza. No inspiraba ningún miedo, sino que, antes bien, recordaba a un viejo bohemio de aspecto desastrado.” La descripción de la escena sigue los tópicos al uso –violaciones, incestos, sodomía–, si bien hay un rasgo curioso: “la presencia de casi todos los labradores de la comarca”.El negro Léonard y maese Jean Mullin son los asesores del Gran Maestre, tres personajes, por otra parte, que aparecen en otra obra del autor, <>Días desesperados (Les jours désesperés).<> Mullin es un ser desengañado: “No quiero juzgar a nadie, pero, después de reclutar siglo tras siglo a nuevos adeptos para el Gran Cabrón, me doy cuenta de que la perversidad no requiere demasiadas cavilaciones, sino que suele responder casi siempre a comportamientos desprovistos de toda dignidad y tan vulgares que sus efectos no tardan en desaparecer”. En un giro inesperado, el narrador hace que ambos asistentes se conviertan en acróbatas del circo Pantalon y, a partir de ese momento, la acción comienza a resentirse: el Gran Maestre acaba por ser una cabra normal y corriente, Katje muere en unas circunstancias cuanto menos inverosímiles y, antes de que el lector pueda decir nada, se le informa de que todos “poseemos, en lo más recóndito de nuestra mente, esa tendencia a la vulgaridad que nos permite acabar nuestros días de una manera plácida y melancólica”.No cabe duda de que la obra, inspirada en la profusa literatura demonológica de la época, es simple, directa y breve, pero posee la ambigüedad suficiente como para dotarla de una rara belleza.M[artial] B[eauvais], <>DOE,<> 331-332.

  59. Gongren

    Por cierto, el diccionario ilustra la entrada con un dibujo de la edición de 1920 en la que se ve a la rolliza Katja con sus encantos en pompa. Si quieren, la escaneo y se la envío.(Merodeando por ahí, me encuentro con < HREF="http://images.google.com/imgres?imgurl=http://www.bibliographos.net/IMG/jpg/tripulacion.jpg&imgrefurl=http://www.bibliographos.net/article.php%3Fid_article%3D625&h=300&w=328&sz=52&hl=es&start=13&tbnid=SouKOtQSVTxAnM:&tbnh=108&tbnw=118&prev=/images%3Fq%3D%2522mac%2Borlan%2522%2B%26svnum%3D10%26hl%3Des%26sa%3DG" REL="nofollow">esto<>.)

  60. Bremaneur

    Gongren: “Si quieren, la escaneo y se la envío.”No, no queremos. No te jode…Muy bien traído lo de Manolo Prieto. Venga, déle caña al escáner o le cuelgo de los pulgares…

  61. Bremaneur

    Rufián, a ver si adivina de quién es la xilografía:< HREF="http://bremaneuricas.blogspot.com/" REL="nofollow">El camino de la victoria<>

  62. Rufián

    Buenas tardes señoresMe incorporo ahora mismo a mi divan favorito. Voy a leer y ver las novedades y enseguida estaré con ustedes.

  63. Rufián

    Grandes emociones. Las reseñas de Gongren me dejan con la miel en los labios. Hay que hablar con Abelardo Linares urgentemente. Esta literatura sicaliptica es muy de su gusto. De hecho tiene una colección dedicada a estos menesteres con portadas de Penagos y también de Ribas. Recuerdo algunas de Felipe Trigo. Yo me ocuparé de hablar del asunto. Los Mac Orlan eróticos deben ser editados.Gorgen, el souvenir que acompaña al número de novelas y cuentos del Canto, la invitación, es algo que usted sabe que me atañe muy especialmente. Es la invitación a la exposición donde se presentó el número 6 de una revista que adoptó como cabecera el tituló de la novela de Mac Orlan. El Canto de la Tripulación.Ese número 6 es otra edición de la novela ilustrada por un grupo de fotografos, dibujantes y pintores de todos los pelajes.Quien nos descubrió a Mac Orlan fue Quico Rivas, que a su vez lo había conocido por Miguel Sanchez Ostiz que, si la memoria no me falla, hablaba ya de Mac Orlan en su novela “las Pirañas”Tengo vieja papelería de todo aquello y algunos números de la revista. Os enviaré ejemplares de nuestro Canto a Mac Orlan.Bremaneur, usted va directamente al higado. ¡¡Masereel!!Me comprometo a presentarle en breve. Esta Biblioteca debe inaugurar con él y cuanto antes su galería de estampas.Masereel debe tener ese privilegio.Me voy a llenar un vaso de ron.

  64. Rufián

    Bremaneur: ¿Tuvo correo de Pedro Rojas? ¿Que hay de las fotos de las hermanas Montenegro?

  65. Bremaneur

    He visto alguno de los libros eróticos de Mac Orlan en < HREF="http://www.zvab.com" REL="nofollow">Zvab<>. Menudos precios. Ahora, me tiembla el párpado después de haber leído las reseñas.

  66. Rufián

    Yo también he mirado algo, no suelo hacerlo muy a menudo por no ponerme melancólico y cargar con tanto deseo insatisfecho.He visto un Mac Orlan especial, un libro de fotografía, que me ha llamado la atención.Belleville -MenilmontantEl texto, un prologo se acompañan de fotografías de estos barrios firmadas por un tal Willy Ronis.Esta editado, no he visto una primera edición, por Arthaud en París en 1984.El cuñado de Gulliver vende un ejemplar.

  67. Rufián

    De las joyas más antiguas y estimadas de mi accidentada biblioteca es un libro de poemas de Blaise Cendrars, otro gran aventurero al igual que Mac Orlan.Kodak (Documentaire)Librairie StockParis, 1924La maravillosa cubierta con que se adorna el libro es una xilografía de Masereel, aunque no va firmada, y el retrato a pluma que precede a los poemas lo firma Francis Picabia. Es un libro mítico de la vanguardia.De los “masereeles” editados en España el mejor en todos los aspectos es sin duda el libro de relatos de Henry Barbusse:Algunos Secretos del Corazón Lo editó Caro Raggio en 1921 y aunque hubo un tiempo en que algo se veía, y no a mal precio, ahora es practicamente imposible de catar. El mío se lo compré a finales de los 80 a Gulliver por 5000 pelas. En Copenhage, en una de sus maravillosas librerías de viejo me hice con otro Masereel excepcional:Die Passion eines menschenKurt Wolf VerlagMünchenEs un Masereel puro y duro, una historia sin palabras como él las llamaba, historias grabadas en madera, a navaja debo precisar, como en su acertada y metafórica imagen del Camino de la Victoria, Bremaneur. Voy a escanearlos y se los envió. Servirán para hablar más adelante de este Xilografo geniál.

  68. Gongren

    Brema, Rufián:Hace medio año, más o menos, estuve a punto de hacerme con una carpeta de grabados de Masereel, <>La ciudad,<> que salió a subasta en eBay. Cuando pasó de los 50 euros me eché atrás. Hubo alguien que puso 200 encima de la mesa y se lo llevó.(Algo similar me ocurrió con la primera edición de <>Guerrapittura,<> de Carrà que algún despistado sacó a… 10 euros. Alcanzó los 400 en menos de tres días.)Y es que no se puede ser pobre y tener buen gusto. (Ríanse, por Dios, que es una gracieta.)

  69. Bremaneur

    Me siento el pariente pobre, y no hablo de cuestiones pecuniarias sino de sabiduría e ignorancia, siendo esta última la que me atañe. No tenía ni idea de quién era Masereel hasta que un rufián me regaló “El Baedecker de los locos”, de Arthur Holitscher, ilustrado por él. Nada más ver las xilografías recordé que en casa tenía un librito ilustrado por la misma persona. Se trata de “Pierre und Luce”, de Romain Rolland. Trae 16 “Holzschnitten” (xilografías), una de las cuales es la que aparece en “El camino de la victoria”. El libro me lo regaló nuestra amiga Brazil durante un paseo inolvidable por un rastrillo berlinés. Creo que con todo este material podremos dedicar la siguiente entrada (a la espera de lo que nos aporte Pedro Rojas sobre las hermanas Montenegro) a Masereel.Sobre Cendrars: creo que leí por primera vez su nombre en una reseña de Sánchez Ostiz. O quizás lo viera por casualidad en el diccionario de Bonet (donde en la entrada de este autor cita a Pérez Ferrero). El caso es que traté de hacerme con un ejemplar de su “Antología negra” y no lo logré. Luego me compré “Moravagine”, que sacó Alfaguara en su colección de Clásicos modernos. El padre Garmendia de Otaola habla de Cendrars en estos términos:“Cendrara, Blaise [sic]: <>L’or<>, bueno e interesante. <>Maravagine<> [sic], aventuras innobles de un loco. Impía, inmunda, repugnante.”Me temo que será mi siguiente lectura.

  70. Rufián

    Tiene razón Gongren. Riámonos y seamos felices como el beduino en su charca. Nada mejor para ello que volver a Mac Orlan con unas pequeñas dosis de su ensayo sobre la lujuria.“La lujuria es un pecado perfectamente organizado, tranquilo como el mediterraneo en sus buenos días, es un estado físico que arrebola las mejillas, una fuerza cerebral que obra sobre el cerebro como una superculata sobre un 10 C.V. de serie.La lujuria es una fuerza. Como todas las fuerzas, no es buena ni mala: se contenta con provocar la acción. Lo demás no es sino una cuestión de personalidad” Los 7 pecados CapitalesBiblioteca NuevaMadrid 1930

  71. Gongren

    Acabo de recordar que el libro de Barbusse lo tiene un librero que tiene el almacén detrás de casa. Lo vende a 12 euros, pero no tiene las cubiertas originales. ¿Qué hago?

  72. Bremaneur

    Los 7 pecados Capitales***Joooooooooder. Se lo vi la semana pasada creo que a Manolo Gulliver en su caseta de la Cuesta de Moyano, cuando ya me había pulido todo el presupuesto.

  73. Gongren

    Pues a por él, Brema, porque vale la pena. Lo compré hace muchos años por el capítulo de José Díaz Fernández. Si quieren, y mis negreros me dejan, algún día puedo hablarles de él.(Brindo con una copa de calvados a su salud… y la de Mac Orlan, claro.)

  74. Rufián

    Bremaneur, cómprelo como le dice Grongen. La calidad de impresión de la estampa es excelente y el precio de risa.De los 7 Pecados Capitales efectivamente Gulliver tiene fondo y no anda demasiado caro.Lo de Díaz Fernandez que dice Gongren me ha dejado perplejo. Debe ser un lapsus. Aquí van los pecados y sus autoresJean Giradoux-El OrgulloPaul Morand-La AvariciaPoerre Mac Orlan-La lujuriaAndré Salmon-La EnvidiaMax Jacob-La GulaJaques de Lecretelle-La IraJoseph Kessel-La Pereza

  75. Bremaneur

    Entonces no hablamos del mismo libro. Al que se refería Gongren (y yo mismo, y por eso no me cuadraba que apareciera Mac Orlan) es un libro escrito por varios autores españoles. A ver si Gongren nos puede dar la referencia exacta. Estuve a punto de comprarlo porque me interesaron un par de los escritores que participaron en su redacción.

  76. Rufián

    Gongren. Disculpe por favor las continuas erratas y corrupciones que cometo con su nombre. Entre la pipa de kif que acostumbro a estas horas, el ron, la foto de Conchita, y no me lo niegue, la innegable calidad de trabalenguas en su nombre, mis dedos se atropellan.

  77. Rufián

    Ayer no pude descargarme las películas de Melville. Tengo algún problema con el moden y hasta mañana no podre hacerlo.Trascribir la muerte de Drieu me hizo pensar en la distinta manera en que los intelectuales franceses y los españoles ventilaron sus respectivas cuentas internas. Dos guerras civiles muy diferentes, cierto, pero con todo uno aprecia una mayor solidaridad, humanidad y grandeza en los galos que en los españoles. Ya se que hay excepciones, pero …

  78. Bremaneur

    Releyendo los posts de Gongren y el Rufián sobre los escritores colaboracionistas, vuelvo a sorprenderme por la virulencia del antisemitismo francés. Los alemanes contaron con una ayuda inesperada. De hecho, las deportaciones de judíos fueron planeadas sin incluir a los niños, y fue Laval quien decidió que los transportaran en los vagones de ganado, “para no separarlos de las madres”.

  79. Rufián

    Exacto Bremaneur, el antisemitismo frances era ya feroz y Celine uno de sus portavoces más cualificados.En todas las escuelas de París figura una placa en la fachada donde se recuerda a estos niños judíos y la fecha en que fueron extraidos de sus aulas con destino a los campos de exterminio. Se dice también que fue hecho con la colaboración del gobierno de Vichy.Creo que Patrick Modiano, judío el míamo, es el escritor por excelencia de este drama, el que mejor retrata el ambiente espiritual de aquella Francia.

  80. Bremaneur

    Se dice también que fue hecho con la colaboración del gobierno de Vichy.***Así fue. Las detenciones de judíos no las llevó a cabo únicamente la Gestapo sino que fue la gendarmería francesa la principal culpable. Para saber a quiénes habían de detener se basaron en unos censos promovidos un par de años antes por el gobierno francés. La gestión de los campos de concentración, como el de Drancy, la llevaban los franceses. Y ya digo que algunas de las decisiones más brutales relativas a los judíos fueron tomadas directamente por el gobierno. Su responsabilidad fue enorme y sólo se asumió oficialmente a partir de 1995.

  81. Bremaneur

    Sobre la derrota de Francia y la pusilanimidad de su gobierno y sus habitantes, he leído unas páginas excelentes en el diario del entonces embajador argentino en París y Vichy. El libro es: Miguel Ángel Cárcano. <>Victoria sin alas: París, Burdeos, Vichy<>. Buenos Aires: Sudamericana, 1949.Un par de entradas:La persecución racial[…] No creo que este hombre siga mucho tiempo en libertad. Las autoridades francesas colaboran con celo con la policía alemana en hacer el censo de judíos en París. Los diarios insisten en una campaña activísima y violenta contra ellos. Existen periódicos dedicados exclusivamente a la cuestión judía. Publican lista de nombres, exigen persecuciones y penas y emplean todos los medios para despertar en su contra la animosidad de sus lectores.16 de junio de 1940La palabra del gobierno no tiene valor. La población sabe que Francia ya no combate y que mañana el enemigo puede estar en los Pirineos. El jefe del Gobierno ha perdido el dominio de la situación sin haber sabido dar al momento la nota de dignidad que correspondía a las más puras tradiciones de Francia. Anglófilo, sin reticencias, se encuentra en esta disyuntiva: cómo hacer la paz cuando el Reino Unido continúa la guerra. Siento en la multitud una indignación contenida que no exterioriza porque es inteligente y sabe de la impotencia y esterilidad de su protesta.[…]Laval camina con seguridad, con su cigarrillo pendiente del labio. Es el duque de Borgoña que vuelve a dominar a Francia.

  82. Rufián

    Tomo nota del libro Bremaneur. Me interesa. La Editorial Sudamericana es siempre una caja de sorpresas. Los españoles exiliados fueron los primeros en catar el paño francés.En el Archivo y Museo Histórico de la Prefecture de París conservan una documentación espectacular de estos días. En las paredes, enmarcados, se ven los carteles y proclamas que se pegaban en las calles de París. Los de Vichy, los de los alemanes, los pasquines de la resistencia, las armas, los periódicos… Las fotografías originales que cuelgan en sus paredes de aquel París de la ocupación y de sus protagonistas te quitan el hipo. Si van por allí no dejen de hacerle una visita.

  83. Gongren

    Tienen razón: un lapsus completo. Me refería a <>Las siete virtudes,<> una respuesta al libro del que hablan y en el que participaron Ramón Gómez de la Serna, Antonio Espina, Benjamín Jarnés, César M. Arconada, José Díaz Fernández, entre otros.Lo editó Espasa en 1931. Como verán, promete.(Y en cuanto al pseudónimo, no se preocupe, Rufián, porque tiene razón. A ver si me busco uno tan bonito como el suyo.)

  84. Gongren

    <>La zurra de Lise <>(Lise fessée)<><><>Novela sobre la flagelación en la escuela y en el resto del mundo<>Pierre Mac Orlan (1882-1970) escribió al principio de su carrera, por motivos de pura subsistencia, un cierto número de novelas de género erótico que firmaba con su verdadero nombre, Pierre Dumarchey, o con el pseudónimo de Sadie Blackeyes.En 1910 apareció <>Lise fessée,<> protagonizada por “una esbelta joven de traviesa elegancia “, interna en una severa institución inglesa. La doncella, hija de un rico empresario del textil que vivía en los alrededores de Rouen, quizás por la excelente educación que ha recibido, acoge de buen grado al pretendiente que su padre ha escogido para ella, un noble de la región de mano suelta y fusta en ristre que, en más de una ocasión se presenta con un viejo camarada de armas con el que ha desarrollado su talento en plazas tan distantes como Túnez o Nápoles. La pluma aventurera del futuro Mac Orlan obliga a sus personajes a trasladarse a Estados Unidos, concretamente al Oeste, donde los dos militarotes morirán de una manera atroz e incomprensible. Lise, convertida ya en una exigente dominanta, pasará al servicio de un anciano libertino, bibliómano empedernido y coleccionista de obras eróticas.M[artial] B[eauvais], <>DOE,<> p. 272

  85. Gongren

    <>Mademoiselle de Mustelle y sus amigas <>(Mademoiselle de Mustelle et ses amies)<><>Mademoiselle Lucette de Mustelle nunca había apreciado mucho sus estudios en el modélico Lycée Molière, por lo que no podía ocultar su alegría ante la perspectiva de otro verano en el castillo familiar. Pero no por ello se suspendieron las clases, si bien éstas fueran de muy distinta naturaleza. A sus inquietos catorce años, Mademoiselle de Mustele estaba ya más preparada para los juegos del sexo que del espíritu. Los maestros que primero la acompañaron en ese placentero aprendizaje fueron Miss Ketty la institutriz, Alice la cocinera y el criado Firmin. Ante la actitud despreocupada de la madre, más atenta a sus propias aventuras que a la formación de su hija, Lucette dio rienda suelta a los impulsos de su díscola curiosidad y pasó a experiencias más sofisticadas de la mano de los inescrupulosos amantes de su madre, Sir Archibald y Maurice, quienes completaron las peculiares enseñanzas de su aplicada alumna. Y así, Lucette y sus amigas, ya en pleno conocimiento de sus apetencias, sembraron recuerdos inolvidables por todos los rincones del castillo y de los bosques que lo rodean. <>Mademoiselle de Mustelle y sus amigas,<>escrita en 1911 con el seudónimo de Pierre du Bourdel, es la novela erótica de Mac Orlan con mayor repercusión en Francia, pese a la clandestinidad a la que fue sometida hasta 1984, cuando salió definitivamente a la luz. De hecho, ésta formó parte de toda una serie de novelas eróticas que, para llegar a fin de mes, Mac Orlan se vio obligado a escribir bajo seudónimos tan curiosos como «Sadinet» o «Sadie Blackeyes». No obstante, al haberle dedicado el propio autor y sus amigos a ésta mayor atención que a las demás, pasó con los años a la celebridad dentro de la ya prolífica historia de la literatura erótica francesa.(De la información que proporciona Tusquets para su edición en «La Sonrisa Vertical»)

  86. Rufián

    Gongren, ayer llegué a la misma conclusión. Tenían que ser las 7 Virtudes. Libro que perdí por prestarlo a un desalmado. En cualquier caso la aparición de José Díaz Fernández al pairo de una confusión de pecados y virtudes hay que tenerla muy en cuenta. A cada día que pasa abrazo más la patafísica.Díaz Fernandez y su impresionante novela, El Blocao, deben tener algun día su página en esta biblioteca de fantasmas.Es una delicia leer sus reseñas.

  87. Rufián

    Al hilo sicalíptico de las reseñas de Mac orlan he recuperado de mis cajones unos papeles de interés.Pertenecieron a un amigo que los encontró escondidos entre los papeles de su abuelo.Los papeles fechados en 1919, forman una libreta de cuartillas. En su cubierta aparece pegada una foto de mujer en paños menores. A su derecha y rotulada a mano se lee la siguiente leyenda:Grean Pescadería Popular Madrileña.Calles y números donde estan instaladas las sucursales.A continuación y ordenadas alfabeticamente por el nombre de la calle figura una relación amplísima de las mancebías madrileñas de la época. El señor Romo, tal es el apellido del autor de la guía, es conciso y pormenorizado. Veámoslo:En la J, calle Jacometrezo:19 y 21-Concurso. Hay 50 gachíes24-Pública y mamonas25-Sucias y muy malas27-Compromisos y Conejos caseros35.Gran lujo. 25 pesetas el paloEn la calle La Palma, en el número 6 la información se adorna con exclamaciones:Palma 6, 1º-Reservado,(¡Facilita negras!)La relación se extiende incansable por todos los barrios de Madrid. Palacio, Inclusa, Latina, Chamberí, Lavapies… El señor Romo no olvida ninguna mancebía desde las más caras, -Serrano 50 gran Lujo desde 50 pesetas- a la más sordida, Pozas 1. En estas siempre recomienda usar “acorazado” para evitar disgustos futuros.En Echegaray 13 está una de sus favoritas y especifica -Gran surtido y variedad, Repertorio completo. Una de la Cuesta de Santo Domingo tambien destaca de las demás:Cuesta de Santo Domingo 17. Secretas. Especialidad en posturas.De otras mancebías como la de la calle del Amparo nº4 nos enteramos que su especialidad son las “niñas jovenes” y que se pagan a 20 pesetas.No creo que exista relación tan precisa y pormenorizada del puterío madrileño de 1919. La literatura y la crónica de la mala vida en Madrid tiene una deuda impagable con el señor Romo. Excelso cartógrafo de las pescaderías de la corte.

  88. Bremaneur

    Rufián, ha tocado uno de mis lados más sensibles. Esos papeles son imprescindibles para tratar de entender el Madrid por el que se movían bohemios y post-bohemios, literatos de toda laya. Soy aficionado a leer libros sobre el hampa de esa época. Tengo algunos de gran interés:– Roger Salardenne. El libertinaje en las grandes capitales. México: Ediciones Don Quijote. (Con un capítulo dedicado a Madrid)– Moisés Bermejo. Cómo “trabaja”, vive y habla la gente del hampa. Pamplona: Talleres Tipográficos La Acción Social, 1931. (Dedicado por el autor)– Constancio Bernaldo de Quirós. Figuras delincuentes. Madrid: Centro Editorial de Góngora.– Constancio Bernaldo de Quirós y José María Llanas Aguilaniedo. La mala vida en Madrid. Madrid: B. Rodríguez Serra, 1901. (También la edición alemana y la reedición española de 1997).– M. Ledesma Sotelo. Los bajos fondos de Madrid. Barcelona: Rodegar, 1963.– Antonio Navarro Fernández. La prostitución en la villa de Madrid. Prólogo de Rafael Salillas. Madrid: Imprenta Ricardo Rojas, 1909. (Dedicado por el autor).Y tantos otros dedicados a los bajos fondos de otras ciudades, como Barcelona, Berlín, Londres o París.Fue una grata sorpresa hallar alguno de estos títulos reseñados en <>El honor de las injurias<>

  89. Gongren

    Caray, es una verdadera delicia hablar con ustedes. Las reseñas que he ido colgando no son mías, por desgracia. Tan sólo me he limitado a traducir. En cuanto a José Díaz Fernández, es uno de los autores más interesantes de los años veinte y treinta. Por casa corren <>La venus mecánica<> y <>El nuevo romanticismo,<> ambos en ediciones contemporáneas. Durante muchos años he buscado <>El blocao<> y un folletín que publicó con pseudónimo sobre la revolución del 34, <>Octubre rojo en Asturias.<> Dispongo de bastante información sobre él. A ver si encuentro algo de tiempo para ponerme en serio y redactar algo. De momento, le debo a Brema un par de reseñas. (Y, pese a mis reiterados “mañana te lo envío”, todavía me dirige la palabra.)

  90. Rufián

    De la literatura de la mala vida me hice el pasado año con un libro curioso de Rafael Salillas.El Delincuente EspañolHAMPA (Antropología picaresca)Librería de Victoriano SuarezMadrid 1898El libro va dedicado a la memoria del autor del Guzmán de Alfarache, Mateo Aleman, y comienza así:¿Que es la Germanía? Segun el diccionario de la lengua, es una “jerga o manera de hablar”¿De quien?De los gitanos, ladrones y rufianes: de la hampa.¿Que es hampa?Un “genero de vida”, según el mismo diccionario.¿Luego la Germanía es el lenguaje de la hampa?Esto es lo que conviene discernir.En la definición de hampa aparecen los siguientes conceptos: que es género de vida que antiguamente tenían en España, y con especialidad en Andalucía, ciertos hombres pícaros; que estos se hallaban unidos en una especie de sociedad como los gitanos; que se empleaban en hacer robos y otros desafueros; que usaban de un lenguaje particular llamado jerigonza o germanía.La definición de germanía se descompone en los siguientes enunciados: que es jerga o manera de hablar de los gitanos, o de ladrones y rufianes; que es usada por ellos solos; que está compuesta, además, de otros muchos vocablos de formación caprichosa o de origen desconocido o dudoso.Reconstruyendo los terminos de la primera definición, puede decirse que la hampa fue una sociedad picaresca, semejante a la de los gitanos, fomentada en Andalucía principalmente y organizada para la practica del delito.”

  91. Bremaneur

    Aquí tambien hablamos raro. Somos, pues, gente de la hampa… Hasta tenemos un rufián. Le envidio el libro y tomo nota.

  92. Pedro Rojas

    Perdonen el retraso en dar mis informaciones, pero un cambio de domicilio y de ciudad me han desprovisto de mis fuentes y han ralentizado el proceso. Es por ello que no puedo aportar, de momento, el grueso de la documentación gráfica que tengo. Pero espero que esta semblanza les satisfaga en algo su curiosidad.

  93. Pedro Rojas

    CONCHITA MONTENEGROConcepción Andrés Picado nació en San Sebastián el 11 de septiembre de 1912, treinta y tres años antes de que dejase de ser obligatorio el saludo fascista en España. Su familia era culta con pasiones artísticas, aunque todo el mundo en la ciudad sabía que Conchita y su hermana Juanita, (tenía además otra hermana, llamada Justa) eran hijas naturales de Severiano Martínez Anido, que sería Ministro de Orden Público de la Dictadura de Primo de Rivera. Con diez años se traslada a la madrileña calle Leganitos, al piso principal del número 29. Estudia danza y baile junto a sus hermanas, hasta que a los 14 años marcha a París junto a Juanita, donde estudia Danza y Arte Dramático n la Escuela del Teatro de La Ópera. Es en esos días donde decide formar pareja artística con su hermana, las Dresnas de Montenegro (nótese que Dresnas es anagrama de Andrés) con el que debutan en el Teatro Romea de Barcelona y posteriormente en Madrid. “Parece ser que practicaban un baile ecléctico y ‘modernista’ y cautivaban a la audiencia con la resplandeciente belleza de sus cuerpos” dice Jesús García de Dueñas. A raíz de este éxito se le ofrece su primer papel protagonista en cine (antes ya había participado como secundaria y junto a su hermana Juanita en “Rosa de Madrid” de Eusebio Fernández Ardavín), “Sortilegio” de Agustín de Figueroa (Hijo menor del Conde de Romanones y Marqués de Santo Floro), que se había enamorado de ella. Seguramente es por eso que Figueroa se guardó para él el papel protagonista. El argumento trataba del influjo que ejerce un aventurero en el ánimo de una muchacha ingenua. A pesar de mostrar los interiores de los palacetes de Madrid (entre ellos los del Palacio de Liria y el del Marqués de Cubas), la película no tuvo ningún éxito. Pero sin embargo cuando Jacques de Baroncelli, que también era Marqués y provenía de una ínclita familia provenzal, vio a nuestra heroína, no dudó en llamarla a París para protagonizar “La femme et la pantin”, la primera versión de la novela de Pierre Louis.Y ahí empieza la verdadera historia. Nuestra mujer se convierte en una gran actriz, lo que hace que Hollywood se fijase en ella. Conchita llegó a Nueva Cork el 3 de junio de 1930 a bordo del “Ille de France” y de allí cogió un tren hacia la costa oeste. Durante un año trabajó a las órdenes de la MGM y después, pasó a ser propiedad de la Fox. Debido a sus conocimientos de idiomas, no se limitó, como muchos de sus compañeros españoles, a versiones hispanas, sino que también intervino en películas dialogadas en francés y en inglés. La primera película en la que trabajó se llamaba “De frente, marchen” y estaba protagonizada por Búster Keaton, cuyo personaje se llamaba ‘Canuto de la Montera’. Conchita Montenegro sustituía a Sally Eilers en la versión hispana. Su siguiente película se llamaba “Sevilla de mis amores” y estaba protagonizada y dirigida por Ramón Novarro, que ya veía claro que no conseguiría emular a Rodolfo Valentino jamás. En total llegarían a ser siete las versiones hispanas que hizo, destacando una, titulada “¡Asegure a su mujer!” con guión de Jardiel Poncela.Muchísimo más interesante es su trabajo en películas originales, que es donde brilla su calidad de mito. En filmes como “Never the twain shall meet” de W.S.Dyke ( el director de “Sombras blancas en los Mares del Sur” y de “Tarzán”) se come a su partenaire, el insulso Leslie Howard (en esta película encarna a una bella nativa de una isla del Pacífico). O en “Strangers may kiss” de George Fitzmaurice, se marca una danza llena de sensualidad, que hizo temblar a los espectadores de la época, y seguro que a Robert Montgomery, su co-protagonista, también. Durante su estancia en Hollywood coge fama de ser una antipática con los compañeros españoles, aunque todos admiran su habilidad para no hacer los trabajos que no le apetecía hacer. Pero a pesar del prestigio que se está ganando como actriz, el 15 de mayo de 1935 se acaba su contrato con la Fox, que no se lo renueva. Es por ello que parte de nuevo hacia Europa, a los estudios de la Paramount, en París. Allí trabaja en una película de Robert Siodmark, “La vie parisienne” con guión de Emeric Pressburguer. En esta película, rodada integramente en francés, lleva un look similar al de Claudette Colbert y muestra su espalda desnuda al público mientras canta un tango. En esos mismos estudios hace “Caravanne”, superproducción europea dirigida por Erk Charrell (que años antes había dirigido la opereta “El congreso se divierte”), de la que no nos han llegado copias. Tras el rodaje de esta película (en la que compartió protagonismo con Charles Boyer y Loretta Young) se casó en la alcaldía del XVIIº distrito de París con Raoul Roulien, el día 19 de septiembre de 1935. Raoul Roulien era un actor y cantante brasileño (que había sido niño prodigio de la canción en el Río de Janeiro de la década de los diez) a quien Conchita había conocido en Hollywood, al protagonizar con él la película “Ganaderos del amor” (John Reinhardt, 1934). De todas formas, se dice que éste era el segundo matrimonio de Conchita, pues antes se había casado con un hijo de Catalina Bárcena, Fernando, que acabó ingresando en un Psiquiátrico. Y tras la boda se fue a Brasil con su marido, para preparar la ópera prima de éste como director, “Grito da mocidade” que se iba a grabar en dos versiones, en portugués y en castellano. Y fue ahí que la pilló el estallido de la Guerra Civil Española, sin que ello supusiera, aparentemente, ningún trauma para ella.En esta película, que Roulien también produce, escribe y protagoniza en sus dos versiones (al igual que Conchita), la actriz hace de enfermera. La película apenas merece ser recordada por la escena en la que la Montenegro se canta una samba acompañada de un electrizante baile. Tras el estreno de la película, Conchita decidió separase de Roulien y volver a Europa, pero no a España, sino a Francia, a continuar su carrera. Así en el año 38 protagonizó “Lumieres de París” de Richard Portier, en la que volvía a encarnar a una bailarina. Y en el 39, “L’or du Cristóbal”, la primera película de Jacques Becker.En el año 40, sin embargo, se marcha a Italia, donde hace de la bailarina Dalila en “La nasita di Salome” de Jean Choux. También trabaja en “Melodie Eterne” de Carmine Gallone. Es esta película, el nombre de la Montenegro aparece antes del título, que era algo sólo a la altura de las grandes divas, como la Garbo o Marlene. Se dice en las crónicas que en esta película es donde más brilla Conchita, su belleza y su fotogenia. Parece ser que canta el aria de la Reina de la Noche de tal forma que el público que la ve enmudece. Y después de este filme colabora en una serie de co-producciones con España, que marcan su retorno a su país natal, eso sí, como la gran diva internacional que era. Y en el año 41, “Rojo y negro” de Carlos Arevalo, película maldita que fue prohibida a los pocos días de su estreno (y eso que su director había sido íntimo amigo de Jose Antonio en la falange madrileña). Más suerte tuvo con “Boda en el infierno” de Antonio Román, que recibió todas las bendiciones de la censura franquista (no en vano, Antonio Román era co-guionista de “Raza”) En esta película, Conchita se reencontró con viejos conocidos de la comunidad hispana en Hollywood, como José Nieto o Tony D’Algy.En esta primera posguerra, Conchita Montenegro era la gran estrella cinematográfica nacional, acompañada de su leyenda internacional, trufada de interpretaciones junto a los grandes y de fotos de Cecil Beaton. En el año 43 hace “Aventura” de Jerónimo Mihura e “Ídolos”, de Florián Rey, donde Conchita es Clara Bell, la gran estrella del cinematógrafo, que viaja a Sevilla a rodar una película, y allí se enamora de ‘lo español’. Y en 1944 “Lola Montes”, biografía de la famosa bailarina y amante de Luis I de Baviera. Este filme fue una superproducción inusual para el cine español: decorados grandilocuentes de José Caballero, vestidos de Balenciaga…Y tras esta película, Conchita Montenegro, en el esplendor de su carrera, decide abandonar su oficio. En ese mismo año, se casó con Ricardo Jiménez-Arnau, embajador de España ante la Santa Sede. Desde entonces no ha dado ni una sola entrevista sobre su pasado, y se ha negado a recibir galardones como la Medalla de Oro al Mérito Artístico que el Ministerio de Cultura la quiso conceder en los años noventa.

  94. Gongren

    ¡Hombre! Precisamente tengo por leer un libro que compré hace la tira de años y que promete:ALONSO HERNÁNDEZ (1979): <>El lenguaje de los maleantes españoles de los siglos XVI y XVII: La Germanía. Introducción al léxico del marginalismo.<> Salamanca: UniversidadPromete ser muy jugoso. Al menos, por los ejemplos.

  95. Pedro Rojas

    Espero que ahora ustedes hagan su trabajo, es decir, rebuscar en los anaqueles de sus bibliotecas en busca de algún dato certero y revelador. El día de su muerte, que se me ha olvidado poner es el 22 de abril de 2007. Amigo Rufian, puede ser usted el que empiece desgranando las anécdotas sobre las hermanas que ha encontrado en la biografía de Neville (sobre el que por cierto, espero sus correcciones). Bremaneur, en este preciso momento le mando una foto via e-mail para que pueda mostrarla.

  96. Bremaneur

    Rufián, si me manda la foto de la hermana de Conchita pongo un post con el texto de Pedro Rojas, si no les importa.Babeo, babeo…

  97. Rufián

    ¡Don Pedro!¡Que alegría! Ya creía que se había perdido con las fotos en el carrer dels Robadors o que acaso estaba usted bajo los efectos letales de una nueva francachela, ya sabe… una más de las que usted sin tasa ni medida acostumbra a correrse junto al astrólogo. En fin, menos mal que viene a esta casa limpio y aseado y con los deberes hechos. Le felicito de veras por su magnífica y completa silueta.De todas formas hay algo que no le perdono y es el ninguneo a que me somete a Juanita. ¿No podía haberla dado un poco más de foco?

  98. Gongren

    Muchas gracias, don Pedro. La biografía está repleta de información. A ver si don Brema y el Rufián la complementan con algún dato jugoso… (No me miren así, que no lo digo por enredar.)

  99. Rufián

    Bremaneur, lamento comunicarle que hasta mañana no podré enviar el reportaje de Juanita. De todas formas abra con las fotos de nuestros amigos Gongren y Don Pedro que Juanita llegará los postres.

  100. Bremaneur

    Nenas, al < HREF="http://labibliotecafantasma.blogspot.com/2008/01/las-hermanas-montenegro.html" REL="nofollow">salón<>…

Los comentarios están cerrados.