La biblioteca fantasma

La virgen loca del comunismo (II)

NHP_0012hLa reseña dedicada a Margarita Nelken ha propiciado la aparición del Rufián Melancólico, que ha espigado libros y documentos para ofrecernos un retrato más completo de la virgen loca del comunismo. Los textos transcritos y los comentarios del propio Rufián Melancólico me parecen extraordinariamente interesantes, por lo que he creído conveniente rescatarlos de los sótanos. Van a conformar todos ellos, más alguna aportación mía, una pequeña serie dedicada a este personaje feroz, humanamente feroz. Demos paso a las palabras de nuestro rufián.

* * *

El episodio galante de Margarita Nelken lo cuenta Angel Pedrero en su declaración ante el secretario de la Causa General de Madrid, Julián Paredes Martinez. El documento se encuentra en los fondos del archivo Causa General, en la caja 1532-1, ramo separado nº31: Servicio de Información Militar (SIM).

Algun día alguien debería contar la atribulada existencia del socialista y maestro nacional Ángel Pedrero. Lugarteniente de Agapito García Atadell en los primeros meses de la guerra, se incorporó en Noviembre a los “Servicios Especiales” (Servicios de Inteligencia del Estado Mayor de la Defensa) que dirigía el cenetista Manuel Salgado Moreiras, otra derrota por contar.

En octubre de 1937 Indalecio Prieto forzó la destitución del comunista Gustavo Durán, el “soldado de porcelana”, al frente de la Jefatura del recién creado, Servicio de Información Militar, (SIM). Ángel Pedrero fue el nuevo jefe y desde ese momento el hombre mejor informado de las entretelas de la causa republicana.

Su larga y jugosa declaración no merece el olvido en que se haya. Es otra injusticia más contra la literatura, (la confesión es un gran género) que quijotescamente intentaré reparar. Lo haré en sucesivos comentarios.

Para aclarar las numerosas confusiones sobre el asunto bizarro doy la voz al guardián del secreto:

“Girauta estimó de acuerdo con el dicente, que era ocasión muy oportuna para desembarazarse de la tendencia comunista que la Nelken representaba y producía al propio tiempo una nota energica que fuera de útil resonancia internacional. Dieron cuenta al gobierno de los hechos ocurridos, y remitieron un informe en que llegaron a acosejar se pidiera el suplicatorio para procesar a Margarita Nelken. Naturalmente empezaron las presiones del Partido Comunista, y como medida de momento, el gobierno retiró a Margarita Nelken de Madrid llevandosela a Valencia donde popr su conducta licenciosa se produjeron verdaderos escandalos hasta el extremo de que, encontrandose en su habitación del hotel acudió la servidumbre por oir fuerte escandalo y la encontraron completamente desnuda mientras un guardia de asalto, amante suyo, la apaleaba ferozmente.

Al ser descubierta en esta situación, aún invocaba su caracter de diputado y amenazaba fuertemente a los que la sorprendieron. El Gobierno decidió como la medida más procedente, la de eliminar a este elemento perturbador, y suspendiendo la tramitación del suplicatorio, la envió a Francia donde, bajo el prtetexto de desempeñar una misión especial, se la relegó y apartó por completo de las actividades de España.”

nelken