La biblioteca fantasma

El honor de las injurias

cartel

Hoy la biblioteca se viste de Filmoteca Fantasma. Goza del privilegio de albergar en sus estantes una película documental, todavía no estrenada, y de decorar sus paredes con el sugerente cartel de la misma, regalo ambos del productor del film, Fernando García Alonso.

La película ha sido concebida, creada y dirigida por el pintor Carlos García-Alix, autor del cuadro que da imagen y nombre a este espacio dedicado al libro viejo. Resulta difícil en una crítica ceñirse sólo al contenido del metraje, puesto que su origen es una obsesión, la de García-Alix por Sandoval y por esa época. Esa obsesión y su germen creativo pueden rastrearse en su libro Madrid-Moscú y en algunas páginas del último diario de Andrés Trapiello, La cosa en sí, donde éste nos habla de la voz del pintor, voz que nos narrará en el documental la biografía del anarquista y la historia de esa España violenta y feroz abocada a la tragedia. Tan interesante como la película es el seguimiento que García-Alix hace de Sandoval y que en el documental queda registrado de forma muy breve al principio. No obstante, de los cerca de dos años de trabajo documental –y artístico- previo, hay reunido material suficiente. Tanto como para organizar una exposición que se podrá visitar en el Museo de Arte Contemporáneo del 28 de noviembre de 2007 al 20 de enero de 2008 y que incluye entre los documentos utilizados para el rodaje y otras obras de García-Alix, algunos cuadros del pintor Arturo Marian Llanos.

Ficha_policial_Felipe_Sandoval

El documental, segundo premio de la sección Tiempo de Historia de la Seminci- trata de la vida de un anarquista, Felipe Sandoval, y de cómo la vida en la España de los primeros años del siglo XX es capaz de transformar a un albañil en un asesino y a un asesino en un héroe revolucionario. García-Alix habla en este artículo de su documental: “No hay revolución sin verdugos. Poner el foco en el verdugo es la parte más fea y dolorosa. Sandoval fue un verdugo al servicio de la revolución. Hoy es muy difícil comprender el grado de violencia feroz que asolaba España. Mi lucha ha sido no caer en buenos y malos. Es una historia de venganza”.

Para no caer en la simplificación de presentar un tiempo y una historia de buenos y los malos, el artista ha compuesto su obra de algo tan desnudo y tan veraz como son los hechos históricos. Le ha bastado que ella no se salga un punto de la verdad. Para contarla utiliza su genio artístico. Pues ésta es, sin duda, una obra genial. La sustenta un trabajo documental envidiable, pero también una maestría artística y artesana que supera con creces cualquier espectativa puesta en el film. En primer lugar por el guión, ágil e instructivo. Narrado con la inquietante voz de García-Alix, da paso a las escenas, cuya mayor parte son imágenes documentales. Otra parte, menor, la componen dramatizaciones bien resueltas. No soporto las dramatizaciones en un documental. Destruyen la veracidad del mismo y revelan la impotencia de su creador para dar forma a su idea o a su historia. Ahora bien, en este caso las pocas que aparecen están hechas, creadas, con una concepción muy inteligente. Su resolución, en la gran mayoría de ellas, es perfecta. Las escenas han sido rodadas con material de la época. Ante nuestros ojos vemos un libro viejo. La historia de Sandoval contada en “ese” momento. No en “cualquier” momento sino en “ése”. Pinceladas sugerentes, muy breves, que engarzan fragmentos históricos. La historia trágica de nuestro país y el ser oscuro de la naturaleza humana quedan apresados en este documento único, compuesto todo él por unas imágenes sensacionales, un guión inteligente y una música idónea al espíritu de esta obra maestra, de un perfeccionismo brillante. Baste ver el título de la película o las fotografías que se han tomado de ella, también obtenidas con material de la época. Una de ellas da pie al cartel, cuya imagen encabeza este texto. Un juego tenebroso en el que la luz conforma una escena terrible donde la violencia queda reflejada sutilmente en un zapato abandonado.

Un Comentario

Los comentarios están cerrados.