La biblioteca fantasma

Randas, topos, dronistas, golfos

La busca la hacía en la frontera. Me refiero a la busca de libros, cuando hurgaba entre los montones del mercado de Bellcaire o detectaba un riel de volúmenes de Sven Hassel en el rastro de la Mina, entre vestidos robados y colonias falsas. Me hacía con lo más barato, y eso implicaba comprar en los dominios de los randas. Nunca regateaba: ellos estaban al otro lado y hacerlo hubiera supuesto cruzar la frontera que existía entre mi aburrido mundo en un barrio obrero y suburbial y el suyo, siempre más allá. Un mundo lúgubre que me fascinaba, aunque sólo fuera por intuición.

No me costó encontrar sus raíces en Baroja. Leí El árbol de la ciencia y me obsesioné por comprar todo libro de Baroja que cayera en mis manos. Me dejé los ojos en los Austral, de páginas quebradizas y letras como briznas de tabaco. Soñaba con comprarme las obras completas y lo conseguí pasados los años, cuando las publicó Galaxia Gutenberg.

Poco después encontré en una librería de Zaragoza una edición de La mala vida en Madrid. Fue un gran hallazgo. Analiza los tipos y los grupos que componen el hampa del Madrid de finales de siglo XIX y principios del XX, y en ella se dan cita especialistas en criminología como Gil Maestre, Salillas, Sikorski o Feré, junto a literatos como Pío Baroja. Resulta, pues, no sólo un tratado de antropología forense, sino una entretenida guía de los bajos fondos madrileños de esa época cetrina en la que sobrevivía el submundo de la gallofa, el sableo y la bohemia. La pobreza más miserable.

A veces el libro semeja más un tratado de zoología (hay un capítulo dedicado a la “Diferenciación de especies” y otro a “La fauna delincuente madrileña”, por ejemplo), y hay algo de animalesco en todo lo que se cuenta en él. No obstante, está escrito sin desprecio. El escrutinio resulta minucioso, y no hay aspecto que no se deje de rastrear. Se habla de delincuentes, vagabundos, asesinos, prostitutas, proxenetas, mendigos e invertidos. Se sistematizan sus características, sus rasgos, desde la descripción médica de los invertidos a los tatuajes de delincuentes y prostitutas. Se trata también de las posibles causas de las perversiones y de la caída en la delincuencia y en el submundo (especialmente en el capítulo “Cómo se hace el delincuente”) o de dónde pueden localizarse, en Madrid, a estas “gentes de mal vivir”.

Conseguí la primera edición, de 1901. Han pasado más de cien años. También compré la traducción al alemán, de 1910, con prólogo de Cesare Lombroso. Y mientras tanto, los anaqueles de mi biblioteca han albergado otros títulos de condición parecida. El Rufián Melancólico me regaló Hampa: el delincuente español, de Rafael Salillas, que se sumó a otros que adquirí de Antonio Navarro Fernández, de Constancio Bernaldo de Quirós (uno de ellos, regalo del amigo Mercutio), o títulos que pretendían iluminar el oscuro mundo del sexo y lo prohibido, como alguno de Ciro Bayo o de Max Bembo.

Una de mis últimas compras fue un ejemplar dedicado de Cómo “trabaja”, vive y habla la gente del hampa, de Moisés Bermejo. Moisés Bermejo Sánchez (1896-1964) escribió varios artículos para El pensamiento navarro sobre la vida de los hampones, los raterillos, los descuideros y otras gentes del lumpen y la marginación. Como dice en su alambicado prólogo, su intención no es la de contar la vida del hampa desde dentro, como hicieron otros periodistas de la época, como Carral y Rivero para un reportaje en la revista Estampa, sino instruir a los lectores acerca de la jerga y los usos de los ladrones y timadores.

Del lenguaje de los golfos se ocupó ya Rafael Salillas. Y volverá a hacerlo Alfonso Sastre en Lumpen, marginación y jerigonça, libro del que nos ocuparemos próximamente.

_____________________________________________

Bermejo, Moisés. Cómo “trabaja”, vive y habla la gente del hampa. Pamplona: Talleres Tipográficos La Acción Social, 1931. 119 p.

Bernaldo de Quirós, Constancio ; Llanas Aguilaniedo, José María. La mala vida en Madrid: estudio psicosociológico con dibujos y fotografías del natural. Madrid: Rodríguez Serra, 1901. 363 p.

Bernaldo de Quirós, Constancio ; Llanas Aguilaniedo, José María. La mala vida en Madrid: estudio psicosociológico con dibujos y fotografías. Edición y notas de Justo Broto Salanova ; introducción de Luis Maristany del Rayo ; prólogo de José Manuel Reverte Coma. Huesca: Instituto de Estudios Altoaragoneses ; Zaragoza: Egido, 1997. LX, 377 p.

Bernaldo de Quirós, Constancio ; Llanas Aguilaniedo, José María. Verbrechertum und prostitution in Madrid. Mit einem vorwort von Professor Cesare Lombroso. Berlín: Louis Marcus, ca. 1910. XIX, 340, p.

2 comments

  1. navegante

    Sr. Bremaneur y colaboradores, permítanme transmitirles mi admirado elogio por el rigor con que contrastan sus investigaciones y por la riqueza de sus aportaciones documentales. Desde que descubrí su blog les sigo con creciente interés.
    Ruego disculpen mi atrevimiento, si apelo a sus conocimientos y pueden resolverme una duda. Les pregunto por Eduardo Rubio Fernández -y esta cuestión lleva implícita la sugerencia de incluirlo en su galería de personajes-
    ¿Creen que el director de “Mi Revista” pudo ser el mismo personaje que el conocido como “el Chichito”? y ¿pudo haber tenido alguna intervención en el episodio de la embajada de Siam, como le atribuía M. Rawicz?

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 70 seguidores